Cataluña

Roures se querella contra Rosell y el Barça por 'pinchar' su correo

  • Mediapro inicia un procedimiento criminal contra el ex presidente azulgrana
El propietario de Mediapro, Jaume Roures | Fotografía: Luis Moreno

Mediapro vuelve a la guerra. A pesar de enterrar el hacha que mantuvo desafiante durante la denominada guerra del fútbol, ahora se revela contra uno de sus más fieles socios en la última década: el FC Barcelona y su ex presidente Sandro Rosell.

El grupo que preside Jaume Roures ha presentado una querella criminal contra Rosell y el Barça por espionaje industrial. Según explicó el propio Roures, el ex presidente azulgrana recibía copias de sus correos electrónicos ?personales y empresariales?. Esto era posible gracias a la presunta ayuda de Robert Cama, responsable de informática de Mediapro hasta octubre de 2011, y que percibía 100.000 euros mensuales a cuenta de Rosell. A quien también se remitía la correspondencia era a Joan Carles Raventós, responsable de las diferentes parcelas deportivas de la institución. Raventós y Cama también están dentro de la querella junto con las sociedades Bonus Sport Marketing y Socktel Servicios Informáticos.

Los correos que se reenviaban a las cuentas de Rosell y Raventós tenían como remitentes a personajes tan variopintos como Joan Laporta, Josep Guardiola, Ferran Soriano o el humorista Andreu Buenafuente. La querella se presentó ayer en un juzgado de Barcelona por un delito continuado de revelación de secreto empresarial, un delito continuado contra la intimidad de Roures y un delito continuado de hurto agravado.

De hecho, el correo de Roures estuvo pinchado entre 2009 y octubre de 2011 y fue en ese último mes cuando se dio cuenta de lo sucedido. Roures apunta que si no ha emprendido ninguna acción legal hasta ahora es porque Mediapro estaba inmersa en la guerra judicial que tenía con Prisa. Tras finalizar el contencioso y salir airosos, Mediapro se ha puesto manos a la obra contratando un bufete de abogados de Madrid, puesto que ?entre el 70 y el 80 por ciento de los abogados de Barcelona trabajan para el Barça?.

Como un estratega prudente, Jaume Roures no quería tener dos frentes judiciales abiertos y explica que ?sabemos medir cual es nuestra capacidad y entonces pensamos que no teníamos capacidad para ambas guerras?. Lo que si hizo Mediapro cuando supo de los hechos fue despedir automáticamente a Robert Cama. Aunque al salir del grupo audiovisual, Cama fue fichado por el departamento de informática del Barça, puesto que aún conserva. De todos modos, Roures achacó al propio Rosell los actos delictivos que había cometido y éste puso en su defensa que siempre borraba los correos electrónicos.

Arreglarlo a la catalana

Ante los ataques de Roures, Rosell le propuso arreglarlo todo ?a la catalana?, lo que significa pagar una determinada cuantía económica y olvidar el asunto. Aunque Roures asume que l a única vía ?a la catalana? que conoce es la judicial.

El máximo accionista de Mediapro cargó duramente contra el ex responsable del Barça y lo tildó de ?amoral?, y confesó que espera que ?salga toda la mierda y quede retratado?. El FC Barcelona por su parte asegura que es ?totalmente ajeno a las acusaciones? y que ya ha encargado un informe para esclarecer los hechos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud