Novedades

Caterham celebra los 60 años de vida del Seven con una edición muy 'vintage'

Disfrutar de la esencia automovilística de los años 50 y 60 del siglo pasado es posible con el nuevo Caterham Seven Sprint. Un modelo para entusiastas del diseño clásico y las sensaciones más puras al volante. Su precio ronda los 30.000 euros.

Hay lanzamientos que hacen especial ilusión a los verdaderos amantes del automóvil. Sin duda, el Caterham Seven Sprint es candidato a ser uno de ellos. Lejos de la corrección y la eficiencia de la mayoría de coches que hoy salen al mercado -alejados en su mayoría del concepto más puro y tradicional de la conducción y el mero disfrute al volante-, este británico llega precisamente para recordar al mundo que las cuatro ruedas también están hechas para divertirse sobre el asfalto.

Mezcla de tradición y modernidad, el Caterham Seven Sprint es una edición limitada que conmemora los 60 años de vida de este modelo tan especial, que primero fue propiedad de Lotus y después de la mencionada Caterham. Por una parte, luce una serie de detalles que recuerdan al modelo original de los años 50; por otra, equipa un motor de la era actual, que se erige en perfecto embajador de la cultura downsizing, con las ventajas que ello conlleva en torno al respeto al medio ambiente y, sobre todo, a las restrictivas normativas anticontaminación.

Viaje al pasado

Vamos al detalle. ¿Qué tiene esta edición Sprint que no tengan otras? Para empezar, un inconfundible sabor vintage al primer golpe de vista. Culpa de ello la tienen las llantas en color crema, las aletas muy largas sobre las ruedas delanteras y las pinturas de carrocería, que son, sin más ni menos, que las que podía llevar un Caterham Seven de 1966. Estos colores se llaman: Cream, Mellow Yellow, Regency Red, Camberwick Green, British Racing Green and Misty Blue.

También ponen su nota característica los pilotos traseros individuales, el color gris del chasis y del arco antivuelco, los escapes cromados y, ya en el interior, el volante de madera, la tapicería de color rojo que recubre asientos y salpicadero, así como la instrumentación de diseño clásico. Todo ello inspirado en el modelo original de hace ya 60 años. Una auténtica delicia para los amantes de los clásicos.

Bajo el capó se esconde un motor de Kei Car japonés. Se trata de un trincilíndrico de 660 cc, que entrega 80 CV gracias al empleo de un turbocompresor. ¿Poca potencia para un coche que pretende divertir a los mandos? Para nada. Si bien es cierto que en la gama hay versiones más potentes y rabiosas, en este caso, los 80 caballos son más que suficientes para mover con alegría al pequeño Caterham, que apenas pesa 490 kilos. Una cifra irrisoria, que hace que tan minúsculo motor le permita, entre otras cosas, acelerar de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos. Así que no cabe duda, las sensaciones están garantizadas.

De esta edición especial que, por cierto, está limitada a 60 unidades para el mercado inglés y el europeo, ha dicho Graham McDonald, CEO de la compañía, que "es un coche fabricado hoy, con todas las ventajas de una ingeniería moderna, pero al mismo tiempo respetuoso con la esencia original de hace seis décadas. Un perfecto embajador para celebrar el aniversario de nuestra marca".

La puesta de largo del Caterham Seven Sprint ha tenido lugar en Goodwood, en la segunda semana de septiembre, coincidiendo con su salida al mercado. Su precio es de 27.995 libras, unos 33.000 euros al cambio.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin