Motor

A los mandos del nuevo Porsche Cayenne Coupé: un punto extra de deportividad para el SUV total

Dentro de ese pozo sin fondo que son los vehículos todocamino hay un tipo de carrocería hoy imprescindible entre los modelos premium: la de corte coupé. La tienen los cuatro aros, la estrella y la hélice, entre tantos otros. Porsche no podía ser menos, claro está. Y no es que rivalice directamente con ellos, pues la marca de Stuttgart está un escalón (o dos) por delante de todos ellos, pero era evidente que había que hacerle hueco a un Cayenne Coupé para seguir la tendencia del mercado. En Porsche tienen claro que esta variante va a funcionar bien. Hasta el punto de que supondrá el 50% de las ventas de Cayenne, lo que es mucho decir.

El Porsche Cayenne Coupé es como un Cayenne normal, pero más centrado en el diseño y en la deportividad, un pelín menos práctico y un poco más caro. Es decir, hay que tenerlo claro para meter uno u otro en el garaje de casa. Cada uno tiene sus aspiraciones, y en este caso, el nuevo coupé deja bien claras las suyas desde el inicio.

Visto desde fuera, lo que diferencia al nuevo modelo es la caída descendente del techo hacia la parte trasera. Signo inequívoco de todo coupé, que, además, ayuda a dibujar una silueta lateral que recuerda a la del Porsche 911 -salvando las distancias-. Nada es casual en el diseño de este SUV, que mejora su proporción alto/ancho, imprime más carácter a la zaga y mantiene ese lenguaje de formas Porsche que debe estar presente en todo modelo de la marca. El techo, por cierto, es totalmente acristalado con una superficie de más de 2 metros cuadrados. En opción puede ser de carbono (reduce el peso en 21 kg), pero en ningún caso es metálico.

Habrá quien prefiera las formas del Cayenne original y habrá quien piense lo contrario, pero lo que es innegable es que el recién llegado ofrece una imagen más agresiva. Elementos como el techo situado 20 milímetros más bajo, los pilares A más planos y la luna trasera de corte menos vertical, ayudan a crear una sensación visual que invita a pensar en una mayor deportividad.

A pesar de todo, sigue siendo muy útil

¿Y qué pasa con la versatilidad que se le presupone a un coche de este tipo? Si se compara con un Cayenne normal, la altura del techo es algo más baja, el maletero pierde algo de volumen y en sus plazas traseras hay solo dos asientos de serie. Pero en realidad todo esto tiene matices: para empezar, la menor altura libre para la cabeza queda compensada con unos asientos que se sitúan más abajo, por lo que la pérdida teórica no es tal; el maletero pasa de los 772 litros del Cayenne a los 625 litros del Cayenne Coupé, pero de la bandeja hacia abajo (que es el espacio útil que se suele aprovechar) son exactamente iguales; y sobre las plazas traseras, quien quiera tres en lugar de dos, solo tiene que pedirlo y así se configurará su coche sin sobrecoste alguno. Eso sí, la plaza central es de desahogo, sin más. Este coche es un 4+1.

En el apartado mecánico, desde que Porsche dijo adiós al diésel, solo hay hueco en su gama para los motores de gasolina e híbridos (y para los eléctricos, que ya están a la vuelta de la esquina). En este caso, la oferta del Cayenne Coupé ofrece tres posibilidades:

Cayenne Coupé: V6 turbo, 3 litros, 340 CV, 450 Nm.

Cayenne S Coupé: V6 twin-turbo, 2,9 litros, 440 CV, 550 Nm

Cayenne Turbo Coupé: V8 twin-turbo, 4 litros, 550 CV, 770 Nm

El motor intermedio aún no está disponible, pero tanto el escalón de acceso como el más potente sí lo están. Los dos los hemos podido conducir en la presentación nacional a la prensa y, cada uno en su lugar, son interesantes. El Turbo es tan silencioso y suave como salvaje en sus prestaciones; el V6 de acceso ofrece unas cifras estupendas y ya tiene su carácter, por lo que puede ser una opción más que recomendable para la gran mayoría de usuarios.

Tecnología aplicada al chasis y conectividad

Si algo caracteriza a Porsche en general y al Cayenne en particular es la puesta punto del chasis de sus coches, que logra que la experiencia de conducción sea siempre sorprendentemente deportiva. En el Cayenne Coupé son muchos los sistemas que intervienen para que todo funcione como un reloj. La dotación de serie incluye Porsche Stability Management (PSM), Porsche Active Suspension (PASM), Porsche Traction Management (PTM) y servodirección plus.

En opción (de serie en el Turbo) figuran la suspensión neumática y los frenos con discos recubiertos de Tungsteno. Y en opción para todos: Porsche Torque Vectoring (PTV), los frenos con discos cerámicos (PCCB), el eje trasero direccional y el Porsche Dynamic Chasis Control.

Otro apartado importante es el de la conectividad, donde el Porsche Cayenne Coupé destaca por la siguiente dotación:

Sistema de entretenimiento PCM con pantalla full HD de 12,3 pulgadas

Dos pantallas de 7 pulgadas en la instrumentación

Navegación online

Módulo LTE

Control de voz inteligente

Punto de acceso Wi-Fi

Cuatro puertos USB

Equipamiento de serie y precios en el Porsche Cayenne Coupé

El nuevo Cayenne Coupé tiene un precio de partida que supera en unos 6.000 euros al del Cayenne normal. Sin embargo, el equipamiento de serie es superior y llega a compensar esa diferencia. Entre la dotación de serie figuran el paquete Sport Chrono, unas llantas de 20 pulgadas, el techo acristalado, los asientos con 8 tipos de reglaje y la suspensión adaptativa.

Y aquí, los precios:

Cayenne Coupé: 97.217 euros

Cayenne S Coupé: 115.408 euros

Cayenne Turbo Coupé: 169.029 euros

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0