Motor

El Vespino cumple 50 años y Madrid lo celebra con una exposición en su honor

Que levante la mano quien no haya conducido un Vespino alguna vez en su vida. O, al menos, quien no haya montado de paquete o, simplemente, conozca a alguien que tenga o haya tenido uno. Efectivamente, el simpático ciclomotor es hoy todo un clásico de la automoción de nuestro país. Un modelo que ha estado presente en multitud de grupos de jóvenes -y no tanto- moteros incipientes, que dieron sus primeros pasos en las dos ruedas motorizadas a lomos de esta máquina de 50 cc que, durante cinco décadas, ha sido sinónimo de libertad y diversión.

Ahora que se cumplen cincuenta años de su nacimiento, Madrid quiere rendir homenaje al Vespino (o la Vespino) con una exposición que se celebrará los días 17 y 18 de febrero en el centro cultural José Luis López Vázquez, ubicado en el barrio de San Blas, donde se encontraba la antigua fábrica de MotoVespa.

Cabe señalar que, pese a la vinculación de MotoVespa con Piaggio (la casa matriz), el Vespino se diseñó y fabricó por completo en Madrid, aportando soluciones innovadoras como el sencillo bastidor de tubo de sección cuadrada o la tapa basculante que cubría el motor y el depósito de gasolina, que lo convertían en un vehículo de gran limpieza. También era muy moderno el motor monobloque con transmisión automática por variador, que es un recurso empleado en la actualidad en cualquier scooter y moto de ciudad.

El Vespino, además, aportaba soluciones de la Vespa como el manillar carenado con el faro que cubría todos los cables eléctricos y de transmisión, la admisión por válvula rotativa, y el sistema de rueda trasera desmontable con cuatro tornillos sin emplear cadenas de transmisión. Todo ello dio como resultado una solución urbana de dos ruedas, que podía funcionar como moto o como bici con sus pedales, totalmente práctica por su delgadez y ligereza, y tan económica como robusta en su uso diario.

Los días 17 y 18 de febrero se podrá visitar la exposición en la sala central del centro cultural de San Blas, situado en la calle Febrero, número 4. Habrá 30 modelos expuestos, entre Vespinos y derivados, pertenecientes al periodo comprendido entre los años 1968 y 2000. A esto se sumarán un par de actividades: la primera de ellas es una presentación con fotos y vídeos de la historia de este icónico modelo, que se proyectará el sábado a las 11 horas; la segunda es una marcha que irá desde este centro hasta las antiguas instalaciones de MotoVespa, a la que se prevé acudan unas 120 motos, entre Vespas y Vespinos. Esta rodada tendrá lugar el domingo a las 10 horas.

La entrada al evento es gratuita y los horarios son de 9 a 22 horas el sábado (de 14 a 15h cerrado) y de 9 a 14h el domingo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin