Novedades

Así es el Aston Martin DB10, la nueva máquina de James Bond

Solo James Bond y los especialistas que participen en el rodaje de Spectre se subirán a bordo de este Aston Martin DB10. Un modelo que no saldrá a la venta, pero que anuncia los rasgos de diseño de los futuros modelos de la marca.

El agente 007 está a punto de volver a las pantallas con la nueva entrega, Spectre, y no de cualquier manera. El exquisito James Bond se servirá de una nueva máquina para llevar a cabo sus misiones secretas. Y esa máquina no es otra que el nuevo Aston Martin DB10.

Por si alguien a estas alturas aún no lo conoce (se presentó ante el público hace unos meses y ya se ha dejado ver en algún tráiler), se trata de un modelo único creado en exclusiva para la película. Esto quiere decir que no llegará a producción y que, en principio, no saldrá a la venta ninguna de las 10 unidades que la firma a fabricado a mano en sus talleres de Gaydon.

El Aston Martin DB10 de la película Spectre, sin embargo, tiene una importante misión: anticipar las líneas maestras de los futuros modelos de la marca. Ninguno de los próximos lanzamientos al mercado de Aston Martin responderá a la denominación DB10 ni será exactamente igual que el coche de Bond, pero sí tendrá alguno de sus rasgos de diseño. Un diseño que, por cierto, supone un salto evolutivo importante para la marca.

Las redondeces de los modelos actuales han dado paso a unos trazos mucho más angulosos, a una parrilla rediseñada aunque con el ADN de la marca, a un frontal mucho más bajo y a unos grupos ópticos que, en algunos casos -los traseros- recuerdan a ciertos modelos de Jaguar. Una personalidad diferente, impresa sobre la misma plataforma que sirve de espina dorsal al V8 Vantage de ahora.

Bajo el capó del nuevo Aston Martin DB10 de James Bond se esconde un motor V8 de 4,7 litros y 426 CV, asociado a un cambio manual de seis velocidades que le da un toque extra de autenticidad. Por lo que hemos visto en los trailers de la película, este coche renuncia al freno de mano de mano eléctrico y, en su lugar, utiliza uno tradicional que, suponemos, habrá ayudado hacer más espectaculares las escenas de riesgo.

Con este modelo único la firma inglesa conmemora los 50 años de colaboración con el personaje de ficción, desde que apareciera por primera vez en las pantallas a bordo del flamante Aston Martin DB5 de 1964.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin