Motor

La dirección de Mercedes-Benz Vitoria plantea un ERE temporal por causa de fuerza mayor

  • Los sindicatos denuncian que la empresa no tiene intención de aportar "nada más"

La dirección de la planta de Mercedes-Benz en Vitoria-Gasteiz, en la que trabajan 5.000 personas, ha anunciado este viernes su intención de presentar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causas de fuerza mayor.

La decisión de aplicar este ERTE, que la dirección pretende aplicar con carácter retroactivo a fecha de 16 de marzo, ha sido dada a conocer por el comité de empresa de la factoría a través de un comunicado.

El órgano que representa a la plantilla ha explicado que ha tenido conocimiento de esta medida en una reunión mantenida este viernes con la empresa. El comité ha informado de que la intención de la compañía es aplicar un ERTE por causas de fuerza mayor, por lo que el expediente puede ser puesto en marcha por la dirección sin necesidad de "negociarlo ni acordarlo" con la plantilla.

Los sindicatos han denunciado que desde la dirección se les ha comunicado que la empresa no tiene intención de aportar "nada más" a los trabajadores afectados por el expediente que a lo que está obligada por la normativa legal.

Flexibilidad

El comité ha planteado a la dirección que, si está dispuesta a mejorar las condiciones mínimas del ERTE, la plantilla podría estar dispuesta a compensar los días en los que no haya producción con las medidas de flexibilidad pactadas en el convenio, algo que la empresa se ha mostrado dispuesta a "estudiar", según los sindicatos.

Ambas partes volverán a reunirse el próximo martes, en un encuentro en el que la empresa presentará al comité la documentación del ERTE que tiene previsto registrar ante la autoridad laboral, que dispondrá de un plazo de cinco días para decidir si autoriza o no el expediente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.