Motor

Seat 1430: el "catorcetreinta" cumple medio siglo en el mejor momento de la historia de la marca

  • El motor Fiat de 1.438 cc fue referente en Seat entre 1969 y 1983
  • El 1.5 TSI, referente de la gama actual, es el motor que más se parece al 1430
  • Seat celebra los 50 años del 1430 en toda la cima de ventas, por marca y por modelos
El 1430 junto al León 1.5 TSI, su "sucesor" en la gama de Seat

En estos tiempos tan modernos ya sabemos que se lleva lo "vintage". Y por eso en Seat están celebrando los 50 años del mítico motor 1430, y no se les ha ocurrido mejor forma que juntar pasado y presente al compararlo con el 1.5 TSI, uno de sus mejores propulsores de la actualidad.

El 1430 supuso toda una evolución técnica en la gama del 124 en particular y en Seat en general

En 1969 el hombre llegó a la Luna –aunque muchos lo nieguen–, Richard Nixon se convirtió en presidente de los Estados Unidos –ya sabemos qué pasó cuatro años después con el "Watergate"–, nacen Led Zeppelin, a la vez que los Beatles dan su último concierto, en la azotea del edificio de sus oficinas en pleno centro de Londres, el Concorde despega por primera vez... y Seat monta por primera vez en un 124 el motor Fiat de 1.438 centímetros cúbicos, dando lugar al Seat 1430 –denominado "catorcetreinta"–. Más adelante, este motor también vivió en las entrañas del 124 Especial y 131 (1975), Sport 1430 y 128 (1977), Ritmo (1979), Fura (1982) y Ronda (1983).

A continuación, vemos un singular documento del No-Do en el que vemos a la estrella televisiva de la época, Laura Valenzuela, glosarnos las maravillas del nuevo Seat 1430.

La evolución del motor 1430, hasta llegar al 1.5 TSI de la actualidad, nos hace evocar las últimas décadas de la historia de Seat, que en algún aspecto positivo poco ha cambiado desde 1969. Como nos podemos imaginar, en aquellos últimos años de la dictadura franquista, Seat era una de las joyas de la corona del régimen, y de largo la marca más vendida en el naciente mercado español, con sus tres buques insignia: el 600, el 850 y el 124. Hoy, Seat continúa... en lo más alto. Tras unos años de crisis difíciles, la marca española, hoy parte del Grupo Volkswagen, ha sido la que mejor "recuperación" ha mostrado, y así en 2018 no solo fue la marca que más coches vendió, sino que además hizo "doblete" en lo alto de las listas de ventas con el León y el Ibiza. Y hoy, en 2019, sigue batiendo sus propias cifras de ventas en los cinco primeros meses del año.

La gama de modelos que montaron el 1430 junto a los modelos modernos de Seat que montan a su vez el motor 1.5 TSI

Para celebrar estos primeros 50 años del 1430, los responsables de Seat han tenido la gran idea de comparar ese mítico motor de 1.438 centímetros cúbicos con su principal propulsor de la actualidad: el 1.5 TSI. Evidentemente, las cifras no son comparables, 50 años son muchos, pero sí resulta desde luego curioso comprobar la evolución dígito a dígito en las características técnicas de los coches de hace medio siglo y los de hoy.

De esta forma, algunas de estas cifras siguen siendo iguales, o muy parecidas: ambos motores, el 1430 de Fiat y el 1.5 TSI del Grupo Volkswagen, montan cuatro cilindros en línea; el primero cuenta, como hemos dicho, con 1.438 centímetros cúbicos, mientras el segundo llega a los 1.498; el primero entregaba una potencia de 70 caballos, mientras el segundo llega a los 150 CV; y en cuanto al par motor, el 1430 rendía 105 Nm a 3.400 rpm, mientras el 1.5 alcanza los 250 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm. A día de hoy, el propulsor 1.5 TSI se monta en el Ibiza, el Arona, el León y el Tarraco, la casi totalidad de la gama actual de Seat. Otra de las grandes diferencias entre ambos propulsores es que el 1.5 TSI es compatible con el uso de GNC (Gas Natural Comprimido). Un toque al futuro.

El mítico motor Fiat de 1.438 centímetros cúbicos que propulsó a varias generaciones de modelos de Seat

Aquel añorado Seat 1430, hoy uno de los clásicos más demandados, dio el salto al mercado a partir de las 136.600 pesetas, 821 euros de hoy, casi 20.000 pesetas más (120 euros), que el exitoso 124, y suponía el doble de lo que costaba el "pelota", el 600, que costaba 63.000 pesetas. En sus 15 años de vida, el 1430, en sus diferentes modelos, motorizó más de medio millón de vehículos en España.

El 1430 fue tan popular que llegó incluso a tener su versión monoplaza, denominado Seat Fórmula 1430

El Seat 124 Especial recibió el motor 1430 en 1975, seis años después de su lanzamiento

El 131 fue el primer modelo más allá del 124 que montó el motor de Fiat de 1.438 cc

El Seat Sport 1430 Bocanegra, uno de los vehículos más valorados en la historia de la firma española

El Seat 128 con el motor 1430, en una de las típicas imágenes publicitarias de la época

Un modelo tan rompedor como el Seat Ritmo también tuvo su versión 1430, en 1979

El Fura, la versión más "racing" de otro mito, el 127, también tuvo acceso al motor 1430

El Seat Ronda fue el último modelo que tuvo el honor de contar con el motor 1430

El Arona es uno de los modelos de la gama actual de Seat que monta el motor 1.5 TSI

El Seat Ateca también cuenta con el motor 1.5 TSI, el más reconocido de la gama actual de la firma

El modelo más joven de Seat, el Tarraco, también cuenta con una versión 1.5 TSI
WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Contribuyente
A Favor
En Contra

Tuve la suerte de poder disfrutar de un Seat 1430.

Solo tenía cuatro marchas, era una verdadera maravilla.

Además el tubo de escape cuando ibas en marchas cortas hacía un ruido ronco que me encantaba sobretodo al subir puertos de montaña.

En fin, más tarde compré un Seat 131, iba muy bien pero para disfrutar conduciendo el 1430 era mucho mejor.

Puntuación 1
#1