Motor

Hamilton no puede con Verstappen: el cambio de ciclo en el Mundial está cada carrera más cerca

  • Ya son 19 los puntos de ventaja entre el de Red Bull y el de Mercedes
  • Sainz, sexto, y Alonso, noveno, aprobaron con notable el G.P. de Estiria
Max Verstappen, carrera a carrera, se está convirtiendo en el gran dominador de la Fórmula 1

Segunda victoria consecutiva de Max Verstappen y cuarta también consecutiva de Red Bull, que cada carrera que pasa va haciendo más visible el "sorpasso" sobre una Mercedes que, tras ganar los últimos siete Mundiales, no sabe cómo meter mano a Red Bull.

El neerlandés Max Verstappen ganó de principio a fin el Gran Premio de Estiria, disputado en el Red Bull Ring austriaco, el circuito donde su equipo ejerce de "local". Tras conseguir una pole muy fácil el sábado, "Mad Max" no tuvo problemas para mantenerse delante de Lewis Hamilton en la salida, y a partir de ahí, pan comido.

Mercedes en general y Hamilton en particular se están malacostumbrando a circular siempre con el culo de Verstappen por delante, y eso es algo a lo que no están acostumbrados en el equipo alemán, y además parece que no están preparados para gestionar. El británico, como siempre, lo da todo, se ve que no ahorra nada en su carrera particular por ganar su octavo Mundial, y así convertirse en el más laureado de la historia, por delante de Michael Schumacher. Y sintomático es el hecho de que, a día de hoy, la impotencia de Hamilton le lleva a la "humillación" de arañar un punto, el que se otorga a la vuelta más rápida de la carrera, con la maniobra de cambiar las ruedas a una vuelta del final para, con el coche descargado de gasolina, con ruedas nuevas y con ventaja suficiente para no poner en peligro la segunda posición. Quién te ha visto y quién te ve, heptacampeón del mundo.

Max Verstappen cruza en solitario la línea de meta del Red Bull Ring, en el G.P. de Estiria

Medidas de crisis en Mercedes porque... no hay forma. Hasta el momento, tras capear el "temporal" de las cuatro primeras carreras, que se saldaron con tres triunfos de Hamilton, Verstappen y Red Bull están sacando nota en el complicado máster de terminar con la dictadura de Mercedes en la última década. Y, lo peor de todo, es que a Hamilton se le empieza a notar la impotencia y la desesperación. En la carrera de Estiria, cuando tras visitar ambos los boxes para el único cambio de neumáticos a mitad de carrera, y cuando parecía que Hamilton le iba recortando décima a décima una ventaja que nunca bajó de cuatro segundos, Lewis se sinceraba por la radio con un "y si le alcanzo, ¿por dónde le paso?". Porque Verstappen y su equipo están demostrando que llevan varios años preparándose para este momento en que, por fin, tuvieran un monoplaza al menos al mismo nivel de Mercedes. Y cuando este momento ha llegado, piloto y equipo están funcionando como un engranaje bien lubricado, y en todo momento (entrenamientos, clasificación, salida, excepto en Francia, estrategia y paradas en boxes) Red Bull está aprovechando la oportunidad.

Aunque, en esta ocasión, Sergio Pérez no pudo ayudar a Verstappen tanto como quisiera. Porque aunque el mexicano no tardó en ganar una posición y ponerse tercero en la primera fase de la carrera, una "prolongada" estancia en boxes de más de cuatro segundos dio con sus huesos detrás del compañero de Hamilton, Valtteri Bottas, que carrera a carrera demuestra, de todas formas, que está más fuera que dentro de Mercedes.

Sainz y Alonso, notables

En cuanto a los españoles, notable la carrera de Carlos Sainz, que tras un sábado decepcionante, en el que no pudo alcanzar la Q3, en carrera sin embargo, como una hormiguita, fue poco a poco, saliendo de la undécima posición, escalando posiciones para conseguir una más que meritoria sexta posición, con el añadido de terminar una posición por delante de su compañero en Ferrari, Charles Leclerc.

Fernando Alonso, carrera tras carrera, demuestra que está mil metros por encima de su coche. Tras una gran clasificación, metiéndose en Q3 y saliendo octavo, fue a su ritmo, con pequeñas batallas personales, adelantando y siendo adelantado en la zona media, para terminar solo una posición más atrás, noveno. Y, otra vez, y empieza a ser lo habitual, por delante de su compañero de equipo, Esteban Ocón, que ya la pifió en clasificación al no meterse ni siquiera en la Q2. La legión de envidiosos detractores del asturiano, que vociferaban que el bicampeón estaba acabado cuando Ocón le superó en las primeras carreras, están ahora muy calladitos cuando, tras adaptarse a un difícil Alpine, Alonso ha cumplido con la lógica, y ya supera a su compañero en todos los apartados.

Y ahora, al contrario de lo que se decía en aquellos dibujos animados, "esto no es todo, amigos", porque el Gran Circo completa sus tres semanas locas la semana que viene, cuando se vuelve a repetir circuito, el Red Bull Ring, ahora en el Gran Premio de Austria. Con los 20 puntos que le saca ahora mismo Verstappen a Hamilton, es el momento perfecto para superar la barrera psicológica de los 25, que dan una carrera de ventaja en la lucha por el título. Visto lo visto, es lo más predecible.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin