Motor

Verstappen-Hamilton: el duelo por fin está servido en una Fórmula 1 más emocionante que nunca

  • El neerlandés ganó el G.P. de Reggio Emilia, mientras el británico fue segundo
  • El campeón del mundo tuvo un fallo por primera vez en tres años que le obligó a remontar
  • Carlos Sainz terminó en quinta posición, mientras Alonso no pasó del undécimo
Verstappen se 'merienda' a Hamilton en la salida del G.P. de Reggio Emilia (Foto EFE)

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) ha ganado la segunda carrera del Mundial 2021 de Fórmula 1, por delante de un Lewis Hamilton que cometió su primer error en tres años... pero sigue líder.

Una cosa está clara: el Mundial 2021 no será un monólogo de Mercedes y de Lewis Hamilton. El heptacampeón inglés, que ha ganado a lomos del monoplaza alemán seis de los últimos siete mundiales de F1, tendrá que currárselo mucho este año si quiere superar a Michael Schumacher en el historial del Gran Circo. Porque por fin tiene rival: se llama Max, se apellida Verstappen y tiene mucha, mucha hambre.

El G.P. de Reggio Emilia, en el mítico circuito de Imola, fue tan caótico como se podía suponer con la lluvia caída en las horas previas a la carrera. De hecho, hubo dos carreras. En la primera, Max Verstappen hizo una salida espectacular para, desde la tercera posición, pasar a su compañero de equipo, el mexicano Sergio Pérez, y a un Lewis Hamilton que no está acostumbrado a ver cómo le pasan por encima. Pero así ocurrió. El neerlandés ya no abandonó el liderato en toda la carrera, entradas en pit-lane aparte.

Y así fue transcurriendo la carrera, hasta que en la vuelta 32 la carrera se volvió para Mercedes tan negra como el color de sus monoplazas. Primero, porque Lewis Hamilton, que cabalgaba en segunda posición, pero que estaba adelantando a varios doblados, cometió un error de circular por un tramo de la pista mojado, el coche le patinó y terminó haciendo una excursión por la grava hasta el muro, donde un pequeño golpe le averió un alerón. Tras dar marcha atrás y volver a la pista, el británico se dirigió a boxes para cambiar el alerón dañado, con la carrera casi perdida, si no ocurría un milagro.

Y ocurrió el milagro. En la vuelta siguiente, gracias a un violento accidente del británico Russell, que se llevó por delante al compañero de equipo de Hamilton, el finlandés Bottas, sembrando la pista de piezas y trozos de coche, que obligaron a sacar la bandera roja, y por tanto carrera suspendida.

Verstappen, en el podio de Imola; este puede ser por fin el gran año del piloto neerlandés

Gracias a esta suspensión, y la posterior salida lanzada, Hamilton, que partía de la novena posición, se fue merendando uno a uno a los rivales, hasta que al final logró terminar segundo, a mucha distancia de un Verstappen que se sacó la espina de su casi victoria en la primera prueba, en Baréin. Sin embargo, la vuelta rápida lograda por Hamilton en Imola le dio un punto extra que le sirve para mantenerse como líder en solitario de un Mundial que, repetimos, tiene toda la pinta de ser mucho más emocionante que los siete anteriores.

Sainz, quinto; Alonso, undécimo

La tercera posición fue para un Lando Norris (McLaren) que demuestra día a día que puede ser otro de los grandes pilotos del futuro. Y detrás, el dúo de Ferrari: Leclerc por delante de un Sainz que mantuvo una gran regularidad en un Gran Premio tan accidentado, y que ya es sexto en el Mundial.

Fernando Alonso, por su lado, poco pudo hacer con un coche que decididamente es el séptimo coche de la parrilla, solo por delante de los Alfa Romeo, los Williams y los Haas. Aún así, su undécima posición le dejó a una sola plaza de conseguir sus primeros puntos en el Mundial. Al menos, no se le coló esta vez ninguna bola de papel de aluminio en el coche que le arruinara la carrera, como sucedió en Baréin.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin