Ecomotor

Peugeot en el Dakar: del 205 de Ari Vatanen al 3008 de Carlos Sainz

Jorge Arenas29/12/2017 - 10:130 comentarios

Sólo faltan unos días para dar el banderazo de salida a la edición número 40 del Rally Dakar, la prueba más difícil a la vez deseada de las competiciones de motor offroad. Una lucha en la que hombre y máquina se ponen a prueba en cada etapa con el único objetivo de llegar a la meta -la mayoría- y en los puestos de cabeza -sólo los mejores pilotos-.

Peugeot es una firma vinculada a esta prueba deportiva desde hace 30 años, cuando el gran Ari Vatanen llegó victorioso al lago rosa a bordo de su Peugeot 205 T16 en el año 1987. Desde entonces, han sido seis las veces que la firma francesa ha terminado el rally en el primer cajón del podio, cuatro de ellas en el Dakar africano y dos en el más reciente Dakar americano. Tras el triunfo de Vatanen, los héroes de Peugeot fueron Juha Kankkunen en 1988 (Peugeot 205 T16), de nuevo Vatanen dos veces consecutivas en 1989 y 1990 (esta vez con el Peugeot 405 T16) y Stéphane Peterhansel en 2016 (Peugeot 2008 DKR) y 2017 (Peugeot 3008 DKR).

Tras siete participaciones oficiales en esta prueba, la marca del león suma ya seis victorias absolutas y 65 triunfos de etapa tras completar más de 48.125 km en carrera en el noroeste de África, entre los años 1987 y 1990, y otros 27.817 km en las ediciones del Dakar americano entre los años 2015 y 2017. A continuación repasamos, año a año, las victorias dakarianas de Peugeot.

1987: un estreno soñado

La historia oficial de Peugeot en el Dakar comenzó el 1 de enero de 1987, en París. Desde la capital francesa arrancó la séptima edición del Dakar, "París-Argel-Dakar", a la que Peugeot acudió con un potente equipo. Esta escuadra estaba formada por tres Peugeot 205 Turbo 16 y un excelente plantel de pilotos: el Campeón del Mundo de Rallyes, Ari Vatanen; Shekhar Mehta, cuatro veces ganador del Rally Safari, y el rallyman italiano Andrea Zanussi. Peugeot domino la prueba de principio a fin alternándose Mehta con Vatanen, que finalmente se impuso en el Lago Rosa.

1988: la aventura más dura

El Dakar se hace cada vez más difícil y su leyenda se agiganta. Peugeot compitió en esta edición con los nuevos Peugeot 405 Turbo 16, en manos de Vatanen-Berglund y Kankkunen-Piironen; y dos Peugeot 205 Turbo 16, pilotados por Pescarolo-Fourticq y Ambrosino-Guehennec. Esta edición pasó a la historia por su extrema dureza: de los 603 participantes solo 151 llegaron a meta, siendo Juha Kankkunen el vencedor de la prueba.

1989: dominio y moneda al aire

Con un cambio de recorrido, Peugeot repitió fórmula y afrontó el "París-Túnez-Dakar" con un equipo mixto, compuesto por dos Peugeot 405 Turbo 16, pilotados y por Vatanen-Berger e Ickx-Tarin; y dos 205 Turbo 16, con Fréquelin-Fenoui y Wambergue-Guéhennec al volante. La prueba fue una dura batalla entre Ickx y Vatanen hasta que Jean Todt, el jefe de equipo, puso orden con el famoso lanzamiento de una moneda al aire que decidió la victoria en favor de Ari Vatanen. Eso sí, el desenlace de la prueba no estuvo exento de emoción cuando Vatanen tuvo problemas de navegación en las últimas etapas.

1990: victoria y punto y aparte

La cuarta participación en el Dakar ponía punto final a esta primera etapa africana, y la marca del león literalmente arrasó, consiguiendo un espectacular triplete con Vatanen/Berglund, Waldegard-Fenouil y Ambrosino-Baumgartner copando las tres plazas del podio tras ganar 15 de las 20 etapas del recorrido. Peugeot había dominado con mano de hierro una competición desarrollada en las condiciones más extremas, demostrado la calidad, tecnología y fiabilidad de sus modelos.

2015: la llamada del desierto

Peugeot volvió al Dakar 25 años después de su última participación, y lo hizo con el nuevo Peugeot 2008 DKR y una formación de pilotos estelar: Carlos Sainz, Stéphane Peterhansel y Cyril Despres. Con este espectacular prototipo de dos ruedas motrices y 340 CV, el objetivo de ganar experiencia en los caminos de Argentina, Bolivia y Chile. Esta vez no hubo victoria, pero dos de los tres Peugeot 2008 DKR llegaron a meta y el equipo acabo bien engrasado para afrontar futuros retos.

2016: tres Peugeot en el podio

En esta edición se reforzó el equipo con la inclusión de un cuarto coche, pilotado por Sebastien Loeb y Romain Dumas, que se sumaba a los de Carlos Sainz, Stéphane Peterhansel y Cyril Despres. El Peugeot 2008 DKR también sufrió una profunda renovación para mejorar su comportamiento, prestaciones y fiabilidad. La carrera fue muy dura y tremendamente competida, y finalmente fue el experimentado Stéphane Peterhansel quien volvió a poner a la marca del león en lo más alto del podio del Dakar. Era la quinta victoria de la marca en el Dakar y la primera de este nuevo ciclo.

2017: Monsieur Dakar

Treinta años después de su primera victoria, Peugeot volvió a reinar en el Dakar, y lo hizo a lo grande. Se compitió con el Peugeot 3008 DKR, un coche muy mejorado con profundas evoluciones en motor, suspensión y aerodinámica. La formación de pilotos seguía siendo de lujo: Sainz-Cruz, Peterhansel-Cottret, Loeb-Elena y Despres-Castera. Los resultados fueron casi perfectos, con un triplete conquistado por Peterhansel, Loeb y Despres, que subieron por ese orden al podio. Era la sexta victoria para la marca en la carrera más dura del mundo y el segundo triplete en la historia del Dakar Solo Carlos Sainz tuvo que abandonar por accidente.

Ante el Dakar 2018, Peugeot vuelve a reunir un cuarteto de ensueño formado por Sainz, Peterhansel, Loeb y Despres. Para enfrentarse al reto de alzarse con la séptima victoria de la marca en esta prueba mítica, contarán con el Peugeot 3008DKR Maxi, con el que defenderán el título, y el triplete, logrados en la pasada edición.

El Peugeot 3008DKR Maxi es fruto de un año de pruebas y desarrollo, que han buscado optimizar las prestaciones en terrenos tan difíciles como las pistas, las dunas y los obstáculos de las zonas más áridas de Sudamérica. Peugeot Sport ha introducido avances en las suspensiones para repetir la hazaña de ganar el Dakar con un vehículo de dos ruedas motrices.

¿Será este el año de Carlos Sainz? Cualidades, desde luego, no le faltan. Y montura, tampoco. Quizá un empujón de buena suerte pueda esta vez hacerle llegar a meta sin contratiempos. Permaneceremos atentos desde el día 6 de enero.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios

0

Ver más noticias
Ver más noticias