Tráfico

¿Es su primera vez?: consejos para hacer más fácil los viajes a su mascota

  • El perro debe ir correctamente ubicado, protegido y sujeto
  • Hay medicinas para rebajar la ansiedad del perro durante el viaje
  • Conviene parar muy a menudo, para que estire las piernas

En estos meses estivadles es probable que los cachorros se enfrenten a su primer gran viaje. Quizá ya conozcan el coche, pero en los trayectos largos conviene tomar medidas añadidas. CEA (Comisariado Europeo de Automoción) realiza unos consejos básicos.

La primera precaución que hay que tomar es que la mascota vaya al veterinario para que verifique que tiene todas las vacunas puestas, el microchip y contar con su pasaporte de viaje y que todo está en regla. Si es la primera vez que viaja, es una buena idea hacérselo saber al veterinario, sobre todo si se pone nerviosa o ansiosa en situaciones nuevas.

El veterinario probablemente tendrá algunas sugerencias sobre cómo mantenerla tranquila y feliz mientras viaja, igualmente te puede proponer o recetar alguna medicación si tiene ansiedad durante el viaje. Para viajar en coche hay que asegurarse de darla muchos descansos para estirar las patas, hacer sus necesidades, beber y comer. Si la mascota es un perro asegúralo con un cinturón de seguridad o dentro de un transportín (los gatos desde luego deben ir siempre dentro de uno).

Objetos en buen estado

Por naturaleza, muchos de los objetos que se usan diariamente se desgastan y se puede pasar por alto cosas como un arnés deshilachado o un transportín en el que no funcionan los cierres. Antes de viajar siempre hay que asegurarse de que los artículos y objetos de la mascota son seguros y están en buen estado.

Unas pocas semanas antes de viajar, es importante tomar algo de tiempo para asegurarse de que todo esté en buenas condiciones, y de no ser así, comprar y sustituir los objetos desgastados si fuese necesario. En el caso de contar con un seguro de mascotas, conviene verificar las coberturas de la póliza para ver si son válidas en el destino elegido. También se puede suscribir un seguro de viajes para mascotas.

Maniobras bruscas

Por muy tranquila y dócil que sea la mascota, o por muy habituada que esté al vehículo, nunca debe viajar suelta, ni en el asiento trasero ni en el delantero, aunque el copiloto tenga control sobre él. Cualquier trayecto en coche puede estar sujeto a maniobras bruscas de conducción, u otras situaciones imprevistas que pueden provocar la reacción inesperada de la mascota, alterando tu concentración durante la conducción, o peor aún, accionando algún mecanismo del vehículo que provoque consecuencias indeseadas.

En el caso de los perros pueden viajar sueltos, únicamente, si es de gran tamaño y se viaja en un coche familiar con un amplio maletero. En este supuesto, existen en el mercado elementos homologados, tales como barreras y separadores para perros, redes de material consistente o, idealmente una rejilla o reja metálica divisoria para seguridad del perro. Cualquiera de ellos, deberá ir correctamente ubicado entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina trasera del maletero.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0