Economía

El gran 'centro comercial' de China dominará el mundo en 2011

En las mentes chinas, la debilidad occidental tras la peor crisis financiera desde la década de 1930 equivale a una oportunidad. Pekín quiere cambiar nuestra forma de vivir.

Son los nuevos compradores de Oxford Street; los derrochadores en las boutiques de la Vía Condotti de Roma; los inversores inflexibles en las salas de consejo de la City y los ávidos consumidores de todo el lujo y la riqueza que ofrece la civilización occidental.

Vienen los chinos. Su moneda, el renminbi o dinero del pueblo, ya no es un chiste maoísta, aunque la cabeza de su antiguo presidente adorne cada billete. Y compra más libras que nunca antes.

Bien surtida de dinero y ganando confianza, China siente que su ascenso está asegurado. Los inversores de Shanghái están adquiriendo fábricas británicas y los banqueros estatales chinos están comprando bonos de Grecia y Portugal, ayudando a mantener unida la atribulada eurozona.

En las mentes chinas, la debilidad occidental tras la peor crisis financiera desde la década de 1930 es una oportunidad. Creen que, en 2011, China se convertirá en el decisivo agente de cambio de nuestra manera de vivir y que las elecciones que haga este país tendrán impacto en todo el mundo.

Lecciones desde Asia

Los hombres de negocios chinos enseñan economía a Occidente. Sus líderes proclaman que el dominio de un solo partido es superior al caos de la democracia. De Burma a Zimbabwe, sus diplomáticos apoyan a los déspotas. Su ejército sigue el dictado de Deng Xiaoping de ocultar su fuerza y aguardar al momento oportuno. Diariamente crece un enérgico nacionalismo entre su juventud.

Como ha advertido el historiador Paul Kennedy, las naciones ricas de Occidente necesitan reflexionar profundamente y reaccionar, de manera firme pero a la vez flexible, o bien enfrentarse a un declive inevitable mientras el equilibrio de poderes se inclina hacia Oriente.

Cuando Hu Jintao, el presidente chino, apareció este mes con su sonrisa de figura de cera durante una visita oficial a la Casa Blanca, lo hizo como el banquero y fabricante de América, con el destino de millones de empleos, así como las posibilidades de reelección del presidente Obama, en sus manos de manicura.

La fábrica de América

Obama podría meditar con pesar que, en pocas palabras, es culpa de la economía, estúpida. Las fábricas chinas hacen nuestros iPhones e iPads, la ropa barata de Tesco o Walmart de nuestros hijos y prácticamente todo objeto de plástico que uno llegue a imaginar.

Los exportadores chinos se hacen con miles de millones de libras, dólares, euros y yenes. El Gobierno chino coge el dinero y emite su propia moneda a cambio. China ha acumulado la vertiginosa suma de 2,85 billones de dólares (2,07 billones de euros) en reservas extranjeras. El dinero tiene que ir a alguna parte y este país invierte gran parte de él en deuda pública americana.

Así es como China se convirtió en el mayor acreedor de América. Su gente ahorradora ha subvencionado a los derrochadores consumidores y propietarios americanos manteniendo los tipos de interés bajos. Actualmente están financiando buena parte del controvertido plan de 600.000 millones de dólares de Obama para reactivar la economía americana.

Sin embargo, la propia economía china podría estar desarrollándose demasiado rápido. El precio del cerdo en los mercadillos de Shanghái y los precios al alza de los nuevos apartamentos a su alrededor están aumentando rápidamente. La inflación preocupa al partido comunista. Ésta puede conducir a un descontento masivo, ya que mucha gente sigue siendo pobre y 200 millones de habitantes subsisten con menos de un dólar al día.

Cuando el banco central chino elevó los tipos de interés sólo una fracción en día de Navidad, las bolsas de todo el mundo temblaron y el valor de las pensiones e inversiones occidentales cayeron. Fue una advertencia de lo que podría ocurrir.

A lo largo del mes de enero se ha debatido mucho acerca de qué podría ir mal en China entre los inversores, especialmente entre los gigantescos y reservados hedge funds que mueven miles de millones. Un posible escenario sería una brusca desaceleración que frenaría la impresionante tasa de crecimiento del 10 por ciento que ha vivido China en 2010, algo que, según los economistas de RBC Capital Markets, ha tenido "serias implicaciones para la economía global".

El problema al que se enfrenta el mundo está claro. La mayoría de los economistas piensan que el tiovivo del Pacífico, en el que consumidores americanos pagan a los dueños de fábricas chinas para que estos, a su vez, financien más gastos crediticios de los consumidores americanos, no puede durar. Andy Xie, un economista independiente de Shanghái, cree que 2011 será "una carrera entre EEUU y China por ver quién cae primero".

Los congresistas americanos han lanzado una advertencia al presidente chino, diciendo que la moneda de su país es injustamente barata y pidiendo que aumente su valor. Los empresarios chinos han contraatacado acusando a los americanos de emitir moneda para avivar la inflación y así mermar sus deudas en China.

Relaciones 'tóxicas'

Añádase una gran cantidad de controversias (desde la del Tíbet a Taiwán, pasando por el programa nuclear iraní, la bomba norcoreana, el cambio climático y el premio Nobel al disidente chino) y la relación bilateral más importante del mundo adquiere un aspecto tóxico.

Sin embargo, adaptando el chiste de Henry Kissinger que afirma que la razón por la que la política académica es tan amarga es que hay poco en juego, hay que decir que lo que se juegan América y China es tan grande que la amargura no es una opción posible.

Tras la diplomacia secreta llevada a cabo en Pekín en la década de 1970, la reforma y la apertura de China cambiaron el mundo. Tanto que sólo es necesario un reciente cable confidencial de un embajador americano para hacernos recordar algunos datos asombrosos.

El documento, publicado por Wikileaks, proporciona la visión confidencial de Clark Randt, el enviado americano que más tiempo lleva trabajando en China, sobre las tres próximas décadas en la relación entre Estados Unidos y China. Escrito para la entrante administración Obama en enero de 2009, predecía que China sería esencial para resolver problemas globales, tales como el cambio climático, la pobreza o la guerra.

China está en camino de convertirse en la mayor economía del mundo, como ya lo fue siglos atrás antes de la revolución industrial. En los próximos años, 300 millones de chinos se mudarán del campo a las ciudades. Será la mayor urbanización masiva de la historia de la humanidad, que requerirá nuevos sistemas de tránsito en 170 ciudades. Se construirán más de 50.000 rascacielos. Mil millones de personas serán residentes urbanos y China dejará de ser una nación campesina.

Para 2025, China tendrá la mayor clase media del mundo. Los sectores de la aviación, el turismo, la moda y los objetos de lujo nunca volverán a ser los mismos. La potencial retribución para los financieros, ingenieros, educadores, consultores y el sector servicios occidental es enorme. Y el cable de Randt explica la imponente escala y los costes de tan enorme salto hacia delante.

Un consumidor voraz

A las letales carreteras de China llegan más de mil coches al día. Su consumo de petróleo se ha multiplicado por 10 desde 1980. Para 2030, consumirá una quinta parte de toda la energía mundial. China ya se ha convertido en el mayor consumidor de hierro, cobre y aluminio.

En los próximos 20 años añadirá a su red eléctrica más capacidad generadora de la que posee América en total. La mayor parte de su energía proviene del carbón, una de las razones por las que China sobrepasa a los Estados Unidos como mayor contaminador del mundo, aunque también está desarrollando la mayor industria de energías renovables, tanto solar y como eólica.

El precio del crecimiento

El cable de Randt es fascinante porque no predice ni un triunfo ni un colapso chino. Apuntaba el terrible precio que habría pagado para crecer: un medio ambiente ruinoso, con 656.000 muertes cada año por enfermedades relacionadas con la polución y 95.600 muertes por agua contaminada. El coste de la limpieza será inmenso.

Las severas políticas de control de natalidad, que limitan a la mayoría de las parejas a tener un solo hijo, han convertido a China en una sociedad que está envejeciendo más rápidamente que la de Estados Unidos. En 2050, una persona que trabaje tendrá que mantener a cinco miembros de familia. Para 2040, aunque el tamaño total de su economía debería rivalizar con la de Estados Unidos, sus 1.300 millones de habitantes sólo serán una cuarta parte más ricos.

El embajador americano advertía de que el Ejército Popular de Liberación se había transformado en una moderna fuerza que podría ser un adversario formidable. Y recordaba a sus lectores en Washington que no importaba cuáles fueran sus preocupaciones sobre empleo, comercio y deudas, el asunto más complicado entre Estados Unidos y China continúa siendo el destino de Taiwán.

Apartada de la costa de China, la isla se convirtió en un refugio para fuerzas anticomunistas en 1949 y ha evolucionado a una vibrante democracia industrial bajo su propio Gobierno. Es el tercer raíl de la política china, una prueba de fuego de patriotismo, fuerza y determinación. En Pekín, algunos temerarios estuvieron tentados de considerar una invasión en 2003 antes de que la diplomacia americana les aconsejara no hacerlo.

"En los años venideros necesitaremos utilizar cada herramienta diplomática y estratégica que tengamos para evitar movimientos intimidantes hacia Taiwán," dijo Randt. Aunque parezca inverosímil la idea de que alguien pudiera arriesgarse a propiciar una guerra, que podría demoler la globalización (todo por una pequeña isla), los americanos están preparados para pensar lo impensable.

Grandes males

Los líderes de hoy se enfrentan a enormes problemas, tales como una sombría división entre ricos y pobres, el paro masivo entre licenciados universitarios, una corrupción endémica, los excesivos precios de los inmuebles y una inevitable presión del trabajador por obtener un sueldo más alto. El embajador aconsejaba que, mientras las perspectivas para China son optimistas, los Estados Unidos deberían prepararse para un resultado peor. Varios grupos de expertos y académicos en Pekín ya están pidiendo con insistencia a los dirigentes que saquen a América del patio trasero de China.

Fuentes del servicio de inteligencia afirman que algunos líderes chinos creen que Obama es un presidente débil y que América no superaría una prueba de moral sobre Taiwán o Corea del Norte. Piensan que, tras la crisis financiera, los americanos serán incapaces, o no tendrán la intención, de pagar el precio por la supremacía militar. Pero el cable del embajador americano sugiere que esto sería un error de cálculo peligroso.

Los americanos todavía piensan que China caminará hacia un futuro más democrático para convertirse en una próspera sociedad moderna que desempeñe un papel responsable en el mundo. Está patente el clásico optimismo estadounidense pero, por otro lado, ello habla de unas perspectivas más prometedoras que la sombría visión que tiene la Casa Blanca con un panorama lleno de dificultades.

"China se abrirá algún día a la reforma política," concluyó el embajador. "Cuando llegue ese día, querremos que los chinos nos recuerden por haberles ayudado a avanzar".

comentariosforum16WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 16

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Tita Lola
A Favor
En Contra

Lo mismo que te dije ayer...

Puntuación 0
#1
antonio
A Favor
En Contra

Estos terminan de agotar la poca materia prima que queda, en menos de 30 años.

Puntuación 4
#2
A Favor
En Contra

Estos terminan de agotar la poca materia prima que queda, en menos de 30 años.

Puntuación -10
#3
asdf
A Favor
En Contra

Hay que encarecerle los aranceles de exportación al resto del mundo. No se puede competir con ellos ya que el precio de su mano de obra está tirada. Así, que le cueste más caro el exportar. Se están llevando el dinero de todos los países y lo retiran de la circulación. Sus bancos se están expandiendo. El petróleo y el resto de materias primas está subiendo. Aquí viene una parte de la crisis. Vaya comunismo, como el del Bardem.

Puntuación 7
#4
pollox
A Favor
En Contra

A los chinos no les engañan con impuestos por respirar, ni con presidentes que son auténticas marionetas.

En eso, ya van siglos por delante.

Puntuación 10
#5
Nut
A Favor
En Contra

Los que terminarán por agotar la poca materia prima que queda son los EEUU.Que consumen el 25%.Un ciudadano medio americano consume 60 barriles petróleo per cápita.Mientras el rsto del mundo 10.Estos srs por eso tienen el mayor ejército del planeta formado por casi 3millones de soldados.Que caso dobla al resto de las naciones en armamento(Miren el nº portaaviones).Pais que dice haber invadido irak por el petroleo y Afganistan por intereses energéticos.sin cortarse un pelo.Y que ha deslocalizazo la mayor parte de su industria manufacturera a China convirtiéndola en lo que es y siendo su mayor deudor.Y el mas grande del mundo.

Por otra parte salvo los casi 200 años desde las guerras del opio en las que los occidentales arruinamos la economía china.que no levantó cabeza hasta que nos echo de su territorio.(Por que creen que aún adoran a Mao), hast ahora vuelve a ser lo que siempre a sido desde Alejandro-César.El centro del comercio mundial.Las cosas por tanto vuelven a la normalidad.Si nos deja el complejo militar-industrial de los bárbaros.Claro.

Puntuación 10
#6
JC
A Favor
En Contra

Como en anteriores ocasiones a lo largo de la historia, esto terminará en conflicto. No hay misterio para explicar el milagro chino: ofrecen la mano de obra más barata del mundo, pues la mayor parte de la tecnología se la ponen las economías más avanzadas del mundo. Entre "castas" está el juego y esos son los de los sueldos millonarios, lujos, prebendas, vicios y todo lo que tu quieras. Como todos los números demuestran, nuncan tantos millones han trabajado para enriquecer a unos pocos miles. Esto, acabará MAL.

Puntuación 16
#7
burrocratas made in usa
A Favor
En Contra

estos americanos inundan de papel todos lados...

Puntuación 11
#8
JMB
A Favor
En Contra

Lo peor además del vertiginoso crecimiento chino es que se está basando la producción de "basura", cosas de un solo uno, no porque estén así diseñadas, sino porque no aguantan más que eso. La creciente demanda occidental de productos baratos y del consumo indiscriminado de los mismos, sin pararnos a reflexionar si son o no necesarios o si nos interesa adquirir algo de mejor calidad que a la larga acabe por ahorrarnos dinero y por preservar una industria local cuya destrucción tiene un coste económico y social incalculable.

En los últimos 50 años en Europa y en cierta medida también en EEUU, la evolución de la reglamentación en materia de salud de los consumidores, de protección de los trabajadores y medioambiental ha ido incrementándose progresivamente y nos guste o no, desde el punto de vista de la presión sobre la industria, ha tenido un efecto beneficioso en todos nosotros. En China en mucho menos tiempo se han cargado todos esos avances, fabricándose cosas con sustancias que llevan prohibidas varios años en Europa, sin respetar los más mínimos niveles de seguridad etc etc.

A mi no me cabe duda de la preponderancia de China en el mundo pero tienen que cambiar aun muchas cosas allí y sobre todo debemos estar preparados para que cuando eso cambie habrá de nuevo oportunidades para empresas locales (España) de volver a fabricar cosas de calidad y resultar competitivas, equilibrándose de ese modo un poco más las cosas.

Puntuación 8
#9
Vulcano
A Favor
En Contra

Del imperio americano al imperio chino. Los imperios económicos se están cargando el planeta. Demasiados recursos naturales para los hedonistas occidentales y ahora también para los orientales. No hay planeta que pueda resistir tanta avidez.

Puntuación 1
#10
JuanLu
A Favor
En Contra

Porque os quejais de que en china se hacen productos de mala calidad, cuando nuestros empresarios hacen exactamente lo mismo, o os creeis que a un empresario le importa producir peores productos si eso abarata su coste? y nosotros somos igual de culpables al mirar el precio, pero que vamos ha hacer, si como nos venden, el producto mas barato tambien es de la mejor calidad? no todos sabemos diferenciar entre la calidad de ciertos productos

Puntuación 3
#11
de cajon
A Favor
En Contra

re:9

-si no consumierais productos de mala calidad acabaria con ese mercado, es logico,pero como los consumidores solo quiere barato barato ,entonce lo mas barato es mas malo.

-si te fijas la procedencia de tu iphone4 o algun electrodomestico o tu ordenador o cosa de marca te darias cuenta que tambien lo producen en china y encima son de calidad

-lo que hay que hacer es trabajar mas y exigir menos

Un Saludos

Puntuación 5
#12
Nomasquejas
A Favor
En Contra

Vamos a pasar de las pataletas a los hechos. Firma para bajar los sueldos de los políticos, y que su pensión de jubilación cumpla los criterios de los demás ciudadanos. Hacen falta 500.000 firmas, pero tendríamos que firmar como mínimo los 42 millones de españoles de este país. Escribir en foros no sirve, presentar ante el Congreso una Iniciativa Legislativa Popular, sí

http://www.peticionpublica.es/PeticaoVer.aspx?pi=P2011N5259

Ayuda a divulgarlo

Puntuación 1
#13
jorge perez
A Favor
En Contra

2.08 billones de dolares no son 2080 millones de euros?porque ellos toman por billón lo que nosotros por mil millones

Puntuación 0
#14
Carlos
A Favor
En Contra

hay que empezar por España , hay que preferir cosas hechas aquí en la medida de lo posible y asi protegemos nuestra industria, porque tal vez el comprar barato a ellos a la larga nos saldrá muy caro...

Puntuación 0
#15
Dana
A Favor
En Contra

Todo está hecho en China, la mercancia que te vende un empresario español proviene de la fábrica del mundo y él como intermediario se lleva su parte a costa de la mano de obra barata. Luego no quieren que compremos en los bazares chinos pero yo encuentro cosas que valen 2 euros y que en tiendas españolas o de "marca" siendo lo mismo, te vale 26 ¿quién gana aquÑ porque el consumidor no, desde luego. Pues los intermediarios que en su mayoría son occidentales (multinacionales y emrpesarios nacionales). Antes el consumidor no tenía tan cerca ese producto chino tan barato y de eso se valían los empresarios, hoy sabemos que puede haberlo. Lo barato no tiene por qué ser caro, todo se hace en China, que unos aumenten su precio para ganar y que a tí eso te parezca de mejor calidad porque vale más, es un error. Yo he comprado material que ponía "made in Germany" (porque la marca es alemana) y estando en China encontré la fábrica venta al público con precios de risa y vi como nos engañan multiplicando el valor en mucho (entiendo que en cierta medida, transporte, impuestos,etc deben cobrarnos). Prefiero la cultura oriental a la americana, por lo menos es "cultura" y si Obama es el salvador del mundo, el héroe entre los heroes y el hombre de paz, como él nos ha vendido, pues que se ponga a ello, a mejorar nuestro planeta y que no le eche la culpa a los chinos de lo que él no sabe solucionar. No sé en qué hay que ayudar a los chinos, como dice el embajador, como si la democracia fuera perfecta, como si en Occidente no hubiera crimenes, violencia, machismo, prostitución, limitación de derechos, pobreza, etc.

Puntuación -1
#16