Ecoaula

La lengua oral, la implicación de la familia y la formación del profesorado son "claves para el éxito educativo" del alumnado con sordera

  • Este diálogo se realizó dentro de las acciones previstas por Fiapas en el marco de colaboración con el Ministerio
Madrid

La competencia en lengua oral es la llave para el acceso a la lectoescritura y al desarrollo de competencias clave a lo largo de la vida para los niños y niñas y jóvenes con sordera, pues sin recursos de apoyo, accesibilidad, formación especializada del profesorado y la implicación de la familia el camino hacia los aprendizajes y la inclusión pueden estar lleno de obstáculos.

Así ha quedado de manifiesto en el conversatorio que la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (Fiapas) ha celebrado en la agencia de noticias Servimedia para analizar 'La competencia lingüística del alumnado con sordera para Aprender a Aprender en un contexto de educación inclusiva'.

El presidente de Fiapas, José Luis Aedo, manifestó que "el avance en la utilización de la lengua oral por parte de las personas sordas ha sido evidente en estos años", puesto que los datos de la última encuesta del INE de 2020 recoge que en España hay 1.230.000 personas con una discapacidad auditiva, de las cuales más del 97% utiliza la lengua oral para comunicarse.Lo ratifican los datos del Estudio Sociológico de Fiapas 2017/2018 sobre 'Situación socioeducativa de las personas con sordera en España', que a partir de una muestra de 793 niños y jóvenes entre 1 y 26 años de edad determinó que el 89,5% afirma que la lengua oral es su lengua de comunicación habitual y de uso preferente. Por ello, Aedo subrayó que "se está produciendo un cambio de paradigma entre las personas con sordera".

Legua oral

Uno de los puntos tratados durante el debate fueron los primeros años de vida en un niño o niña con sordera. El catedrático de Lengua Española en la Universidad de Málaga, Ignacio Moreno–Torres, explicó que las experiencias auditivas en el primer año de vida tienen un impacto directo sobre el desarrollo del lenguaje, ya que "es cuando el niño aprende representaciones fonológicas que nos sirven para construir el lenguaje"."Aprendemos una lengua y también la aprendemos con el habla. Es muy importante para tener un aprendizaje lectoescritor. La evidencia científica nos deja bien claro que es mucho más fácil aprender a escribir y a leer si sabes lengua oral. Y cuanto mejor sea el nivel oral del niño o niña, mejor aprenderá la lectoescritura", añadió.

Paralelamente, el presidente de la Federación Acapps-Cataluña, Raimon Jané, habló del impacto del uso de las nuevas prótesis auditivas y de los productos de apoyo para los niños con sordera y cómo se refleja esto en el contexto familiar y social."Podríamos hablar de una auténtica revolución. Hay un cambio total cuando se ponen en marcha los programas de detección precoz y la tecnología con audífonos digitales e implantes cocleares. Los niños y niñas con sordera por fin consiguen abandonar ese antiguo mundo de silencio donde el acceso a la comunicación y al mundo oral era prácticamente una barrera infranqueable", comentó.

Papel de las familias

Isabelle Monfort, psicóloga terapeuta del Centro Entender y Hablar y miembro del equipo psicopedagógico del Colegio Tres Olivos de Madrid, indicó cómo se puede potenciar. "Es muy importante formar al profesorado para que sepan estimular bien el lenguaje dentro del aula: controlar la comprensión, anticipar vocabulario, sistemas aumentativos... El profesorado necesita formación permanente no sólo en ayudas técnicas, sino en aspectos pedagógicos y metodológicos. Todo lo que se hace para el alumnado con sordera beneficia a toda el aula", dijo.En este sentido, la subdirectora general de Cooperación Territorial e Innovación Educativa del Ministerio de Educación y Formación Profesional, Purificación Llaquet, destacó que un 95,2% de alumnos con sordera están escolarizados en centros ordinarios."La educación ha de ser individual y el aprendizaje personalizado. Tiene que haber medidas educativas y curriculares, Diseño Universal del Aprendizaje (DUA) donde, cada alumno, con discapacidad auditiva o no, tiene unas características a las que el profesorado debe adaptar los contenidos y metodologías", argumentó.Además, en referencia al uso de la lengua oral, sostuvo que "los nuevos decretos legislativos sobre los currículos establecen que la oralidad es el instrumento por excelencia para la comunicación, la expresión de vivencias, sentimientos, ideas y emociones, así como el aprendizaje y la regulación de la conducta".La conversación arrojó, por lo tanto, varias reflexiones y la constatación de que ser competentes en la lengua oral, la implicación de la familia a través de un trabajo constante, y la formación permanente del profesorado, unido a que se garantice el derecho a poder acceder a productos de apoyo, con medidas de accesibilidad en el entorno educativo, es todo ello clave para que niños y niñas con sordera puedan acceder y superar con éxito sus estudios, elegir su futuro profesional y formar parte del mundo laboral en igualdad de condiciones.

Este diálogo se realizó dentro de las acciones previstas por Fiapas en el marco de colaboración con el Ministerio de Educación y Formación Profesional para 2022, contando también con la cofinanciación de la Fundación ONCE. Fiapas es una entidad con implantación estatal. Constituye la mayor plataforma de representación de las familias de personas sordas en España y trabaja desde hace más de 44 años en la defensa de los derechos e intereses de las personas sordas y de sus familias y la mejora de su calidad de vida.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin