Pruebas

Renault Twingo TCe 90: más músculo para el peso ligero

Cuando conocimos las características del nuevo Renault Twingo, nos sorprendió por sus soluciones arquitectónicas, a contracorriente de las de sus rivales en el segmento...

En otoño ya pudimos probar la primera versión comercializada SCe. Y nos siguió brindando sorpresas, esta vez en forma de una estimulante agilidad en las distancias cortas, idónea para circular por la ciudad. Pero se nos quedó corto en cuanto a respuestas y prestaciones pues el sano comportamiento del Twingo merecía mayor contundencia a la hora de acelerar.

Con 20 caballos más que la versión básica, el Twingo 0.9 TCe con motor turboalimentado de tres cilindros llega para solventar esta crítica y satisfacer a los que quieran algo más que un pequeño transporte urbano de bajo consumo.

Todavía novedad en el mercado, el diseño del nuevo Twingo abandona las inspiraciones ?bio? anteriores y se inclina más por la línea ?automovilística? de inspiración tradicional marcada por los nostálgicos Fiat 500 o Mini y recurre a proporciones heredadas del ícono setentero R5.

Radio de giro reducido

El Twingo tendrá parangón en el Smart Fourfour, que está por llegar, ya que han sido desarrollados en colaboración entre Renault y Mercedes-Benz. Mientras tanto, el francés se adjudica un buen tanto de originalidad en sus líneas que lo diferencian claramente entre sus homólogos de otras marcas en el segmento más pequeño.

Con sus 3,60 metros de largo (9 centímetros menor que el anterior) la actual y tercera generación del Twingo se beneficia de algunas y claras ventajas respecto a su antecesor y frente al resto de los utilitarios ciudadanos. Su motor ubicado en posición trasera y su transmisión al eje posterior han reducido bastante su radio de giro, que ahora es de tan sólo 4,30 metros. Las ruedas delanteras tienen ahora mayor libertad de giro al no estar conectadas por ninguna transmisión al motor.

A pesar de haber retrasado el motor por detrás de los pasajeros, la habitabilidad del Twingo, algo por lo que ya eran famosos sus predecesores, sigue siendo excelente respecto de sus dimensiones exteriores. Una distancia de ejes aumentada y la compacidad del propulsor han determinado un habitáculo bastante amplio y un discreto maletero de 219 litros que no obstante se puede ampliar hasta 980 si abatimos los asientos posteriores. Aunque el Twingo de 2015 ya no posee la banqueta trasera deslizante de sus antecesores, puede modularse su interior abatiendo los respaldos posteriores y el del pasajero delantero por si tenemos que transportar por ejemplo algún objeto largo de hasta 2,3 metros.

Equilibrio deportivo

Paradójicamente en un coche con motor central/trasero, el maletero sigue estando detrás y el que abra el capó delantero pensando que también sirve para cargar, se encontrará el vano ocupado por el radiador, los depósitos de líquidos y la batería.

Las primeras evoluciones por ciudad con el Twingo ya nos transmiten unas sensaciones de gratificante agilidad sin necesidad de salir a carretera abierta. La nueva disposición de su motor hacen que el Renault obtenga un reparto de pesos del 55 por ciento sobre el eje delantero y el 45 por ciento sobre el trasero. Equilibrio digno de un coche deportivo.

Muy manejable en ciudad y estable sobre las curvas de la carretera, el Twingo de tercera generación presenta un comportamiento que puede calificarse de deportivo frente a lo habitual en su clase. Rápido de reacciones, neutro en las respuestas al volante, preciso gracias a su buena asistencia eléctrica y seguro en la frenada, pronto nos convence en este aspecto, en el que encuentra una de sus cualidades más destacables.

Sobre todo cuando exprimimos las posibilidades aportadas por el nuevo motor 0.9 TCe, especialmente diseñado para este modelo. Respecto al 1.0 SCe, ofrece una respuesta mucho mejor a bajo y medio régimen gracias a un par motor de 135 Nm frente a los 91 del motor atmosférico. Es suficiente para aportar a la conducción una eficacia más acorde con el buen comportamiento dinámico del coche, ya sea en ciudad como en carretera.

Olvidar el motor atmosférico

Pero aunque la diferencia sea notable frente al motor de 70 caballos, el de 90 tampoco hace milagros. Con una punta de velocidad de 165 kilómetros por hora y una aceleración con un 0 a 100 km/h de 10,8 segundos, tampoco estamos hablando de resultados brillantes, incluso frente a sus rivales más directos en el segmento. Por el dinamismo de su chasis y su agresiva apariencia exterior, esperábamos algo más de garra de este motor turbocomprimido de 90 caballos.

Lo que sí tenemos claro es que, con un consumo similar (4,3 l/100 km homologados en el TCe frente a 4,2 l/100 km en el SCe) y distanciados en precio tan sólo por 900 euros, la versión TCe es la recomendada frente a la SCe, demasiado anodina y perezosa en sus respuestas incluso entre el denso tráfico ciudadano.

En el interior del Twingo encontramo un habitáculo muy jovial y, dentro de su sencillez, bastante original y bien equipado. El sistema Start&Stop, el botón Eco para conducción de bajo consumo, el volante regulable en altura o el equipo de sonido con Connect&Go así lo demuestran. Además, el Twingo TCe se puede enriquecer con equipos más sofisticados, como la ayuda al aparcamiento con cámara trasera, cámara delantera de reconocimiento o el climatizador entre otros gracias a diversos paquetes opcionales denominados Tecno y Sport.

Ficha técnica

Motor: gasolina, 898 cc

Potencia: 90 CV a 5.500 rpm

Par motor: 135 Nm a 2.500 rpm

Consumo mixto oficial: 4,3 l/100 km

Transmisión: manual, 5 velocidades

Maletero: 219 litros

Velocidad máxima: 165 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 10,8 segundos

Precio: 13.500 euros

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum