Pruebas

Volkswagen Passat Alltrack 2.0 TDI 177 DSG: familiar con alma de todocamino

Mantiene intactas las cualidades del Variant, pero aporta soluciones para circular, también, fuera de la carretera. El Volkswagen Passat Alltrack TDI 177 es un gran aventurero.

El Volkswagen Passat en su variante familiar es una berlina muy completa y satisfactoria para cualquier conductor que busque espacio, comodidad y versatilidad en sus viajes, sin renunciar a las cualidades dinámicas de un turismo. Pero, ¿cómo se puede mejorar todo esto? Sin duda, con la versión Alltrack que aquí probamos. La respuesta está en sus cualidades para circular fuera de la carretera, que suponen un extra y se convierten en algo fundamental a la hora de moverse por entornos deslizantes, pistas de tierra y demás firmes no asfálticos.

El VW Passat Alltrack es un clara muestra de que no hace falta recurrir a un SUV o todocamino para ir a la nieve o hacer escapadas ocasionales al campo. Hay muchos conductores que no necesitan esa carrocería tipo todoterreno y que no quieren renunciar a la agilidad propia de un turismo, pero que sin embargo tienen un cierto espíritu aventurero que les lleva a abandonar las carreteras de vez en cuando.

Para todos ellos, este Passat puede ser el compañero perfecto de viajes. De entrada, por su sistema de tracción integral 4Motion, que mejora la motricidad en todo tipo de superficies, y que se ve complementado por el modo offroad. Este modo de conducción se activa pulsando un botón junto a la palanca de cambios e incluye varios sistemas como la ayuda al arranque y descenso de pendientes, el control del acelerador y la función que hace las veces de diferencial autoblocante. Por otra parte, la altura libre al suelo es mayor que en un Passat Variant normal, como también lo son sus ángulos de ataque, salida y ventral.

No es todoterreno, ni lo pretende

Todo lo anteriormente citado permite que el coche no patine cuando caiga una nevada en pleno viaje de esquí o que no roce en los bajos a la mínima de cambio en esas pequeñas aventuras de fin de semana. Eso sí, sus pretensiones no van mucho más allá, es decir, que nadie piense que en este coche va a encontrar un todoterreno ni nada parecido. Es más capaz que un Passat normal, sí, pero no es un todoterreno ni lo pretende.

Por lo demás, como decíamos al inicio, tenemos entre manos una berlina de corte familiar que se mueve con mucha agilidad y confort, y que aporta buenas dosis de espacio interior. El maletero tiene un volumen cercano a los 600 litros, por lo que no habrá queja alguna cuando toque guardar el equipaje de cinco adultos. Con el motor 2.0 TDI de 177 CV asociado al cambio automático DSG de seis velocidades, las prestaciones dan de sí más que de sobra para llevar el coche cargado con una buena reserva de aceleración en todo momento, mientras el consumo se mantiene a raya por debajo de los 7 litros en condiciones reales.

En cuanto al precio, suma 2.400 euros frente a un Passat Variant de igual potencia. ¿Merece la pena pagar esta diferencia? Teniendo en cuenta lo que aporta de más, creemos que sí. Aunque esto, evidentemente, es algo que debe valorar cada usuario en base a sus preferencias.

Ficha técnica

Motor: diésel, 1.968 cc

Potencia: 177 CV a 4.200 rpm

Par motor: 380 Nm a 1.750 rpm

Consumo mixto: 5,9 l/100 km

Transmisión: automática, 6 velocidades

Maletero: 588 litros

Velocidad máxima: 211 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 8,7 segundos

Precio: 41.115 euros

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum