Novedades

Lucarelli Monza 500 R230 Stradale: una hormiga atómica de 60.000 euros

Lucarelli Monza 500 R230 Stradale.

Se trata de un coche singular, presentado en el salón Top Marques que se celebra en el Principado de Mónaco, y que ha tomado como base al Abarth 500 para tunearlo de la forma más demoniaca.

Es obra del preparador especialista Lucarelli Monza, famoso por sus desaforadas realizaciones deportivas. Y el 500 R230 Stradale no lo es menos porque, gracias a un motor 1.4 Turbo dispuesto en posición central y cambiando la tracción a las ruedas posteriores, consigue una auténtica bomba rodante de 240 CV de potencia y un par motor de 330 Nm.

No parecerían tantos si no fuera por el exiguo tamaño del 500 y por su ligereza, ya que sobre la báscula pesa tan solo 1.050 kg. Con una relación peso/potencia similar a la de muchos superdeportivos, el minúsculo Lucarelli es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos hasta alcanzar una velocidad máxima de 240 km/h. Por decirlo de otra manera, resultaría inalcanzable en las salidas de semáforo.

Nueva suspensión

Lógicamente esta drástica transformación del Abarth ha conllevado toda una serie de modificaciones en el chasis para hacerlo conducible. La nueva propulsión trasera ha sido dotada de un diferencial autoblocante de control electrónico y la suspensión posterior ha sido sustituída por otra de doble cuadrilátero, ya utilizada en el Abarth 500 de competición, a la que se ha dotado de amortiguadores deportivos Bilstein. Asentado sobre unas imponentes llantas de 17 pulgadas, las ruedas incorporan unos enormes discos de freno Brembo de 335 mm delante y 305 mm detrás, con pinzas radiales de cuatro pistones.

El interior ha recibido un cuidadísimo acabado, confiado al especialista italiano Aznom, y presenta tapicerías mixtas de fina piel Frau y Alcantara. El equipo de serie incluye climatizador manual, faros de xenón y toma USB, todo un lujo en un coche tan extremo. Por si pareciera poco, más adelante Lucarelli ofrecerá una versión exclusivamente de carreras R280 Pista, aún más aligerada y despojada de cualquier elemento superfluo para rebajar el peso hasta los 950 kg. Este auténtico bólido en miniatura derá capaz de alcanzar los 260 km/h de velocidad punta y acelerar desde parado en 3,9 segundos hasta alcanzar los 100 km/h.

Ahora viene la mala noticia: la versión de calle Stradale, de la que Lucarelli piensa fabricar 30 ejemplares al año, tendrá un precio que rozará los 60.000 euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0