Reportajes

El automóvil sortea la Primavera Árabe: las ventas se disparan en Oriente Medio

La Primavera Árabe lleva agitando durante más de un año todo Oriente Próximo y Oriente Medio. Pero las revueltas y la inestabilidad de estos países no son obstáculo para que los fabricantes de automóviles, que están invirtiendo más que nunca en la zona, sigan incrementando sus ventas en el vecino Golfo Pérsico.

El mejor ejemplo lo constituye Volkswagen, que planea introducir en la zona, por primera vez, dos de sus modelos más vendidos, el Polo y el Passat. "Con los nuevos modelos, tenemos nuevos segmentos que conquistar", explica Stefan Mecha, director general de operaciones del conglomerado automovilístico alemán en Oriente Medio. Mecha afirma que esperan incrementar hasta en un 40% sus entregas en esta región, que incluye Iraq, Israel y los países del Golfo Pérsico.

Las ventas están creciendo entre estos países fruto de una notable paradoja. Con un petróleo encarecido en un 6,7% en el último año, varios países de Occidentes, que son los más sufren ese alza del crudo, están inyectando dinero en el Golfo para intentar consolidar cierta estabilidad social en medio de la Primavera Árabe. "Los gobiernos gastan más porque quieren tranquilizar a la gente", explica Pierluigi Bellini, analista de IHS Automotive especialista en el mercado Oriente Medio.

Al final, el sector del automóvil en la zona es uno de los principales favorecidos. "La mayoría de la gente cuando percibe un aumento en sus ingresos, suelen gastarlo en comprar coches", asegura el saudí Abdullah Saeed, que trabaja para una firma de inversiones saudí, para añadir que los disturbios en países vecinos como Siria o Bahrein no suponen un problema a sus paisanos a la hora de sustituir su Audi Q7.

Un mercado al alza

Las previsiones apuntan a que las ventas de coches y vehículos comerciales ligeros en Oriente Medio crezcan en torno al 6,6% este año, hasta alcanzar los 1,28 millones de unidades. Mientras, en Europa está previsto que las entregas de automóviles nuevos caigan en 2012 alrededor de un 5,7%, en lo que sería el quinto curso consecutivo de caídas.

De esta forma, no es de extrañar que para los mayores fabricantes esta región suponga un importante nicho de mercado en expansión. Toyota, Ford o Renault son otros de los grandes productores de automóviles que están llevando al Golfo Pérsico nuevos concesionarios desde los que distribuir modelos hasta ahora inéditos en la zona.

Una zona de contrastes

La situación en estos países del Golfo contrasta con la de sus 'vecinos' de Siria o del norte de África, donde las ventas de coches cayeron en 2011 un 28% hasta las 274.000 unidades entregadas. El contraste es lógico, ya lo explica bien Bernhard Maier, director de ventas de Porsche: "por supuesto que una situación política estable es un motor importante para cualquier economía".

Una diferencia que queda bien reflejada en el caso personal de Abdul Hafiz Attasi, que regenta una empresa de distribución de alimentos en Damasco. Justo cuando pensaba en sustituir su Land Rover hace casi un año, estallaron las revueltas contra el régimen de Bashar al-Assad. "Todo ha cambiado, nadie compra ya coches... A menos que esté lavando dinero", concluye.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VAYAVAYA
A Favor
En Contra

Normal, se ha cargado todo lo que tenia ruedas, y no van a volver a los camellos... sobre todo con el petroleo por las nubes, que para algo dará...

Puntuación 0
#1
gader
A Favor
En Contra

Normal, porque no piensan pagarlos y se largaran del pais con coche y todo.

Puntuación 0
#2