Ecomotor

La AMDA se pronuncia sobre el diésel: pide ser menos alarmista y meditar más las decisiones políticas

Jorge Arenas12/09/2018 - 10:300 comentarios

Si hace unos días ANFAC (Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones) pedía prudencia al Gobierno en sus acciones contra los vehículos diésel, hoy es otra asociación, AMDA, la que hace un análisis sobre el momento actual que viven este tipo de motores y anima a no demonizar y ser "menos alarmistas" a la hora de referirse a ellos y poner en marcha ciertas acciones como la subida de impuestos al gasóleo. AMDA es la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles.

Los diésel no están todos en el mismo saco

Lo primero que pone sobre la mesa es la idea de que un diésel de hace años (pongamos por caso uno anterior al año 2000) no tiene nada que ver en términos de contaminación con uno actual. Las normas europeas han ido obligando progresivamente a cumplir ciertos requisitos hoy son varios los sistemas que se han implementado en los coches para conseguir que un diésel sea lo más limpio posible. Sistemas, como por ejemplo:

- El filtro de partículas, que va instalado en el escape. Filtra los gases de escape mediante una serie de tamices metálicos muy finos, quemando las partículas en suspensión de los gases de escape. Para ello, necesita de una temperatura muy alta para funcionar correctamente, que sólo se alcanza tras varios minutos de funcionamiento.

- La EGR, la válvula de recirculación de gases de escape, también reduce la emisión de partículas contaminantes desde el motor.

- Los diésel más modernos, y fabricados a partir del año 2009, equipan sistemas anticontaminación adicionales. El más conocido es el sistema de inyección de AdBlue sobre los gases de escape. El AdBlue es un líquido sintético que se rocía sobre los gases de escape, reduciendo las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), un compuesto contaminante inherente a la quema del gasóleo. Algunos coches evitan usar el AdBlue y recurren a una trampa de NOx, que viene a ser una versión avanzada de un catalizador.

Pero para que todo funcione correctamente es importante hacer un mantenimiento adecuado. Y así lo advierte Moisés González, presidente de la citada asociación madrileña: "Desde AMDA aconsejamos mantener los coches diésel pertenecientes a las últimas generaciones en concesionarios oficiales, por contener una mayor complejidad y tecnología para las cuales nuestro personal de mantenimiento recibe cursos y formación continua".

"Por ello, sería primordial que en estos motores tan complejos y apretados se respetase de forma escrupulosa los plazos de mantenimiento. El cambio de aceite del motor debe hacerse puntualmente, y no se debe estirar la cita con el taller más allá de los plazos recomendados por el fabricante. Igualmente, es necesario emplear aceite de calidad Premium. Importante es vigilar el AdBlue porque se va consumiendo. También es importante que se mire el buen estado de la EGR y el filtro de partículas".

Por una transición suave sin políticas agresivas

Desde la asociación dejan clara su postura en contra de la futura subida del impuesto al diésel que, dicen, "no debe justificarse por las emisiones contaminantes de éste. Los vehículos nuevos diésel emiten hasta un 84% menos de emisiones contaminantes NOx y un 90% menos de partículas que los vehículos de gasoil con más de 15 años. Una mayor innovación tecnológica ha ayudado progresivamente a disminuir el NOx y las partículas que emiten los motores diésel, igualándolos así a los de gasolina. Las nuevas tecnologías que mencionábamos antes están contribuyendo a que se consigan mayores reducciones. Además, gracias a las mayores exigencias introducidas por los nuevos reglamentos WLTP y RDE, las emisiones de los vehículos cada vez van a ser más bajas.

Insisten la AMDA en que las noticias alarmistas que se escuchan a menudo sobre el diésel lo único que hacen es generar incertidumbre en los consumidores, con un claro perjuicio para concesionarios, fabricantes y ciudadanos que ya tengan un coche diésel o piensen en comparar uno. ¿La solución? "Lo razonable sería que se pactaran unos plazos adecuados y unas políticas no agresivas para que hubiera una transición no forzada hacia una movilidad eléctrica y de bajas emisiones".


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Deja tu comentario

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Comentarios

0

Ver más noticias
Ver más noticias