Motor

¿Coches fabricados con impresión 3D? El caso del Strati proyecta un camino lento

El futuro de la producción en el sector del automóvil pasa por la impresión 3D. De hecho, algún fabricante ya incorporan esta técnica a la elaboración de componentes de sus coches. Pero nadie en la industria ha llegado tan lejos como la compañía Local Motors con el proyecto Strati, el primer vehículo fabricado en 3D capaz de rodar.

Para el ensamblaje de su primera unidad se necesitaron 44 horas de trabajo de impresión de las distintas piezas (apenas medio centenar de ellas, frente a los miles de que se suelen componer los automóviles convencionales) y dos días de montaje de estas.

El Strati no fue el primer coche en 3D pero sí fue el primero en demostrar que funcionaba, lo cual abrió la expectativa de un futuro (no cercano, aún tienen que pasar varios años hasta que se abaraten los costes de esta técnica y el tiempo que requiere su proceso) en la que cualquiera con una impresora 3D pudiera fabricar su propio vehículo a partir de una plantilla modelo.

Otra cuestión es hasta qué punto son seguros los coches fabricados por 3D. En el caso del Strati, que en su origen contaba con 200 kilómetros de autonomía gracias a un motor eléctrico de solo 17 caballos, su carrocería está hecha a base de plástico, lo que sin duda limitaría su uso a distancias cortas y bajas velocidades (el modelo de Local Motors solo llega a los 65 km/h).

En cualquier caso, los fabricantes automovilísticos, que en un primer momento podían haber visto la impresión 3D como una seria amenaza a su negocio, han optado por investigar sobre esta tecnología para llevarla a su terreno, por lo que pronto podrían surgir más avances que dieran más sentido a un futuro de coches fabricados con esta técnica.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0