Motor

La rentabilidad de los concesionarios en el primer trimestre cayó por primera vez en siete años

  • Las ventas de vehículos aportaron el 43,5% de la rentabilidad y la posventa el 56,5%

El confinamiento provocado por la pandemia de coronavirus ha provocado que la rentabilidad de los concesionarios en el primer trimestre del año haya caído un 0,56% en tasa interanual, lo que supone el peor arranque de año desde 2013, según el Informe de Rentabilidad de las Redes de Distribución elaborado por Snap On para la patronal de vendedores Ganvam.

De esta forma, el parón de la actividad registrado a partir del 14 de marzo terminó de lastrar el resultado trimestral de las redes, que ya había perdido fuelle antes del decreto del estado de alarma debido al menor dinamismo del mercado.

De hecho, las matriculaciones comenzaron el ejercicio con la misma tónica con la que acabaron 2019 y registraron caídas del 7,6% en enero y del 6% en febrero, acumulando un descenso del 30% en el trimestre, tras el desplome de casi el 70% de marzo.

Como consecuencia, al hacer un análisis por áreas de actividad, las ventas de vehículos aportaron el 43,5% de la rentabilidad al concesionario en el primer trimestre, lo que supone ceder 4,2 puntos porcentuales con respecto al mismo periodo del año pasado (49%). El terreno perdido lo ocupa la posventa, cuya contribución al resultado del concesionario fue del 56,5% hasta marzo, frente al 51% del primer trimestre de 2019, principalmente por la mejora del departamento de recambios.

Mientras que el departamento de ventas tuvo que echar el cierre por completo como consecuencia del estado de alarma, el de posventa mantuvo servicios mínimos para poder garantizar la asistencia a vehículos esenciales. De ahí, que la rentabilidad del área de carrocería cayera casi seis puntos hasta situarse en el 9,9%, frente a la leve subida (0,7 puntos) registrada en la de mecánica, que alcanzó el 11,9%.

En cuanto a la facturación, el parón comercial redujo al 82,3% la aportación del área de ventas -1,7 puntos menos- siendo el departamento de vehículo de ocasión el que registró mejor comportamiento. De hecho, en los tres primeros meses del año se vendieron 2,2 vehículos usados por cada nuevo. La posventa, por su parte, aportó a la facturación un 17,7%, frente al 16% del mismo periodo de 2019.

El presidente de Ganvam, Raúl Palacios, ha asegurado que "la caída se acentuará, máxime cuando los gastos han disparado su peso en la facturación como consecuencia de que los concesionarios han hecho un esfuerzo titánico invirtiendo en herramientas digitales para subirse al teletrabajo o en adaptación y protección de espacios para garantizar la seguridad de trabajadores y clientes en un momento como este".

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 3
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

La pu*etera VERDAD
A Favor
En Contra

¿Y qué esperan si tienen unos precios desorbitados y obigando al personal a financiar si quieren "pseudo-descuentos" ?

Fui a mirar un coche más pequeño para sustituir el mío que tiene ya 15 años y lo que encontré fue desolador.

Por un coche que no llega a los 4,2m y acabado intermedio con un motor tricilíndrico de poco más de 100cv me pedían, una vez aplicados todos los "descuentos" 15000€ financiando (que al final son más de 19000) y si no quería financiar me costaba unos 17500€ pero no me incluína los mantenimientos ni la garantía extendida.

Así que seguiré con mi zarrio de 150cv y 4,7m que me costó 18000€ full equip mientras funcione.

Puntuación 12
#1
J
A Favor
En Contra

Se han olvidado de la forma clásica de venta y ahora los que despachan (ya no son comerciales) solo ofrecen productos financiados (con un alto TAE que ni desglosan) o renting (eso si, haz pocos km que hay que revender como "Seminuevo").

Ademas te tratan como si fueras tonto y no supieras lo que quieres y lo que no quieres.

Si a esto le unimos el tema de los combustibles, la contaminación y las limitaciones a circular por ciudades, lo raro es que vendan un coche a particulares.

Puntuación 4
#2
Usuario validado en elEconomista.es
Shhh a la chusma
A Favor
En Contra

El sector automovilístico vive de la financiación de papá estado. Si desde los gobiernos no les regalasen dinero, estarían haciendo su producción en otros países tercermundistas. Atracando a los clientes a mano armada, por poco más de lo que vale un coche me compro una casa. Yo seguiré comprando coches de segunda mano para que me roben lo menos posible

Puntuación 3
#3