Motor

El nuevo Corvette, por primera vez en la historia con motor central

La industria norteamericana ha hecho grandes aportes al mundo del automóvil deportivo. Son muchos los modelos venerados por los aficionados, tanto en su lugar de origen como a este lado del charco. Coches con mucha historia a sus espaldas, que son ya auténticos iconos de la automoción. Entre ellos figura el Corvette, que va camino de cumplir siete décadas y que, por lo que parece, está más vivo que nunca.

Desde EE. UU. llegan noticias del Chevrolet Corvette, que, en su nueva generación, da un giro radical. Por primera vez, el deportivo abandona la configuración original de motor delantero y tracción trasera para ubicar el motor en posición central. Todo un hito, que tiene su razón de ser en una mejora de la dinámica. Tal y como explica el presidente de General Motors "en términos de confort y diversión, se sigue viendo y sintiendo como un Corvette, pero se conduce mejor que cualquiera fabricado hasta la fecha".

El nuevo Corvette 2020 rescata el sobrenombre 'Stingray', que tantas satisfacciones ha dado al modelo desde sus inicios. ¿Y cuáles son las ventajas directas que se derivan de esa arquitectura de motor central? Entre otras, las siguientes:

- Reparto de pesos más equilibrado, que se traduce en una dinámica más precisa

- Mejora en las prestaciones: el nuevo Corvette es el más rápido de la historia en el 0 a 100 km/h (por debajo de 3 segundos con el paquete Performance Z51)

- Diseño más deportivo y cercano al de un coche de competición

- Mayor versatilidad de uso gracias a sus dos maleteros que aumentan las posibilidades de almacenaje

Y ya que hablamos del motor central, lo que interesa ahora es saber qué se esconde en las entrañas del nuevo Corvette Stingray 2020. Fiel a su filosofía de muscle car americano, monta un V8 atmosférico de 6,2 litros, que entrega 495 CV y 637 Nm. Un motor que incluye muchas soluciones técnicas de última hornada pero que, en esencia, sigue siendo una mecánica a la antigua usanza, con un bloque grande y sin sobrealimentación, muy a la americana.

La transmisión queda en manos de la primera caja automática de doble embrague y ocho velocidades de Chevrolet, que promete rapidez en las transiciones y una buena relación entre prestaciones y eficiencia.

El nuevo Corvette ha dado un giro radical en su puesta en escena. A la vista quedan unas proporciones totalmente distintas a las habituales. Habrá que irse olvidando de esos largos morros y esa posición del conductor cerca del eje trasero para acostumbrarse precisamente a lo contrario. Ahora, el conductor va más cerca de las ruedas delanteras y tiene más cantidad de coche a sus espaldas, entre otras cosas, porque el V8 ahora ruge detrás de su asiento.

También ha cambiado mucho el nuevo Corvette 2020 en su interior. Mucho más moderno y conectado, deja atrás los diseños más clásicos para dar cabida a un puesto de conducción en el que destacan una pantalla de grandes dimensiones orientada hacia el conductor y una instrumentación digital con display de 12 pulgadas.

Corren nuevos tiempos en General Motors, un gigante americano que ha pasado por momentos convulsos recientemente y que, tras una fuerte reorganización, ahora destina grandes inversiones para aumentar la producción en algunas de sus fábricas más importantes. Más allá de esto, para los amantes de la marca y de los deportivos en general, el hecho de que se dé continuidad a su modelo más icónico partiendo de una hoja en blanco no puede ser más que una buena noticia. ¡Lara vida al Corvette!

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0