Construcción Inmobiliario

Empieza el derribo del edificio de Magisterio de Lleida tras 23 años abandonado

Lleida, 22 sep (EFE).- La Delegación de la Generalitat en Lleida ha iniciado hoy los trabajos de derribo del edificio que albergaba antiguamente la escuela de Magisterio de la ciudad, que lleva en desuso 23 años, después de que en el año 1993 se detectara un grave problema de aluminosis.

Se trata de un edificio situado en el centro de Lleida, en plena zona de ocio nocturno, que ha sufrido durante estos años problemas de okupación, vandalismo y plagas de gatos y cuyo patio ha albergado en los últimos años un párking de pago con unas 150 plazas.

El delegado del Govern, Ramon Farré, ha informado de que los trabajos de derribo que se inician hoy tienen un coste de 252.000 euros y durarán aproximadamente dos meses, durante los que se generarán y recogerán 8.000 toneladas de escombros, ya que el edificio tiene unos 7.000 metros cuadrados divididos en diferentes plantas.

"Se trata de un edificio construido en los años 60, de estilo franquista, que a pesar de tener algún valor arquitectónico y del valor sentimental que tiene para muchas generaciones de leridanos que han pasado por aquí para formarse, no se puede conservar debido a los graves problemas de aluminosis que tiene. Por prudencia era mejor derribarlo", ha explicado.

Tras su derribo la Generalitat sacará a concurso la licitación para la construcción de otro párking con el fin de que, a corto plazo, el solar que quedará, que tendrá unos 5.000 metros cuadrados, pueda continuar dando servicio a la ciudadanía y además la Generalitat pueda conseguir algunos ingresos derivados de la explotación del aparcamiento, que tendrá unas 200 plazas.

"Se trata de una inversión pequeña, a corto plazo, ya que aunque la Generalitat adquirió mediante una permuta con el Ayuntamiento el edificio, con el fin de poder tener un solar en el que construir una sede que unificase en un solo lugar los servicios territoriales del Govern en Lleida, este proyecto por el momento no se puede llevar a cabo", ha explicado Farré.

Y es que, según ha concretado el delegado, para poder llevar a cabo esa unificación de oficinas se necesitaría un edificio de unos 35.000 metros cuadrados, lo que supondría una inversión muy alta que en estos momentos la Generalitat no puede asumir porque "se debe priorizar la atención a las personas".

"El proyecto no está ni descartado ni no descartado. Simplemente no está dentro de un horizonte inmediato", ha señalado al respecto.

El edificio, conocido antiguamente como la Normal, se construyó en los años 60 e inicialmente era propiedad de la UAB, que acabó traspasando su propiedad a la UdL.

En 1992 el centro intentó acometer unas reformas en el edificio y detectó entonces un problema de aluminosis que amenazaba su estructura, por lo que la facultad de Magisterio se trasladó y el edificio quedó sin uso en 1993.

En 1999 la Paeria compró el inmueble, que ha permanecido abandonado durante estos años, en los que se han registrado diferentes problemas de vandalismo e insalubridad, pese a estar ubicado en una céntrica zona de ocio de la ciudad.

En 2007 Paeria y Generalitat llegaron a un acuerdo para permutar el edificio por un solar del Govern. La intención era que en 2010 la Generalitat pudiera unificar en un solo edificio todas sus oficinas en Lleida, pero debido a la crisis económica y la falta de recursos del Govern este proyecto quedó congelado.

Durante estos años de abandono ha habido también un litigio entre la Paeria y el Govern por problemas registrales con la finca y debido a que el consistorio le reclama a la Generalitat que pague unos 30.000 euros en multas relacionadas con el mal estado del edificio, cantidad que el Govern se niega a abonar.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin