Economía

Las empresas afirman que los Next Generation aún no han llegado a Galicia pero optan por ser optimistas

  • El retraso se debe a las dificultades burocráticas y a los plazos de ejecución de los proyectos
  • Piden no tirar la toalla porque "Galicia lo necesita"
Santiago de compostela

Los fondos europeos Next Negeration EU no están llegando al tejido empresarial gallego, tal y como reconocen las empresas de esta comunidad. Sin embargo, sienten que "deben" mostrarse optimistas y confiar en que, por fin, se pongan en marcha a partir de este año hasta el 2026, puesto que se trata de una oportunidad que no se puede dejar pasar.

Desde el punto de vista de los empresarios, se trata de ayudas necesarias para transformar la industria gallega, la cual tiene un enorme potencial en muchos sectores, como el alimentario, el textil, el de las soluciones digitales y aquellos relacionados con el cuidado del medioambiente, entre otros.

Estas fueron las conclusiones alcanzadas por los participantes en la mesa de debate de la Jornada Next Generation Galicia, organizada por elEconomista.es con el objetivo de analizar las oportunidades que brindan los fondos europeos al tejido empresarial de Galicia.

Entre los motivos del retraso en la llegada de las ayudas a los que se aludió durante esta charla, los ponentes insistieron en las dificultades burocráticas, los plazos de ejecución de los proyectos (que deben estar en marcha en el año 2026 como máximo), en la lentitud a la hora de sacar las convocatorias y en la falta de recursos de las administraciones, concretamente, en materia de personal capacitado para llevar a cabo las tramitaciones de acuerdo con los términos impuestos por Bruselas.

En este sentido, Alberto Borrego, director de las oficinas de Galicia & Asturias de NTT Data 2.D. apostilló: "Pensamos que, efectivamente, Galicia tiene un tejido industrial que es el candidato ideal para ser el perceptor de estos fondos y el sector digital está en todos los Pertes". Sin embargo, recalcó que: "está pendiente ver cuál es el impacto real desde el punto de vista de esa transformación del modelo económico", puesto que "hay una falta de recursos. Tenemos que pensar que hay una avalancha de gestión y hay muchas cosas que hace, como por ejemplo cambios en la legislación. Yo creo que eso no se ha dimensionado adecuadamente hasta la fecha desde el punto de vista del personal, las personas que hacen falta, los técnicos..."

En la misma línea, Emilio Froján, CEO de Velca, explicó que su empresa había "nacido con los Perte" y, aun así, "no nos hemos beneficiado de ninguno". De acuerdo con sus palabras, su startup es una candidata idónea para recibir estas ayudas, ya que se relaciona con la modernización de la industria de la automoción y entra en la parte de Agenda Urbana, supone digitalización, etc. Sin embargo, "a la hora de hacer la ejecución nos encontramos con plazos muy lentos", según denunció. Asimismo, destacó el hecho de que es necesario que la empresa adelante el dinero de los proyectos, una situación a la que muchas startups no pueden hacer frente, puesto que no recibirán los fondos "a lo mejor en un año o un año y medio después del final del proyecto". Por tanto, según el CEO, "hay una imposibilidad".

Silvia Encinas, directora de Proyectos Especiales de EDPR España, también pidió agilidad administrativa y puso el foco en los plazos de los Perte: "Los proyectos tienen que estar en marcha en 2026. Actualmente, un proyecto eólico se está extendiendo más de 5 años, a pesar de que tenemos experiencia de sobra en España en tramitar este tipo de iniciativas. ¿Cómo vamos a garantizar que un proyecto que pueda ser candidato a los Perte, con mayor grado de indeterminación o innovación, vaya a estar listo en cuatro años, suponiendo que se convoquen y adjudiquen a finales del 2022? Quizás ciertos proyectos que son muy interesantes requieren de plazos de desarrollo más largos y no van a poder beneficiarse", cuestionó. A su vez, incidió en que "tienes que ir avanzando con los proyectos sin conocer las bases, con esa incertidumbre. Hay que estar abierto a que después te cambien las reglas del juego en el último momento".

