Economía

¿La solución a la crisis? Algunas comunidades estadounidenses imprimen su propio dinero

Algunos sectores estadounidenses ya han comenzado a operar con su propio dinero

De un tiempo a esta parte, algunas comunidades norteamericanas atrapadas en las garras de la recesión han optado por imprimir su propio dinero. Copiando un sistema similar aplicado durante la era de la Gran Depresión, los negocios y los ciudadanos han creado una red que opera con su propia moneda.

Así, los clientes compran este dinero con un descuento, digamos 95 centavos por un dólar, y gastan el valor completo en los establecimientos que utilizan esta nueva moneda de cambio.

Gracias a este sistema muchos ciudadanos costean sus clases de yoga, compran alimentos o gasolina con monedas como Detroit Cheers, Ithaca Hours o Berkshares, en una docena de comunidades de Nueva York, Carolina del Norte o Massachussetts.

Capear el temporal

En este último caso, Susan Witt, fundadora de las Berkshares, en la región de Berkshires en el oeste de Massachussets, cree que mas vecindades deberían copiar este sistema para lidiar con la crisis.

Bajo el sistema de las BerkShares, un ciudadano acude a cualquiera de la docena de bancos de la región y paga 95 dólares convencionales por un valor de 100 dólares en BerkShares, que pueden utilizarse en más de 370 locales. Desde que se implantó este método, allá por 2006, se han puesto en circulación alrededor de 2,3 millones de dólares.

En Detroit, tres empresarios han comenzado a poner en circulación alrededor de 4.500 dólares en Detroit Cheers, una moneda local que puede usarse en 12 tiendas.

Un impulso para comprar

El sociologo Ed Collom de la Universidad de Southern Main, explicó al USA Today que este sistema impulsa a los clientes a comprar en la región y Jackie Smith quien organiza el lanzamiento de monedas regionales en South Bend Indiana, no dudó en reconocer que es la forma de suprimir la centralización y tomar la crísis en las propias manos.

Cabe recordar que durante la Gran Depresión, los gobiernos locales permitieron el uso de monedas locales para mantener a flote los negocios y empresas de la región. Por ley, este tipo de dinero no puede parecerse en absoluto a los billetes de dólar. Además, el empleo de este tipo de dinero, no está exento de impuestos y el IRS, semejante al Departamento de Hacienda, se encarga de que todo el mundo ponga en marcha sus responsabilidades fiscales.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum8

Tontodelculo
A Favor
En Contra

tontosdelculo = tonto.delculo.es

Puntuación 6
#1
Tontodelculo
A Favor
En Contra

tontosdelculo = tonto.delculo.es

Puntuación 0
#2
emilio
A Favor
En Contra

El sueño de los anarcocapitalistas. Sin Bancos Centrales, sin Estado, sin nada; los vecinos se ponene a imprimir dinero y hala. Si esto se generaliza, no tardaremos en ver en Media Markt y otras grandes superficies, impresoras de billetes. Yo no soy tonto...

Puntuación 14
#3
IBERTIENDA
A Favor
En Contra

Y aquí camino de ello !

Puntuación -7
#4
jorgitonew
A Favor
En Contra

emilio, no es el sueño de los anticapitalistas, sino el sueño de los capitales y la ruina de los estatalistas.

el dinero debe competir como lo hace cualquier otro bien y ganara aquella forma que sea dinero honraro.

muerte al estado, viva la libertad.

Puntuación -3
#5
Vïctor
A Favor
En Contra

Durante el corralito argentino las provincias emitían su propia moneda, y así les ha ido.

Puntuación 6
#6
KaT
A Favor
En Contra

Que haya libre emisión de moneda y competencia entre ellas no es un problema, es incluso deseable.

Ahora bien, si todas estas nuevas monedas se están emitiendo con los mismos vicios que la que sustituyen, es decir, sin respaldo de ningún tipo, entonces no acabo de verles la ventaja.

Peor aún, según nos dicen, para obtener estas monedas hay que pagar una determinada cantidad en dólares, con descuento (osea, que sí estásn respaldadas, pero por una moneda no respaldada), con lo que dado que luego se sigue operando con ellas en un mercado en el que el dólar sigue siendo válido, los comerciantes acabarán elevando los precios para no perder dinero con el uso de la nueva moneda, pues ellos las mercancías o los factores para producirlas los siguen adquiriendo en dólares. En definitiva, y hasta que alguien me corrija, entiendo que lo que se está haciendo con estas monedas es ni más ni menos que fomentar el consumo mediante la expansión monetaria y tratar de recuperar la economía generando inflación.

Si ante una crisis generada por un exceso de dinero (consumo a crédito) se opta por medidas como éstas, el camino hacia el precipicio se acorta.

Puntuación 6
#7