Cataluña

La imputación del President Mas

Juan Carlos Giménez-Salinas, Abogado

Todos los magistrados que componen el más alto Tribunal de Cataluña consideran que el President Mas puede haber incurrido en uno o varios delitos y por ello se debe abrir un proceso para instruir la causa y posteriormente debe ser juzgado, él, la vicepresidenta de su gobierno y le conceller de educación.

El más alto Tribunal catalán considera y razona la posibilidad que el President haya cometido uno o varios delitos. Surge de inmediato la cuestión de si puede una persona imputada presidir un gobierno de un país. El argumento que se esgrimirá en su favor por parte de muchos catalanes es el hecho de que no se trata de un delito, se trata de un incumplimiento de una orden de Tribunal Constitucional español y el President obedecía la voluntad popular catalana que es más importante. Hemos escuchado muchas veces que la democracia es más importante que la Ley al hablar de la cuestión catalana.

Como respuesta debe manifestarse que en un país democrático no existe distinción entre delitos políticos y no políticos. Existen delitos, todos ellos del mismo rango, cuando se hallan tipificados en el código penal. En un país democrático el orden jurídico es el garante de nuestras libertades, sin ley y sin castigo a quien la infringe, no existe libertad ni democracia. Y además la ley la debe cumplir todo ciudadano y si no la cumple debe ser sancionado de acuerdo con el código penal.

Existen muchas personas, la mayoría de ellas cargos públicos de todos los colores que se consideran por encima de la ley ya que son ellos quienes se creen que poseen la potestad de decidir lo bueno y lo malo para su pueblo. Esta actitud nos ha llevado a la inmensa corrupción que nos inunda ya que todos pretendían saltarse la ley para hacer lo que les viniera en gana.

En un país democrático tampoco existe la excusa manida que contra la ley injusta se impone la moral o la ética o la voluntad de un pueblo. La ley surge de los parlamentos y puede modificarse por ellos, por tanto debe acatarse mientras esté en vigor ya que emana de la voluntad popular.

Otro argumento esgrimido es el de que el fin justifica los medios, la consulta, fin político deseado, justifica el incumplimiento de lo dictado por el Tribunal Constitucional. Si cada uno de nosotros pudiera saltarse la ley cuando va en contra de nuestros intereses habitaríamos una sociedad insegura, anárquica, que haría imposible la convivencia pacífica.

El President Mas, lo ha dicho el más alto Tribunal del país que preside, puede haber cometido uno o varios delitos. Este hecho evidencia que el President carece de respecto democrático por las leyes y por la justicia, pilares básicos de cualquier sociedad civilizada, por tanto es un hombre peligroso para la convivencia. Además de los argumentos políticos que se esgrimen todos los días para presionarle con el fin de que convoque elecciones, el hecho de que sea imputado le inhabilita para ejercer su cargo y en todo caso debe dejar a la ciudadanía que exprese su voluntad mediante la convocatoria inmediata de elecciones.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
xavier.sedo@eleconomista.es
A Favor
En Contra

Logica aplastante.Lo cortes no quita lo valiente!

Puntuación 0
#1