Óscar Brea, delegado regional de Siemens Digital, se mostró de acuerdo en este aspecto: "Siemens ve que Galicia tiene una muy buena expectativa de futuro, ya que es una región con todos los sectores y todos tienen ganas de hacer actividad. Las empresas ya están haciendo cosas aparte de los Perte, precisamente por el tema de los plazos. No podemos esperar. Tienen que digitalizarse, transformarse, buscar nuevas alternativas de negocio que se están exigiendo por parte del consumidor... Y se lo tienes que ofrecer ya, porque si no lo harán otros".

Este retraso en los plazos conlleva la imposibilidad de avanzar en áreas tan importantes como la lucha contra el cambio climático. "Las renovables están paradas por problemas de los ayuntamientos, que no están dando los permisos para el despliegue de puntos de recarga. Actualmente, tenemos un 25% de nuestros puntos de recarga no operativos porque están en tramitación", reveló Miguel Temboury, director general de Endesa Noroeste. "El reto de la tramitación administrativa no solamente sucede para los proyectos que son de asignación autonómica, sino que la mayoría de los que van a tener una asignación ministerial o centralizada irán a las comunidades autónomas, donde hay una mayor agilidad para la tramitación. En la medida en que Galicia pueda captar la mayor parte de esos fondos centralizados para proyectos en la comunidad, será una muestra de su éxito", añadió.

Sin embargo, Carmen Lence Ferreiro, presidenta del Grupo Lence, afirmó que, desde el sector lácteo, ven el Perte Agro como "una oportunidad para ayudar a modernizar el campo gallego en cuanto a lo que se refiere a la parte de sostenibilidad, de digitalización y de trazabilidad, para que el consumidor tenga una mayor información sobre de dónde vienen los productos que consume". A pesar de reconocer que no sabía si la cuantía de fondos de dicho proyecto estratégico sería suficiente, criticando la falta de claridad en las convocatorias, aseveró que desde su empresa solicitarían todo lo que fuera posible. Además, señaló la dificultad de este tipo de iniciativas, ya que requiere un consorcio de empresas y "al final no es tan fácil crearlo", según señaló.

Por su parte, Almudena López del Pozo, consejera delegada de Pymar, también se mostró optimista, especialmente por el Perte Naval, el cual ha sido fruto de un acuerdo entre los astilleros públicos y privados, por lo que la clave, según refirió, "está precisamente en la colaboración público-privada", ya que "al final los éxitos que ha tenido el sector naval y la industria naval en los últimos años han sido gracias a la suma de esfuerzos de las administraciones. Necesitamos el impulso de la Administración". Además, aludió a una iniciativa que tomó la Xunta de Galicia, el pasado 10 de noviembre, que "pretende acercar especialmente a las pequeñas empresas y a aquellas que no tienen la capacidad y ni los recursos de afrontar la complejidad que puede implicar un Perte a empresas más grandes en las que pueden apoyarse".

"Yo soy optimista", insistió Brea, "debemos serlo. Tenemos entre todos que facilitar y poner todos nuestros conocimientos para que esos fondos lleguen a la industria. La realidad es que no han llegado, pero no podemos tirar la toalla".

Lence coincidió: "Somos prácticos, esto es una oportunidad que hay que tomar y hay que hacer todo lo posible para no dejarla pasar, porque Galicia lo necesita".

El 'Kit Digital' sí llega

El Kit Digital es uno de los pocas iniciativas creadas con estos fondos que sí que están llegando al sector industrial gallego, según concretó la presidenta del Grupo Lence, ya que "lo vemos a raíz de la Confederación de Empresarios".

Sin embargo, según aludió Borrego, por lo general la digitalización se está usando como "facilitador" de la actividad económica de los diferentes sectores, mientras que Galicia, tiene el talento y los recursos para potenciar una consideración más industrial del sector tecnológico, orientado no solamente a proveer servicios, sino también a fabricar productos digitales que se puedan exportar a cualquier lugar del mundo". Para ello, debe hacerse frente al hecho de que "no somos capaces de retener el talento aquí en Galicia para que nos ayude a dar el paso hacia la transición digital", según Brea. "La industria nos necesita, el Perte tiene que salir adelante y tenemos que poner nuestro conocimiento para que este tren no nos pase por delante", finalizó.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments