Economía

Fitch: la deuda autonómica no es importante para el rating de España

  • España se encuentra efectivamente lejos de Grecia, Portugal e Irlanda
  • Las pérdidas de la banca no serán tan elevadas como cabría esperar

La agencia de medición de riesgos Fitch restó hoy importancia al peso que supone la deuda autonómica en la perspectiva negativa que mantiene sobre la deuda soberana española, aunque reconoció que se trata de un "tema caliente" que el país debe abordar con firmeza. Por ello, insta a las CCAA a hacer reformas en educación y sanidad para contener el déficit.

Durante unas jornadas sobre banca y deuda celebradas hoy, el director del área de deuda soberana de esta agencia, Douglas Renwick, indicó que el peso de la deuda autonómica en el conjunto del Estado es muy pequeño, y reconoció que España se encuentra efectivamente lejos de los otros países periféricos de la Unión Europea -Grecia, Portugal e Irlanda-.

Fitch mantuvo en marzo de este año en AA+ su estimación sobre la deuda española, aunque rebajó su perspectiva a negativa y advirtió sobre una posible rebaja ante las dificultades del país para hacer frente a sus compromisos crediticios.

Problemas: sector inmobiliario y endeudamiento

España, prosiguió Renwick, mantiene la perspectiva negativa aunque por motivos muy distintos que otros países.

En concreto, citó el sector inmobiliario y de la construcción y el fuerte endeudamiento de las familias, en tanto que los otros países más cuestionados tienen graves problemas en el sector financiero y en el sector público.

El analista aseguró que las pérdidas estimadas de la banca española, pese a su elevada exposición a activos inmobiliarios, no serán tan elevadas como cabría esperar y, desde luego, menores que en otros países, ello pese a que el sector financiero está en España más endeudado que las familias o el Estado, al contrario de lo que ocurre en Irlanda o Grecia.

También reconoció que España no se pudo preparar adecuadamente para una crisis que "nadie fue capaz de prever", aunque indicó que sí hubiera podido tomar antes algunas de las medidas fiscales y estructurales que ya se han puesto en marcha.

Por lo que respecta a Grecia, el analista expresó sus dudas sobre la viabilidad del plan de rescate, que un su opinión aporta liquidez a corto plazo pero no asegura la solvencia del país.

En cuanto a Portugal, indicó que la "gran recesión" no ha hecho más que comenzar", por lo que las ayudas de la UE contribuirán a "tapar agujeros" a corto plazo, aunque lo importante será la profundidad de las reformas estructurales.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud