Motor

Prueba del Mazda MX-30: el eléctrico con vocación urbana y puertas invertidas

  • Tiene una batería de 35,5 kWh y no se descarta una de autonomía extendida para 2021
  • Con la compra del modelo, Mazda instala un punto de recarga en el domicilio
  • Para abrir las puertas traseras es necesario abrir las delanteras

Mazda ha sido una de las automovilísticas que más ha tardado en incorporar a su gama de productos un vehículo eléctrico. Pero esto no es un aspecto negativo. La marca nipona, consciente de la poca penetración que tienen este tipo de motorizaciones, ha preferido incorporar modelos híbridos a tener que apostar por eléctricos con una baja demanda.

El giro del sector hacia la electrificación ha provocado que Mazda presente su primer modelo eléctrico: el MX-30. Este SUV compacto eléctrico llegará a los concesionarios españoles en septiembre, pero en Ecomotor ya hemos tenido la oportunidad de probar este modelo, tanto por el centro como por los alrededores de la ciudad de Madrid.

En una primera toma de contacto, lo que más llama la atención de este modelo son sus puertas traseras invertidas. Gracias a la ausencia de un pilar central, las puertas delanteras permiten abrirse 82 grados hacia delante, mientras que las traseras se abren 80 grados hacia atrás. Dada esta configuración que ha elegido Mazda para su primer eléctrico, para abrir las puertas traseras es necesario abrir las delanteras.

En cuanto a las dimensiones, estas son las mismas que las del CX-30, a excepción de la altura, que se incrementa en dos centímetros, hasta los 1,555 metros. Así, el MX-30 tiene una longitud de 4,39 metros de longitud, una anchura de 1,79 m y una distancia entre ejes de 2,65 m.

Por ahora, la automovilística nipona sacará al mercado la versión de 145 CV con una capacidad de batería de 35,5 kWh, aunque no se descarta que llegue otra variante de autonomía extendida de cara al año que viene.

Silueta del Mazda MX-30

Corcho en el interior

En el interior, la primera impresión es que se han empleado materiales sostenibles de alta calidad, así como la gran cantidad de espacios que tiene el habitáculo. Uno de los materiales que forman parte de la consola central es el corcho. Y es que la automovilística nipona, en plena celebración de su centenario, ha querido hacer un guiño a sus orígenes.

En el puesto del conductor predominan los diseños horizontales, lo que le confiere al vehículo un aspecto más amplio y minimalista. Así, otro de los elementos que ha introducido la multinacional nipona es una consola central flotante de siete pulgadas, desde la que se puede controlar el panel de instrumentos, así como el climatizador.

Además, de esta consola central, Mazda ha incorporado dos pantallas más; una, ubicada en el centro del salpicadero, de 8,8 pulgadas y en la que se puede observar las funciones de infoentretenimiento del modelo; y otra que se ofrece de serie en todas las versiones en la que se encuentra el cuadro de relojes. Por otro lado, la marca ofrece de serie en el MX-30 el head-up display.

El maletero cuenta con un espacio de 366 litros, suficiente para un modelo de carácter claramente urbano. Incluso incluye un compartimento inferior bajo el suelo del maletero con espacio adicional para guardar objetos pequeños. En el caso de que se quiera equipar al modelo con el sistema de sonido Bose, el espacio de carga se reduce hasta los 341 litros.

Eléctrico con vocación urbana

Con la batería de 35,5 kWh, el Mazda MX-30 ofrece una autonomía de 200 kilómetros en el ciclo WLTP con un consumo combinado, el cual se eleva hasta los 262 kilómetros, en caso de hacer los recorridos en recorrido urbano.

Desde la marca justifican esta autonomía basándose en una encuesta realizada por Ipsos Mori en Europa, en la que el 70% de los consumidores españoles aseguran realizar menos de 50 kilómetros diarios en sus desplazamientos. Además, Mazda justifica esta decisión en que las baterías de mayor autonomía tienen un mayor nivel de emisiones en su proceso productivo.

Interior del Mazda MX-30

Además, con la compra del MX-30, Mazda se compromete a instalar un punto de recarga wallbox en el domicilio, gracias al acuerdo que ha firmado con Iberdrola. De esta manera, La batería del Mazda MX-30 puede cargarse del 20% al 80% en tres horas con corriente alterna o en 36 minutos con corriente continua.

Con una potencia máxima de 145 CV, una entrega de par máxima de 270,9 Nm (consumo eléctrico en ciclo combinado WLTP de 19 kWh/100 km) y tracción delantera, el Mazda MX-30 acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 140 km/h (con limitador).

En cuanto nos ponemos en marcha lo primero que llama la atención es lo bien conseguida que está la aceleración y el frenado de este vehículo. Por lo general, la aceleración de los modelos eléctricos es impulsiva y no se corresponde con la que llevan a cabo los modelos de combustión interna. Esta idea ha sido uno de los principales objetivos que ha tenido Mazda para asemejar la conducción de un eléctrico a un vehículo de combustión interna. Y la verdad es que lo han conseguido.

En lugar de un acelerador, el pedal motor del e-Skyactiv utiliza un sistema de control de par del motor eléctrico, desarrollado por Mazda para controlar la velocidad y el aplomo del vehículo en función de la aceleración o deceleración que aplica el conductor.

Asimismo, el MX-30 monta unas levas en el volante, las cuales no se emplean para cambiar de marcha, sino que añaden valor a la experiencia de conducción. Las levas tienen cinco posiciones seleccionables: dos hacia arriba y otras dos hacia abajo desde la posición "D" por defecto. Estas posiciones afectan a la activación y desactivación del pedal motor y regulan el comportamiento de la entrega de par.

Por otro lado, el sistema de frenos se ha desarrollado con la idea de reducir la resistencia de rodadura al tiempo que se ha intensificado el control.

Seguridad

En materia de seguridad, el primer modelo completamente eléctrico de Mazda incorpora el conjunto de tecnologías i-Activesense, el cual ha sido mejorado. Estos sistemas de seguridad no son invasivos, como ocurre en otros modelos, lo que garantiza una conducción segura y relajada. Se ha añadido funcionalidad Turn-Across Traffic al sistema de frenada de emergencia (SBS) ya existente, para prevenir colisiones cuando se gira en una intersección.  

Entre las nuevas tecnologías figura la tecnología Emergency Lane Keeping con asistente de mantenimiento en carretera, que ayuda a mantener el coche en su carril incluso cuando no existen marcas en la carretera. Este sistema también se combina con el asistente de ángulo muerto y previene accidentes en los cambios de carril. Por otro lado, el primer eléctrico de Mazda monta el sistema de aviso de cambio involuntario de carril con detección de césped y bordillos

Entre los sistemas de seguridad también monta el detector de fatiga, el de ángulo muerto, el de tráfico trasero, el reconocimiento de señales de tráfico, el asistente de velocidad inteligente y un monitor de visión de 360 grados, entre otras funciones.

Precio atractivo con el Plan Moves

Para atraer a los clientes, Mazda pondrá a la venta este modelo con un precio atractivo: 27.665 euros. Esta oferta incluye una ayuda máxima de 5.500 euros del Plan Moves, la aportación de la marca y la flexiopción, la cual incluye una entrada de 6.800 euros. Dentro de esta fórmula de financiación, que se queda con una cuota de 199 euros al mes, se incorpora el mantenimiento gratuito, el contrato de 24 a 48 meses, el valor futuro garantizado y la cobertura de seguridad Mazda 730.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin