Motor

Descuentos en restaurantes a cambio del carnet: la medida de Japón para apartar a los ancianos de la carretera

El número de accidentes de tráfico en los que se ven involucrados ancianos está aumentando con el paso de los años en Japón, una tendencia que quieren revertir de una manera muy particular: ofreciendo descuentos en restaurantes para aquellas personas mayores de 74 años que renuncien a su carnet de conducir.

Esta iniciativa, propuesta la semana pasada en la prefectura de Aichi, en el centro del país, se llevará a cabo después de que las autoridades pertinentes hayan alcanzado un acuerdo con la cadena de restaurantes Sugayika. De esta forma, se concederá un 15% de descuento válido para los 176 locales con los que cuenta en sopas de fideos Ramen a las personas de 75 años o más que a cambio entreguen su permiso de circulación.

La medida se ha desarrollado después de que el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, pidiese incrementar las medidas de prevención de seguridad después de que los accidentes en los que se han visto envueltos personas mayores hayan aumentado de forma considerable.

Según informa The Guardian, los accidentes con personas de 75 años o mayores como protagonistas han pasado de significar el 7,4% del total a un 12,8% en diez años. Una posible causa de dicho incremento es el rápido envejecimiento de la población, pues el número de ancianos con licencia de conducir ha pasado de ser 2,4 millones en 2005 a 4,8 millones en la actualidad. El total de personas con carnet en Japón ronda los 65 millones.

Este no es el primer incentivo que llevan a cabo persiguiendo reducir el número de conductores mayores en el país asiático, pues se aplican descuentos en baños públicos, peluquerías o en los servicios de taxi, lo que ha provocado que 12.000 personas hayan devuelto su carnet. Asimismo, en Tokio se concede lo que se conoce como "certificado de graduación" a los conductores que hayan pasado décadas al volante y que entreguen su carnet, lo que se les recompensa con descuentos para las tarifas de taxis y autobuses.

Medidas como estas favorecieron que 270.000 personas dejasen de conducir el año pasado en Japón, no obstante, es una cifra demasiado pequeña teniendo en cuenta que se trata de una población de 127 millones de habitantes. Por ello y a fin de acelerar el proceso -se prevé que para 2060 la población haya aumentado un 40%-, desde el próximo mes de marzo todos los ancianos que sean parados por cometer alguna infracción de tráfico o muestren signos de pérdida de memoria, alteraciones del juicio o síntomas de demencia -4,6 millones de japoneses lo padecen- durante los controles rutinarios serán derivados al doctor y se les retirará el permiso de circulación.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
No ha sido posible realizar el purgado