Día del agua

Oportunidades para el sector de los fondos Next Generation

  • La reserva hídrica española se encuentra al 44,3 por ciento de su capacidad.
  • Es necesario invertir en medidas destinadas al abastecimiento, la depuración de agua y la modernización de regadíos.
  • España destinará 1.047 millones de euros de los fondos Next Generation a recursos hídricos.
Madrid

Los fondos Next Generation tienen el objetivo de contribuir a la digitalización y a la mejora medioambiental. En este sentido suponen una conyuntura apropiada para contribuir a solventar los retos y dificultades del sector del agua.

El pasado mes de febrero, la reserva hídrica española disminuyó hasta alcanzar el 44,3% de su capacidad total con 24.882 hectómetros cúbicos (hm³) de agua, mientras que el año anterior en las mismas fechas llegaba a 34.827 hectómetros cúbicos, es decir casi 10.000 menos.

Por ello, Asoaga, la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento, pone el foco en la necesidad de necesidad invertir en infraestructuras hidráulicas para afrontar retos de cara al futuro, como son la sostenibilidad, el cambio climático o la calidad del agua.

De esta manera, se mejorarían los servicios de saneamiento y abastecimiento, adaptándolos a las nuevas necesidades de la sociedad y evitando problemas tanto a nivel de salubridad como económicos, puesto que, a causa del incumplimiento de las normativas europeas en materia de saneamiento y la depuración de núcleos urbanos, España ya ha tenido que hacer frente a casi 63 millones de euros en multas

Estos datos ponen de manifiesto los retos a los que frecuentemente se enfrenta el sector del agua, que debe asegurar un sistema eficaz que garantice el suministro de calidad en todo momento, tanto para consumo como para el resto de actividades económicas.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico divide en tres ámbitos las necesidades de mejora del sector del agua: planificación hidrológica, normativa (incluyendo las reformas necesarias para desarrollar una nueva política moderna y adaptada a las necesidades de los ciudadanos y de la Unión Europea), y, por último, inversiones.

La reserva hídrica española se encuentra al 44,3 por ciento de su capacidad.

El agua es un factor fundamental para el progreso desde el punto de vista demográfico y también para el crecimiento económico, especialmente del sector agroalimentario.

Por eso, es necesario invertir en medidas destinadas al abastecimiento, la depuración de agua y la modernización de regadíos, entre otros.

En esta línea, el grupo Agbar ha solicitado 9.000 millones de los fondos Next Generation para invertir en el reciclaje de aguas residuales.

Los fondos Next Generation

Los fondos Next Generation, una iniciativa puesta en marcha por la Unión Europea con el objetivo de resolver los problemas generados por la Covid-19, ha diseñado el programa REACT-EU (Recovery Assistance for Cohesion and the Territories of Europe) que pretende ayudar a la creación de sociedades europeas más sostenibles, resilientes y que estén mejor preparadas para los retos del fututo.

Además, buscan contribuir a una mejora y modernización de las economías de los países miembros y apuestan por evolucionar hacia un sistema más centrado en las soluciones medioambientales y en la digitalización.

Bajo esta premisa, es posible destinar parte de las ayudas a hacer frente a los problemas del sector del agua en España, lo que supone una oportunidad única de compensar el déficit estructural en este tipo de infraestructuras.

Para ello, deben crearse proyectos que incluyan medidas como la reutilización de aguas en la agricultura, la valorización de residuos de plantas de tratamiento; la mejora de la calidad del agua y la implementación de soluciones basadas en la naturaleza para la gestión de este recurso.

España destinará 1.047 millones de euros de los fondos Next Generation a recursos hídricos.

A España le corresponden 140.000 millones de euros, de los cuales 63.000 millones son préstamos y 77.000 millones son fondos no reembolsables.

De estos últimos, 64.500 millones corresponden al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, que destina un total de 12.868 millones (más del 29%) al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfica, de los cuales 1.047 millones€ serán destinados a recursos hídricos.

Este crédito está previsto que se destine a distintas líneas de actuación. La mayoría de las inversiones dependen de la ejecución de la Dirección General del Agua y sus organismos, aunque la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente ha habilitado fondos por 100 millones para que las Comunidades Autónomas lleven a cabo medidas de saneamiento y depuración en aglomeraciones urbanas, en línea con los 300 millones de euros del Plan DSEAR.

El Plan DSEAR es una inversión de 300 millones para aumentar la eficacia de la administración pública del agua.

Además, el Gobierno ha confirmado una partida de 3.000 millones de euros hasta 2026 destinada al PERTE para la digitalización del sector del agua en España. Su objetivo es modernizar la gestión del agua en todos sus usos: urbano, industrial y para el riego.

Este proyecto pretende mejorar la eficiencia en su uso, así como reducir el gasto en el consumo de agua y de energía. Además, supondrá una mejora en la seguridad del suministro y de las infraestructuras hidráulicas como presas y embalses.

Para ello, se plantea una gestión del agua completamente digital, con medidas como un plan integral de formación en TIC, un banco de datos compartido; técnicas de big data para la planificación y toma de decisiones, etc. Además, incluye el uso de recursos como drones, satélite, contadores inteligentes y un plan de ciberseguridad.

Digitalización, saneamiento y depuración

La digitalización, el saneamiento y la depuración son recursos que permitirán una mejora y modernización del sector con los que hacer frente a las dificultades actuales.

Una medida concreta que permite la digitalización es la reutilización de aguas depuradas aptas para el riego, lo que permitirá un ahorro de agua y a su vez una disminución de los vertidos al mar.

Por otro lado, la utilización de energías renovables para la impulsión y regeneración permitirá el ahorro energético y una disminución de las emisiones al medioambiente. En esta línea, se están llevando a cabo proyectos como el Plan de energía solar fotovoltaica de Canal de Isabel II, financiado con fondos Next Generation, que busca maximizar las sinergias entre el nexo agua-energía, instalando paneles solares en las superficies disponibles en cada ubicación.

La utilización de elementos de automatización y la digitalización de compuertas y sistemas de regadío son inversiones que pueden suponer una mejora de la productividad y de la utilización de recursos, al igual que la modernización de los embalses para que permitan el almacenamiento y laminación de las aguas del río durante la noche para regar con mayor caudal durante el día.

También es importante destacar la potencialidad de las depuradoras y de los productos y subproductos que se pueden obtener ellas mediante la aplicación continua de I+D+i para aprovechar el agua residual y producir energía eléctrica, gas, biocombustibles, abonos y fertilizantes, etc.

Por último es posible usar termografía para valorar el estrés hídrico y gestionar la eficiencia del riego, controlando el deficitario.

Proyectos que ya están en marcha

Algunos de los proyectos que se financian con fondos europeos Next Generation son:


Sostenibilidad, agua y agricultra en el Siglo XXI, SOS-Agua-XXI, iniciativa de Sacyr, para gestionar de forma más sostenible los recursos hídricos en la agricultura. Ha sido aprobada y subvencionada por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).


Plan para la "Mejora del abastecimiento y reducción de pérdidas en redes de pequeños y medianos municipios". Se trata de un plan que recogen una serie de proyectos distintos por toda la provincia de Castilla León, para mejorar en los sistemas de abastecimiento, en eficiencia, reducción de pérdidas, redes de distribución, depósitos e instalaciones de potabilización, etc.


"Plan integral de reutilización de agua depurada en L´Alacantí", un proyecto dotado con 104.390.000€, para lograr la reutilización del 100% del agua depurada de Alicante. Para ello, propone la ampliación de las redes de agua regenerada, mejoras en la red de alcantarillado reduciendo la intrusión salina, regulación de riego para asegurar el suministro durante todo el año, plantas fotovoltaicas para reducir los costes eléctricos y un programa piloto de recarga de hidrógeno como combustible para autobuses.


Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua Urbana (AGA) ha solicitado destinar un presupuesto total de más de 12.400 millones de euros a más de 500 proyectos con junto con los 5.200 millones de euros propuestos por la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (FENACORE) para modernizar regadíos.


En el marco del Ciclo Integral del Agua (CIA), ASA Andalucía ha presentado tres proyectos para las áreas de Economía Circular, Eficiencia Energética y Transformación Digital.


Aguas de Murcia ha llevado a cabo actuaciones con más de 120 millones para contribuir a mejorar las condiciones medioambientales del río Segura y su entorno justo con la instalación de sistemas de drenaje urbano sostenible. Además, hay en marcha otros proyectos de reutilización de agua, digitalización y energías renovables.


Soluciones de actuaciones contra inundaciones puestas en marcha por el Ayuntamiento de Elche con 800 millones de las ayudas comunitarias a actuaciones contra inundaciones mediante soluciones naturales compatibles con la restauración ambiental de los ríos. 


La Universidad de Cantabria (UC) va a liderar un proyecto para transformar agua de mar en hidrógeno verde, denominado "S2H", junto con la participación de APRIA Systems y las entidades públicas Mare y Gesvicán.

Retos de cara al futuro

Hay otros retos importantes en el ámbito del sector del agua que han sido menos tenidos en cuenta históricamente y para los que aún no se han presentado soluciones, por lo que pueden constituir opciones eficaces de inversión para los fondos Next Generation.

Entre ellos destaca pérdida de biodiversidad de los ecosistemas acuáticos y la necesaria restauración fluvial, para recuperar la salubridad de los ríos, acuíferos, deltas y manantiales, además de reducir riesgos de inundaciones.

Otra prioridad debería ser mejorar los caudales ecológicos, para que sigan proveyendo de agua de calidad y aseguren el abastecimiento.

Por último, se debe reducir la demanda de recursos hidráulicos, especialmente la agraria, que supone un 80% del total consumido, y la que proviene de usos industriales.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin