Motor

¡Vuelve el mítico VW buggy! Pero ahora en versión eléctrica

Lo hemos visto en cientos de imágenes y películas de décadas pasadas navegando por las dunas de las playas americanas. Es difícil no acordarse de ese simpático VW con traje de buggy y alma de 'escarabajo', que nació en la California de los años 60 con la única intención de hacer el papel de vehículo lúdico. Asentado sobre la plataforma del VW Beetle de su época y motorizado con aquel vetusto motor de cilindros opuestos, el buggy se convirtió en símbolo de diversión y libertad al volante.

Hoy, la firma de Wolfsburgo quiere rescatar ese espíritu para trasladarlo al momento actual, con un modelo que veremos muy pronto al descubierto en el Salón de Ginebra (del 7 al 17 de marzo). De momento, nos conformamos con unas imágenes oficiales que dejan entrever sus líneas fundamentales que, por lo que parece, tienen mucho que ver con las de su antepasado: carrocería abierta sin puertas convencionales y cuatro grandes ruedas independientes preparadas para un uso offroad como elementos claramente distintivos. La esencia parece seguir intacta, excepto por el motor, claro.

El nuevo buggy de VW toma como referencia la plataforma modular eléctrica (MEB), de reciente desarrollo y que dará vida a nada menos que 27 modelos del grupo desde ahora hasta el año 2022. Un proyecto ambicioso, en el que también entra en juego este curioso modelo que deja a la vista la flexibilidad de la nueva estructura. Para moverse empleará un propulsor 100% libre de emisiones y una batería, cuyas capacidades aún no han sido desveladas.

Este año, el salón de Ginebra celebra su edición número 89 y será allí donde podamos ver en vivo a este vehículo recreacional que hará crecer la gama VW en su vertiente de eléctricos. El 5 de marzo será el evento de presentación de todas las novedades de la marca alemana.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.