Motor

Economía/Motor.- EEUU acusa formalmente a Martin Winterkorn por "conspiración y fraude" por el 'dieselgate'

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha confirmado que se ha presentado una acusación formal contra el ex consejero delegado del consorcio automovilístico alemán Martin Winterkorn por "conspiración y fraude" en relación con el caso del software instalado en vehículos diésel y que detectaba el momento en que los modelos estaban siendo objeto de pruebas de laboratorio.

WASHINGTON, 4 (EUROPA PRESS)

El Gobierno estadounidense indicó que la acusación contra Winterkorn, que ejerció la máxima responsabilidad de la compañía hasta septiembre de 2015, está vinculada con un supuesto fraude y conspiración en relación con el "prolongado plan" de la empresa alemana para "engañar" las exigencias en materia de emisiones de los vehículos diésel en Estados Unidos.

Así, se imputa a Winterkorn de cuatro cargos diferentes, el primero de ellos por conspirar con otros ejecutivos y empleados de la empresa "para defraudar a los Estados Unidos, a los clientes de Volkswagen en Estados Unidos y violar la Ley de Aire Limpio al hacer declaraciones falsas a los reguladores y al público sobre la capacidad de los vehículos supuestamente 'diesel limpios' de Volkswagen". Por otro lado, los tres cargos restantes contra Winterkorn están vinculados con un fraude electrónico relacionado con dicho plan.

"Si intentas engañar a Estados Unidos, pagarás un alto precio", subrayó el Fiscal General, Jeff Sessions, al tiempo que señaló que la acusación presentada apunta que el plan para burlar los requisitos legales llegó "hasta la cima de la empresa".

Por su parte, el fiscal Matthew Scheneider aseguró que Volkswagen "engañó a los reguladores y a los consumidores estadounidenses durante años" y calificó como "espantoso" que esta conducta criminal pudiera estar "bendecida" por los niveles más altos de la compañía.

La acusación contra Winterkorn se produce después de que, en septiembre de 2015, saliera a la luz el caso del software ilegal instalado en algunos vehículos diésel. En marzo de 2017, la compañía se declaró culpable de cargos criminales al haber engañado a agencias estadounidenses al instalar un software ilegal en algunos de sus modelos.

Como parte del acuerdo de culpabilidad, Volkswagen aceptó el pago de una multa de 2.800 millones de dólares (2.333 millones de euros al cambio actual), al tiempo que también dos de sus empleados (Oliver Schmidt y James Liang) también se declararon culpables y actualmente cumplen penas de 84 y 40 meses de prisión, respectivamente.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin