Ecoaula

Los universitarios más pobres compensaron gastos durante la crisis al tener una universidad cerca de casa

Madrid

La cercanía de un centro universitario público "de calidad" ha contribuido a acercar la formación superior a los estudiantes con menos renta durante la crisis y, por tanto, a la "cohesión social" mientras se reducían las becas y la inversión. De hecho, según el último informe de Crue Universidades Españolas, los estudiantes gastan menos al tener una universidad a 50 kilómetros de casa aunque las becas hayan bajado un 13%.

El presidente de Crue Universidades Españolas, Roberto Fernández, subrayó recientemente que "no sobran" ni universidades ni universitarios en España y que la red de centros públicos "de calidad" ha contribuido a acercar la formación superior a los estudiantes con menos renta durante la crisis y, por tanto, a la "cohesión social" mientras se reducían las becas y la inversión en la Educación Superior.

Es una de las lecturas que saca el presidente de Crue Universidades Españolas, Roberto Fernández, del informe 'La Universidad Española en Cifras, año 2016 y curso académico 2016/2017'. "En España los jóvenes que desean cursar estudios superiores tienen una universidad pública de calidad con actividad investigadora a un máximo de 50 kilómetros de su hogar", destaca, lo que implica menos gastos para las familias al no tener que trasladarse a otra ciudad para estudiar.

Por ello, considera que la universidad "es el gran ascensor social y vertebrador social de este país", pese al citado descenso tanto de las becas y ayudas al estudio oficiales como de la inversión pública y privada en las Universidades.

EMPLEO Y CRISIS

Según el informe, durante la crisis y la reciente recuperación económica, sólo crecieron "ininterrumpidamente" los empleos para los que se exige Educación Superior. En los últimos diez años (2008-2018), la economía española ha generado 1.473.800 empleos para trabajadores con titulación superior, mientras que ha destruido 2.857.300 empleos con requisitos formativos inferiores (Educación Secundaria, Primaria y analfabetos).

Los rectores insisten en una "reclamación histórica" que vienen reiterando durante años. Así, el trabajo manifiesta la existencia de un "exiguo y excluyente" sistema de becas y ayudas al estudio, que "no contribuye a la mejora de la equidad y del progreso social". De hecho, los datos reflejan un descenso del 13% de los fondos destinados a becas (de 943,5 a 815,9 millones de euros) y que la dotación per cápita haya caído en un 18,7% (de 3.256 a 2.648 euros) en el periodo 2012-2013 a 2016-2017.

Mientras, España mantiene uno de los niveles de precios públicos universitarios más elevados de la Unión Europea. Además, según el trabajo de Crue Universidades, el gasto en Educación Superior (en porcentaje del PIB) sigue por debajo de la media de los países desarrollados. España es el segundo país de la OCDE que más redujo el gasto por estudiante en el periodo 2010-2015 (-13%). En ese mismo período de crisis económica, la mayoría de los países desarrollados incrementaron el gasto por estudiante de Educación Superior (+5%).

NO RECUPERACIÓN

La inversión en las universidades públicas, denunciaron los rectores, "no confirma los signos de recuperación". En 2016, alcanzó la cifra más baja registrada durante los años de crisis económica (1.236,5 millones de euros) y una caída que se cuantificó en 193,2 millones de euros con referencia a la inversión del año anterior.

En palabras de Fernández, el impacto de la crisis en 2016 reflejó que había 21.000 becarios más que en 2012: "Pero cantidad no es calidad, no ha supuesto un incremento de los recursos para becas sino repartir entre más".

"Menos mal que las universidades están próximas y tienen programas de ayudas a estudiantes", asevera, "si no esa igualdad de oportunidades sería una quimera para familias de rentas medias y bajas".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0