Motor

B 842, la larga y tortuosa carretera escocesa que "provocó" la separación de los Beatles

"The long and winding road", una de las últimas grandes canciones de los Beatles, que supuso la chispa que hizo estallar en pedazos a la mejor banda de la historia, está inspirada por la B842, una bellísima carretera del sur de Escocia.

El 31 de enero de 1969, hace ahora justo 50 años, los Beatles volvían al estudio de grabación. Solo había pasado un día desde el famoso "concierto en la azotea", en pleno centro de Londres, en el tejado de la sede de su empresa, Apple Corps, en el que inmortalizaron, entre otras, la mítica "Get Back". Y lo hicieron para realizar la primera sesión de grabación de una preciosa balada, firmada por Paul McCartney (aunque a la posteridad ha pasado, como el resto de composiciones del grupo, con la autoría "Lennon y McCartney).

Sesión de grabación de los Beatles del álbum "Let it be"; Ringo, Paul, George, John... y Yoko Ono

La canción en cuestión se llamaba "The long and winding road", y aunque, como casi todas las canciones de los Beatles, es una oda al amor (o al desamor), está inspirada por la B 842, la carretera secundaria que bordea la península de Kintyre, en el sur de Escocia, donde McCartney poseía una granja (High Park), en la que pasaba largas temporadas junto a su esposa, Linda, con la que se había casado en 1968, y sus hijos.

Paul, junto a Linda McCartney y su perra (a la que dedicó la canción "Martha my dear") en su granja de Escocia

Pero lo que parecía una preciosa balada, una más del edulcorado McCartney (recordemos "Yesterday"), terminó convirtiéndose en una bomba que explotó en las entrañas del grupo y que, a la postre, terminó con la banda más famosa de la historia. ¿Y por qué? Por las luchas internas entre los cuatro miembros de la banda, divididos en dos bandos: McCartney frente a John Lennon, George Harrison y Ringo Starr. Primero, por el nuevo mánager del grupo, Allen Klein (que sucedió a Brian Epstein, descubridor del grupo, y muerto por sobredosis en 1967), al que Paul odiaba. Y después, por el productor fichado por Lennon, el famoso Phil Spector, para "arreglar" el material grabado por los Beatles en 1969, y que terminaría siendo el último álbum publicado por el grupo, "Let it be", en 1970. En los dos siguientes vídeos vemos la "evolución", desde un fragmento de la primera versión, en la que predomina el piano de McCartney, hasta la versión oficial, arreglada por Spector, que todos conocemos.

Y es que Phil Spector, con la bendición de Lennon, cogió la grabación original de "The long and winding road", la del 31 de enero del 69, en la que predominaba el piano de Paul McCartney, y más de un año después, el 1 de abril de 1970, le metió nada menos que una orquesta de 18 violines, cuatro violas, cuatro violonchelos, tres trompetas, tres trombones, dos guitarras y un coro de 14 mujeres. Con ello, la canción alcanzó el tono épico con el que todos la conocemos hoy. De hecho, el single de "The long and winding road" fue la última canción de los Beatles que llegó al número uno en Estados Unidos, en 1970. Aquí tenemos el audio con la versión "clásica"...

El problema es que Spector hizo todos estos cambios por su cuenta, sin la autorización (ni siquiera lo sabía) de Paul McCartney, y con la única presencia "beatle" en el estudio de Ringo Starr. Es fácil suponer que Paul, quien no quería ver ni en pintura a Spector, y prefería mantenerse fiel al productor del grupo de toda la vida, George Martin, entró en ebullición al oír la versión "producida" de su canción. Ciego de ira, McCartney envió una carta a Spector, con copia a los otros tres Beatles, en las que exigía que se retirasen todos los cambios de Spector, y que no "volviera a poner sus manos en su música". Pero John, George y Ringo, mayoría al fin y al cabo, no hicieron caso por una vez a Paul (que se había erigido en el "jefe no oficial" del grupo después de que Lennon estuviera "a otras cosas" tras casarse con Yoko Ono), y pasaron de sus "sugerencias".

El resultado de toda esta movida es que, tan solo diez días del envío de la carta a Spector, Paul McCartney emitió un comunicado público en el que anunciaba que abandonaba los Beatles. El cisma ya era un hecho. La conmoción ante la noticia fue mundial. Nadie podía creer que el grupo que había dominado casi en forma de dictadura el mundo de la música en la década de los 60... muriese de esa forma tan drástica, todavía en pleno éxito.

Spector siguió siendo productor de Lennon tras la separación del grupo; a la derecha, en su juicio en 2007

Evidentemente, la riña por la producción de "The long and winding road" no fue la causa de la ruptura de los Beatles, sino la gota que colmó el vaso. Desde su mayor éxito, "Sgt. Pepper's lonely hearts club band" (1967), los Beatles habían entrado en barrena, no en su calidad musical, pero sí en sus relaciones personales y laborales. La verdadera culpa de la separación del grupo fue la falta de Brian Epstein, el hombre que los descubrió, los mimó y los llevó a la cima, y que no ejerció de "pegamento" entre los cuatro cuando, principalmente Lennon, comenzó a aburrirse del éxito del grupo y se abrió a nuevas experiencias, animado sin duda por Yoko Ono, su segunda mujer, a la que conoció por esa época.

La "carretera culpable" de la separación

La B 842, inspiración de "The long and winding road" ("la larga y ventosa carretera", en traducción literal), es la vía que recorre la mayor parte de la costa de la península de Kintyre, el punto más al sur de Escocia. El final de la B 842, en su vertiente sur, se convierte en un "camino de cabras" que conduce hasta el llamado Mull of Kintyre, un pequeño risco en el que se levanta un faro. Unos bellos parajes sin duda muy valorados por Paul McCartney, pues no solo le sirvió de inspiración para"The long and winding road", sino que le dio pie para escribir otra canción, titulada... "Mull of Kintyre", y que se convirtió en el mayor éxito de su carrera en solitario tras la separación de los Beatles, y con su nuevo grupo, Wings.

Un tramo de la bellísima B 842, la "larga y ventosa carretera"

En 2004, Paul McCartney y Ringo Starr, los dos Beatles que quedaban (y quedan) con vida (John Lennon murió asesinado en 1980 y George Harrison perdió la batalla con el cáncer en 2001) publicaron "Let it be naked", la ansiada edición de "Let it be", el último álbum publicado por los Beatles, sin las orquestas y las fanfarrias de Phil Spector (quien, por cierto, cumple condena desde 2009 por asesinar a su mujer, cumpliendo con su fama de "grillado total" desde los años 50).

Para finalizar, vemos el videoclip oficial de "Mull of Kintyre" (1977), el gran éxito de Paul McCartney con su grupo postBeatles, los Wings, el primer single en la historia que vendió más de dos millones de copias. Una canción también inspirada en el hogar escocés del ya ex Beatle.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.