Economía

España es el segundo país del mundo con más superficie de invernaderos

Interior de un invernadero / EP

Un total de 1,3 millones de hectáreas de la superficie de la Tierra están cubiertas por invernaderos para cultivo en 119 países y España es el segundo país en el ranking mundial, solo por detrás de China.

Así lo apuntan nueve investigadores pertenecientes a instituciones de China, Dinamarca, Francia o Suecia en un estudio publicado en la revista 'Nature Food'.

La humanidad se ha acostumbrado hace tiempo a disfrutar de tomates, pepinos, bayas y melones durante todo el año. En Europa, la mayoría de estas importaciones provienen de España, donde se cultivan millones de toneladas de frutas y verduras bajo mares de plástico que se extienden por el sur del país.

El cultivo mundial en invernaderos está aumentando rápidamente, aunque la mayor parte de este auge está ocurriendo fuera de Europa, en países de ingresos bajos y medios del Sur Global.

Gracias a una combinación de algoritmos de aprendizaje profundo y fuentes modernas de imágenes satelitales, los investigadores mapearon la cantidad de tierra utilizada para el cultivo en invernaderos en todo el mundo.

Su cartografía muestra que el cultivo en invernaderos cubre al menos 1,3 millones de hectáreas de la superficie de la Tierra, casi tres veces mayor que las estimaciones anteriores.

China, a la cabeza

El cultivo en invernadero se extiende por 119 países. China lidera la clasificación mundial con diferencia (el 60,4% de la superficie total), por delante de España (5,6%), Italia (4,1%), México (3,3%), Turquía (2,4%), Marruecos (2,3%), Corea del Sur (1,8%), Japón (1,7%), Países Bajos (1,4%) y Francia (1,3%).

En las décadas de 1970 y 1980 se establecieron grandes grupos de invernaderos en el hemisferio norte. Dos decenios después comenzaron a surgir en el sur.

De hecho, se ha producido un cierto estancamiento en el norte, mientras que la trayectoria de crecimiento continúa en Asia, África y América Central y del Sur. De hecho, los invernaderos en el sur representan 2,7 veces más superficie que en el norte.

"El cultivo en invernadero se ha convertido en un fenómeno global y todo indica que seguirá expandiéndose. Sin embargo, hasta ahora, este fenómeno está pasando rápidamente desapercibido y tenemos grandes lagunas en nuestro conocimiento de la dinámica que impulsa este fenómeno", según Xiaoye Tong, del Departamento de Geociencias y Gestión de Recursos Naturales de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) y primer autor del artículo.

Según los investigadores, el dominio de China en términos de superficie probablemente esté relacionado con el desarrollo socioeconómico del país. El estudio también encontró que grandes grupos de invernaderos se encuentran cerca de las áreas metropolitanas.

"El auge en China parece estar estrechamente relacionado con su fuerte desempeño económico durante la última década y el aumento de una población urbana con poder adquisitivo que demanda tomates, pepinos y otros tipos de frutas y verduras frescas. Al mismo tiempo, los agricultores que de otro modo no podrían financiar esta forma de cultivo, recibir subsidios gubernamentales y apoyo para construir invernaderos y aprender técnicas de cultivo", indica Tong.

Consecuencias

El apoyo gubernamental a los productores de invernaderos no existe solo en China, sino que se encuentra en regiones áridas y semiáridas que tradicionalmente no han sido cultivadas ni visto antes una agricultura intensiva.

De hecho, la mitad de todas las zonas con cultivos en invernadero se encuentran en regiones con importantes limitaciones de recursos, como la escasez de agua. Los investigadores señalan que el cultivo en invernadero ofrece oportunidades para la seguridad alimentaria local y el alivio de la pobreza en el sur mundial.

Debido a sus entornos controlados, los invernaderos ofrecen potencialmente ventajas importantes en forma de rendimientos mayores y más estables, sistemas de riego eficientes, dosificación más precisa de fertilizantes y nutrientes, y un mejor control de la calidad de los cultivos.

Pero también hay otra cara de la moneda, según Marianne Nylandsted Larsen, también de la Universidad de Copenhague: "Sabemos muy poco sobre las consecuencias ambientales y sociales del cultivo en invernaderos en el Sur Global. Pero sí sabemos que estas pueden incluir la sobreexplotación de los recursos hídricos, el alto consumo de energía, la contaminación de las aguas subterráneas con pesticidas y fertilizantes, la degradación del suelo y el plástico. La contaminación de los invernaderos que utilizan películas y láminas de plástico. Además, las condiciones de trabajo agrícola han sido a menudo criticadas".

En consecuencia, los investigadores abogan por considerar la regulación política del sector. "En los países de ingresos bajos y medios, que representan entre el 70% y el 80% de la superficie total, falta regulación del cultivo en invernadero. Es necesario abordar este problema", recalca Tong.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud