Motor

Nissan cerrará la planta de Zona Franca y trasladará la producción a Francia, según el diario Nikkei

  • La producción se trasladará a las fábricas de Renault en Francia y en otros lugares
  • Mitsubishi se encargará de la producción de vehículos Nissan en Indonesia

La automovilística japonesa Nissan cerrará la planta de Zona Franca de Barcelona y trasladará su producción a otras factorías de Renault en "Francia y otros lugares", según ha publicado hoy el diario económico nipón Nikkei. No obstante, la propia empresa ha calificado la información de "conjetura".

Esta decisión, la cual dará a conocer la multinacional el próximo 28 de mayo con la presentación de sus resultados, se enmarca en el plan en la reorganización que estaría llevando a cabo la compañía en la que prevé reducir su capacidad de producción en un 20% hasta marzo de 2023.

Nissan en el año fiscal 2019 produjo alrededor de 55.000 vehículos en España, lo que representa aproximadamente el 10% de su producción europea.  

Sus plantas de ensamblaje de automóviles en Barcelona fabrican vehículos comerciales y pequeños camiones. Forman un centro de exportación, pero han estado funcionando a aproximadamente el 30% de su capacidad, muy por debajo del nivel necesario para obtener ganancias.

Como Nissan y Renault ahora planean producir más modelos entre sí en todo el mundo, la producción de las plantas españolas se trasladará a las fábricas de Renault en Francia y en otros lugares. Los socios ahora están decididos a aumentar la rentabilidad haciendo un uso eficiente de los recursos de la alianza.

Según el medio japonés, la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi también están considerando extender su aumento en la producción compartida a otros sitios en Europa, así como a Suramérica. Y es que la capacidad de producción de Nissan actualmente es de 7 millones de vehículos por año.

La alianza ha sido especialmente tensa desde el arresto de Carlos Ghosn. Pero el coronavirus y la fuerte caída en las ventas de automóviles que ha provocado están acercando a los socios.

En cuanto a Renault, Nissan y su socio Mitsubishi Motors, decidirán un plan de negocios conjunto a medio plazo a finales de este mes, el primero desde el arresto de Ghosn.

Traslado de la producción

De esta manera, según Nikkei, Nissan se encargará de la producción de vehículos Renault en el Reino Unido. Las instalaciones británicas, las cuales pueden fabricar más de 500.000 vehículos al año, produjeron alrededor de 320,000 el año fiscal pasado.

Se están realizando esfuerzos similares en América del Sur y el sudeste asiático. Asimismo, hay planes para fabricar vehículos Renault en las instalaciones de Nissan en Brasil, un centro de exportación para el fabricante de automóviles japonés. En el sudeste asiático, Nissan y Mitsubishi incrementarán su colaboración. Mitsubishi se encargará de la producción de vehículos Nissan en Indonesia y en otros lugares

Nissan y Renault han estado involucrados en la producción del otro solo de forma limitada. Renault produce 70.000 vehículos Nissan por año en su planta en Francia, mientras que Nissan emprende la producción de los vehículos comerciales del socio francés en una planta en España. Pero solo se han producido astillas de producción en las instalaciones de cada uno.

Como parte de la unidad de reducción de costos, Nissan y Renault están buscando el 70% de las piezas comunes que irán a sus vehículos, en comparación con el 40% ahora. Los fabricantes de automóviles también acelerarán los esfuerzos para adoptar plataformas de vehículos comunes.

Estos movimientos deberían reducir los costos de adquisición y al mismo tiempo facilitar el intercambio de sus redes globales de producción.  

Nissan aún no ha llegado al fondo de su depresión. Impulsado por la caída de la demanda a raíz de la pandemia de coronavirus, el fabricante de automóviles japonés vio una pérdida neta para el año fiscal que terminó en marzo. Sus ventas unitarias registraron 4,79 millones de vehículos, un 13% menos. Espera producir y vender 5 millones de vehículos, similar al nivel actual, en el año fiscal que finaliza en marzo de 2023, el último año para el nuevo plan de mediano plazo.

El fabricante de automóviles japonés vio su capacidad anual expandirse a más de 7 millones, más que la demanda real, porque Ghosn estaba ansioso por desarrollar y expandir la capacidad, especialmente en los mercados emergentes.

Como parte de su reestructuración, Nissan concentrará sus inversiones en Japón, América del Norte y China, tres mercados que representan casi el 70% de sus ventas mundiales de vehículos. También está considerando recortes salariales ejecutivos, incluido el CEO Makoto Uchida, para aclarar la responsabilidad por el lento desempeño.

Sindicatos

La Federación de Industrial, Construcción y Agro de UGT ha vuelto a exigir a la dirección de Nissan que garantice el futuro industrial no sólo para los centros de trabajo de Nissan sino también para las plantas de proveedores para conseguir que se consolide el empleo y las cargas de trabajo a futuro.

Según el sindicato, las plantas de Nissan, los proveedores y sus trabajadores y trabajadoras siguen apostando por el futuro del grupo.   
 
Asimismo, han asegurado que van a seguir apoyando las reivindicaciones de los trabajadores y exigiendo "por activa y por pasiva" un plan industrial de futuro que dé continuidad a todos los centros de trabajo y a los más de 25.000 trabajadores y trabajadoras que dependen de la marca.
 
Desde el sindicato no comparten ni aceptan que desde estamentos públicos se ponga en entredicho la continuidad del sector automovilístico poniendo obstáculos para que el sector se active industrialmente.

Por su parte, el secretario general de CC.OO., Unai Sordo, pidió el martes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que implicase a Renault en la búsqueda de una salida para evitar el cierre de las plantas catalanas de Nissan.

El sindicato alberga la esperanza de que la solución venga de la mano de Renault, la otra pata de la alianza automovilística con Nissan.

Desde CC.OO. están convencidos de que la empresa del rombo no debería estar ausente de este proceso y confía en que el futuro consejero delegado de Renault, Luca de Meo, hasta enero presidente de SEAT, se pronuncie sobre el asunto y traiga buenas noticias.
 
El sindicato también ha reclamado al Ministerio de Trabajo que tenga el caso de Nissan en su agenda, al igual que ya lo tiene el Ministerio de Industria.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud