Motor

Coches robots, impresión 3D, drones... Una mirada al futuro del automóvil

DAIMLER

17:35:14
50,680
-0,90%
-0,460pts

Gottlieb Daimler inventó el automóvil hace 129 años a las afueras de las ciudad de Stuttgart. Hoy, en esa misma ciudad, un equipo de ingenieros del grupo automovilístico alemán que lleva su nombre, obligados por su historia (y por la presión de nuevos agentes como Google), se esfuerza en desarrollar una visión de futuro para el sector.

En un momento en que ya se sabe que a medio plazo las personas no tendrán por qué conducir automóviles, el staff de Daimler dedicado a inventar la movilidad del futuro va más allá de los llamados coches autónomos: desde las redes de coches compartidos en las megaciudades a la impresión 3D de piezas de automoción, drones de reparto de paquetes o coches sin conductor tan confortables como un salón de lujo.

Revisar el concepto del automóvil se ha convertido en una necesidad para Daimler, como para otras muchas firmas automovilísticas, a medida que cada vez más conductores empiezan a cuestionar el modelo tradicional de propiedad individual de un vehículo. Los cambios puestos en marcha por nuevos agentes como Google, Uber o Tesla Motors obligan a Daimler a reaccionar y a hacer predicciones sobre el futuro de la movilidad.

"Como inventores del automóvil, asumimos nuestro rol en la reinvención del coche del futuro", aclara el consejero delegado de Daimler, Dieter Zetsche. El cambio se está acelerando, añade, y los automóviles en el futuro "se diferenciará de forma más acentuada de los vehículos de hoy en día que lo ocurrido en los últimos diez o 20 años".

La automovilística que tiene bajo su paraguas a marcas como Mercedes-Benz o Smart tiene un lugar único en la industria automotriz. Daimler hace casi todo que tenga ruedas y un motor, incluyendo automóviles de pasajeros, camiones de reparto y autobuses urbanos. Los tres puntos de la estrella de Mercedes-Benz, de hecho, representan el triple objetivo de los fundadores: la motorización de tierra, mar y aire.

Sin embargo, la relación de la empresa con su negocio clave de automóviles ha estado en constante cambio en las últimas décadas. Trató de convertirse en un grupo de tecnología diversificada con adquisiciones en la electrónica y la aviación en la década de 1980, lo cual fue seguido por el nefasto esfuerzo para convertirse en un grupo global de automóviles, con la fallida fusión con Chrysler 1998 como mejor exponente.

Una división para crear ideas

Bajo el mandato de Zetsche, quien se convirtió en CEO en 2006 y también supervisa la división de automóviles de Mercedes, la compañía ha vuelto a sus raíces de automoción. Ya entonces, Zetsche vio que el mundo del automóvil estaba cambiando. "Se dieron cuenta de que tenían que hacer algo y de que no es suficiente ofrecer coches con una estrella en el capó", afirma Frank Biller, analista en Stuttgart para LBBW.

Zetsche creó un grupo de expertos en 2007 y le dio una licencia para probar nuevas ideas, más allá del éxito que cada una pudiera conllevar, en unas oficinas a muy poca distancia de la sede de la compañía Stuttgart, rodeado de calles con nombres de los padres fundadores de Daimler, Wilhelm Maybach y Carl Benz. "Soy muy optimista sobre el futuro, siempre y cuando seamos nosotros los que tienen las ideas y estemos trabajando para hacer las visiones realidad", declaraba Zetsche en el Consumer Electronics Show en Las Vegas el mes pasado.

De ese grupo de expertos, han salido ideas como el famoso programa de carsharing Car2Go. En 2008, un año después de su fundación, el equipo presentó lo que sería su primer gran éxito: un proyecto de coche compartido que a día de hoy se extiende por 30 ciudades de Europa y Norteamérica y cuenta con más de un millón de usuarios. En 2015, comienza a expandirse por China, en una prueba definitiva para comprobar si los consumidores de mercados automovilísticos en desarrollo están dispuestos a pagar por uso en lugar de poseer un vehículo propio.

Car2Go ayudó a aumentar la credibilidad de Daimler, dice Wilfried Steffen, quien asumió el liderazgo del grupo de expertos en 2011, y que dirige el trabajo en unas oficinas al más puro estilo Google, futbolines incluidos, para dar rienda suelta a la creatividad. "Este trabajo puede ser mucho más exigente que mi antiguo trabajo, donde tenía objetivos claros como la cuota de mercado o la satisfacción del cliente", explica Steffen, exjefe de ventas de Mercedes-Benz en Reino Unido "Hoy en día, me siento literalmente, delante de un papel en blanco con una caja al lado de ella ".

Drones, coches autónomos...

Del grupo de expertos, cuyo laboratorio de ideas, que también ha sufrido algún fracaso que otro, genera entre cinco y seis nuevas empresas cada año, también han salido algunos conceptos embrionarios cuyo éxito dependerá de su desarrollo. Por ejemplo, los drones como opción de reparto para los camiones autónomos con los que ya ha experimentado Mercedes-Benz en su intención, precisamente, de automatizar el transporte.

Aunque el uso de drones para reparto es una vía ya explorada por Amazon, sus aviones sin piloto constituyen un interesante punto de partida para una empresa a la que hoy se conoce en gran parte por la fabricación de vehículos terrestres. Daimler, además, también está ya experimentando con camiones grandes y equipos de perforación que pueden conducirse a sí mismos.

Aunque el grupo de reflexión no diseña los coches, sí ha sido decisivo en la concepción del reciente prototipo de coche autónomo de ultralujo Mercedes-Benz F 015. Este vehículo presentado en enero en el Salón de Detroit, está llamado a proyectar la movilidad del futuro cuando no sea necesario conducir los coches en que viajemos: estos deberían ser entonces un tercer espacio a caballo entre el trabajo y el hogar, donde poder aprovechar mejor el tiempo que se emplea en los desplazamientos largos de las grandes ciudades.

No están solos

Pero, aunque pudiera parecer que Daimler lidera la carrera por encontrar los patrones de la movilidad del futuro, lo cierto es que la automovilística de Stuttgart está luchando con los mismos problemas que el resto del sector. "Seguramente habrá más cambios en la industria automotriz en los próximos cinco o diez años que en los últimos 50," decía María Barra, CEO de General Motors en el Foro Económico Mundial el mes pasado.

BMW, por poner otro ejemplo, también creó su propio grupo de expertos en 2007, del cual nació la submarca i, famosa hoy por el eléctrico i3 y el híbrido enchufable i8. O Ford, que ha sido el último en sumarse a esta tendencia con la apertura de un nuevo centro de investigación el mes pasado en Palo Alto, California, para acercarse a las ideas del sector tecnológico, en convivencia con empresas como Google y Apple.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

que viene, que viene!
A Favor
En Contra

que viene jack el pene

Puntuación 0
#1