Economía

Los abogados italianos buscan las cosquillas a la 'ley Beckham'

En España resulta más barato fichar deportistas y directivos extranjeros gracias a los beneficios fiscales especiales

Las rebajas en el impuesto sobre la renta que España ofrece a los ejecutivos extranjeros está en el punto de mira de varios bufetes de abogados italianos. España tiene desde 2004 la ley Beckham para atraer empresas, directivos y profesionales extranjeros. Es un régimen fiscal especial para desplazados, que les aplica un tipo impositivo del 24 por ciento, más ventajoso que el 43 por ciento que grava las rentas más elevadas.

Además de traer inversiones y galácticos de la empresa, la ley Beckham hace que los clubes de fútbol españoles compitan con ventaja en el mercado internacional del fichajes: ofrecen salarios netos más elevados que sus rivales, al soportar salarios brutos menores. Este doping fiscal ha irritado a los equipos italianos y a su prensa.

La estrategia italiana

Según ha podido saber elEconomista, ya hay bufetes de abogados italianos trabajando en dos direcciones: buscar la base legal para que el Gobierno italiano conceda a sus equipos las mismas ventajas que tienen los españoles; o encontrar los resquicios legales de la ley Beckham para denunciarla ante la Comisión Europea, e intentar que declare que es una ayuda ilegal.

La segunda posibilidad se presenta complicada porque Bruselas generalmente actúa cuando los Gobiernos conceden ventajas que discriminan a los ciudadanos de otros países de la UE. Pero en este caso, España les da mejor trato que a los contribuyentes españoles.

Bruselas ya expedientó a España por estos incentivos, y en enero de 2006 decidió denunciarla ante el Tribunal de Justicia de la UE. Pero cerró el caso antes de llegar al tribunal, después de que Madrid introdujera una modificación. Además, Bruselas criticaba el trato que la ley Beckham daba a las rentas bajas, y no planteó problemas con el que reciben las astronómicas.

Grandes diferencias

La diferencia entre el impuesto sobre la renta de los no residentes (IRNR) y el clásico IRPF es considerable. El tipo impositivo aplicable en el primero es del 24 por ciento, frente al 43 por ciento del segundo, en vigor desde el pasado 1 de enero y el que corresponde a la mayoría de jugadores de Primera División.

A la Comisión Europea le parece injusto que todos los jugadores, cobren mucho o poco, estén sujetos al mismo tipo del 24 por ciento. Es decir, sostiene que el trato fiscal para zidanes y pavones no debe ser el mismo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint