Tráfico

El ayuntamiento de Madrid autoriza la realización del BUS-VAO de la A-2 (Zaragoza)

  • La obra costará 13 millones de euros que se costeará entre las tres administraciones
  • El inicio del trabajo está previsto para el próximo año

El Ayuntamiento de Madrid ha autorizado este jueves el convenio para la construcción de un carril Bus-VAO, en ambos sentidos, en la autovía de Zaragoza (A-2). Este acuerdo debe de ser ratificado por la Administración General del Estado y el Consorcio Regional de Transportes de Madrid antes de que finalice el año. | El Gobierno en funciones anuncia el carril Bus-VAO para la A-2 en Madrid.

La obra, que costará 13 millones de euros, será costeada a partes iguales entre los cuatro firmantes: el Ayuntamiento de Madrid, el Ministerio de Fomento, el Ministerio del Interior y el Consorcio Regional de Transportes de Madrid. Cada uno de ellos aportará 3,25 millones de euros.

La construcción del Carril Bus-VAO se ejecutará en tres fases para provocar las menores afectaciones al tráfico y se prevé una duración de cuatro meses, según informa el Ayuntamiento de Madrid. Los trabajos comenzarán, previsiblemente, a principios de 2020.

"El nuevo carril Bus-VAO funcionará en ambos sentidos de la A-2, incorporando el nuevo carril en el centro de la calzada".

El nuevo carril Bus-VAO funcionará en ambos sentidos de la A-2, incorporando el nuevo carril en el centro de la calzada. Las actuaciones de la fase I y II se centrarán en el sentido entrada a Madrid y la fase III en el de salida. En ambos casos, la solución consiste en reservar para autobuses y Vehículos de Alta Ocupación (VAO) -mínimo dos ocupantes- el carril izquierdo de la calzada de la A-2, estableciendo en el caso del carril de entrada un número reducido de puntos de embarque para que los autobuses y VAO que accedan al mismo se mantengan dentro de él hasta el extremo final en Madrid. En el caso del carril de salida, se establecerán igualmente unos puntos concretos de embarque y desembarque para estos vehículos.

Gestión inteligente de la carretera

La adaptación de los carriles izquierdos como Bus-VAO se apoyará principalmente en actuaciones en materia de señalización horizontal y vertical; identificación del carril reservado mediante la colocación de balizas luminosas en la separación del carril central y el izquierdo; Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS); cámaras y aforadores, entre otros elementos que dan vida a la denominada gestión inteligente de la carretera. También se incorporarán paneles de información variable, lectores de matrícula y detectores.

En el carril de entrada se proyectan los elementos e instalaciones para la implantación de esta mejora en la accesibilidad desde un primer embarque en el nudo con la M-300, km 23,5, hasta pasado el enlace de la A-2 con la M-30, km 4,2.

En el carril de salida, el primer embarque se situará en el km 6,1 hasta el km 14,9, permitiendo así el desembarque a la altura de la salida que enlaza con la A-2, con la M-115 y la M-45/M-50.

114.000 vehículos diarios

La autovía A-2 soporta una importante congestión circulatoria, provocada por el considerable número de vehículos que la utilizan diariamente. La Intensidad Media Diaria (IMD) en esta vía registra 114.000 vehículos. De los 4.500 vehículos que circulan en hora punta, se estima que 1.500 se dirigen a Avenida de América y el 53 % de esta cifra, se estima que llegarán a este destino en el Bus-VAO.

Esta vía es, por tanto, adecuada para poner en servicio un carril reservado para autobuses de transporte público y VAO con el objetivo de aumentar la velocidad comercial del transporte público y promover el uso sostenible del vehículo privado, cuya experiencia pueda trasladarse después a otras vías.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.