Motor

Apunten este nombre como gran favorito al Mundial de Fórmula 1: Max Verstappen, líder absoluto

  • Hamilton solo pudo ser cuarto, y como no espabile se despide de su octavo Mundial
  • Sainz, quinto, y Alonso, décimo, volvieron a hacer una gran carrera
Max Verstappen, dominador absoluto del Mundial 2021 de Fórmula 1.

Max Verstappen, si no era lo suficentemente favorita para terminar con la era de Lewis Hamilton en el Mundial de Fórmula 1, gana en Austria su tercer Gran Premio seguido (el quinto de nueve en 2021), y ya le saca 32 puntos de ventaja al británico, bastante más que una carrera.

Max Verstappen (Red Bull) ya gana de todas las formas posibles. En el caso del Gran Premio de Austria, en la segunda carrera consecutiva en el Red Bull Ring, el circuito donde su equipo corre en casa, el neerlandés ganó de calle la clasificación el sábado, y venció de gran avenida en la carrera, líder de principio a fin, con una ventaja de más de diez segundos sobre Valtteri Bottas (Mercedes), que bien podría haber superado el medio minuto. ¿Y por qué? Porque un sobrado Verstappen se permitió el lujo de cambiar las ruedas a pocas vueltas del final para afianzar la vuelta rápida de los 20 pilotos, que le otorga un punto más para su casillero.

Por tanto: Verstappen, 25+1 puntos; Hamilton, solo 12. Porque el británico no es que no pudiera ser segundo. Es que ni siquiera fue tercero, pues terminó por detrás de su compañero de equipo, Bottas, y de su compatriota Lando Norris (McLaren), que confirmó el domingo su gran fin de semana, pues el ex compañero de Carlos Sainz fue segundo en la clasificación, puesto que hubiera repetido en carrera si no hubiera tenido que sumar cinco segundos de penalización por haber sacado del asfalto a Sergio Pérez (Red Bull) en las primeras curvas de la carrera.

Tras el maratón de las tres últimas carreras, disputadas las tres últimas semanas, Lewis Hamilton no es que lo tenga negro: lo tiene negrísimo (y no es un juego de palabras por el color de su piel). Porque si hace tres carreras el británico solo estaba cuatro puntos por detrás del de Países Bajos en la clasificación del Mundial, Hamilton se marcha de la doble cita en Austria más el G.P. de Francia a nada menos que 32 puntos de Verstappen. Pero es que además no se ve solución para darle la vuelta a la tortilla. Red Bull es mejor que Mercedes el sábado y el domingo. Y Pérez demuestra ser mucho más apoyo para Verstappen que Bottas para Hamilton, que ayer incluso tuvo que dejarle pasar para no perder más puntos en el Mundial de Escuderías.

Ahora, merecido descanso de dos semanas... pero llega el G.P. de Gran Bretaña, llega Silverstone, la casa de Hamilton, que lo último que querrá es seguir haciendo reverencias a Verstappen delante de los suyos. El sueño del octavo Mundial está cada día más lejos. Pero no está perdido, y Hamilton hará lo imposible para volver a su posicón 'natural' en gran parte de la última década: lo más alto del podio.

Sainz y Alonso, de nuevo, notables altos

Y en cuanto a los nuestros, aunque nos tengamos que conformar con poco, todo un gustazo verles luchar hasta el final, con coches que desde luego no son de los mejores de la parrilla, pero a los que tanto Carlos Sainz como Fernando Alonso rebañan todo el helado del fondo. El madrileño, que una vez más no tuvo un buen sábado (el Ferrari, a pesar de las dos poles recientes de Leclerc, sigue fracasando los sábados), partía en décima posición, y aunque perdió hasta tres posiciones en la salida, una vez más Sainz demostró que es un 'piloto diésel', y fue poco a poco, partido a partido, ganando pequeñas batallas. Para ocupar una brillántísima quinta posición, tras adelantar en pista a Daniel Ricciardo (McLaren) en la última vuelta. Y, lo que es aún mejor, volviendo a terminar por delante de su compañero rojo, Charles Leclerc, que tras nueve carreras tan solo le saca dos puntos a Carlos en la clasificación del Mundial (Leclerc, sexto, 62 puntos; Sainz, séptimo, 60 puntos).

Y nuestro otro piloto, Fernando Alonso, terminó en una más que meritoria décima posición. Y muchos se preguntarán "¿meritorio un décimo puesto?". Absolutamente sí. Porque Fernando tuvo la perra suerte el sábado de encontrarse a un Vettel, más perdido que nunca, que le arruinó la clasificación en la última curva de la Q2. El alemán, que ya se dirigía a box, no se enteró ni por la radio ni por los retrovisores de que Fernando venía por detrás como un cohete para meterse en la Q3. Se puso en medio de la pista, Fernando tuvo que frenar, y lo que podía haber sido un quinto o sexto puesto en parrilla, se convirtió en un décimocuarto. Vettel tuvo su sanción de tres puestos en parrilla, pero, en palabras de Fernando: "se ha terminado nuestro fin de semana".

Nada de eso. Para cualquier otro piloto sí se hubiera terminado, pero Alonso, todo un bicampeón del mundo, volvió a ponerse el mono de la humildad, y el del luchador infatigable, y tras perder un puesto en la salida, inició una nueva travesía del desierto, sin prisa (por el mediocre Alpine que conduce) pero sin pausa, para conseguir un décimo puesto que llegó, al igual que Carlos, tras un gran adelantamiento al final, en este caso al Williams de George Russell.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin