Economía

Islandia vota por segunda vez el pago de indemnizaciones por deuda bancaria

Islandia vota este sábado por segunda vez en un año en referendo la aprobación de una ley para indemnizar a 300.000 ahorradores británicos y holandeses, clientes del banco Icesave, que quebró durante la crisis financiera de octubre de 2008.

El pronóstico sobre la consulta popular llega rodeado por la incertidumbre, después de que la tendencia mayoritaria a favor del "sí" se haya invertido en los últimas días.

Las tres últimas encuestas difundidas esta semana por varios medios islandeses apuntan a un triunfo del "no", con un apoyo de entre el 52 y el 57 por ciento.

El referendo fue convocado hace dos meses por el presidente islandés, Ólafur Ragnar Grímsson, quien echó mano de esa prerrogativa tras recibir una iniciativa popular que reclamaba la celebración de una consulta firmada por más de una cuarta parte del censo electoral de la isla.

El presidente islandés ya había forzado una situación similar un año antes, cuando contra todo pronóstico rechazó firmar una anterior "ley Icesave" en diciembre de 2009.

En 2010 ganó el 'no'

El primer referendo, celebrado en marzo de 2010, se saldó con una rotunda victoria del "no", superior al 90 por ciento, que obligó a Islandia, Gran Bretaña y Holanda a negociar un nuevo acuerdo sobre la devolución de un monto que roza los 5.000 millones de dólares (3.700 millones de euros).

Esa fue la cantidad que adelantaron los gobiernos británico y holandés hace dos años a sus nacionales tras la quiebra de Icesave, la división de Internet del Landsbanki, el segundo banco del país entonces, y que ahora reclaman a las autoridades islandesas.

El nuevo acuerdo, aprobado por una amplia mayoría en el Parlamento islandés en febrero pasado, establece rebajar los tipos de interés a un 3,3 por ciento en su endeudamiento con el Reino Unido y a un 3 por ciento en el caso de Holanda, frente al 5,5 por ciento del primer acuerdo.

También se establecen salvaguardas para garantizar que las devoluciones no superen el 5 por ciento de los ingresos de Islandia y que el pago de intereses comience de inmediato, mientras que el del resto se hará a partir de 2016 y durante un máximo de 37 años.

Si los activos del Landsbanki son menor de lo calculado inicialmente y la inestable corona islandesa se vuelve a derrumbar, los islandeses podrían tener que afrontar una cantidad millonaria, una posibilidad que los partidarios del "no" han resaltado y que probablemente ha influido en la evolución de los sondeos.

Un hipotético rechazo al acuerdo llevaría previsiblemente el caso a los tribunales, ya que Gran Bretaña y Holanda han anunciado que no volverán a negociar otro acuerdo, y podría complicar el acceso a la UE de Islandia, además de dejar en una difícil posición al ya débil Gobierno de coalición entre socialdemócratas y "rojiverdes".

Islandia vive todavía los efectos de la crisis económica que explotó en octubre de 2008, tras la quiebra de su sector bancario y que le obligó a recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud