Cataluña

Las "aceiteras de marca" se consolidan en los restaurantes

  • La medida encarecerá el precio del menú en cuatro céntimos
Nuevas y viejas aceiteras conviven en los restaurantes. Imagen de Luis Moreno

La nueva normativa española que regula las medidas de comercialización del aceite de oliva en establecimientos de la hostelería, restauración y catering está levantando ampollas en el sector. A partir del 1 de enero de este año es obligatorio servir el aceite en envases etiquetados y con una protección para que no se puedan reutilizar.

Por un lado, la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (Fcac) se muestra satisfecha con esta medida ya que considera que proporciona transparencia.Tal y como afirma el responsable de aceite de oliva de la Fcac, Joan Segura, "etiquetar correctamente el aceite de oliva es imprescindible para garantizar una correcta información al consumidor y evitar posibles fraudes en el producto".

En este aspecto discrepa el Gremi de Restauració de Barcelona, ya que tal y como apunta su director técnico y de calidad, Josep Maria Torres, "el aceite que se sirve en los restaurantes ya pasa unos controles de calidad y no es necesario llegar hasta este extremo". Además, Torres considera que si lo que se demandaba era transparencia e información, una alternativa para que los consumidores supieran la procedencia del aceite que consumían en la mesa pasaba por indicar en la carta el origen de este producto.

Coste del menú

Según las estimaciones de la Fcac, esta medida encarecerá el menú cuatro céntimos. Por lo general, el sector de la restauración compraba botellas de cinco litros para ir rellenando las aceiteras, que costaba unos 20 euros en total.

Mientras que ahora, con la entrada en vigor de esta nueva normativa, las cooperativas catalanas ofrecen botellas que no se pueden rellenar de 250 mililitros por 1,85 euros. Esto supone que adquirir un litro de aceite cueste casi el doble que antes (7,4 euros frente a los cuatro euros).

Torres señala que el sector lleva años ajustando precios y los restauradores no tienen margen para asumir el coste que supone. Hay una cuestión en la que ambos organismos coinciden: en afirmar que en los establecimientos catalanes se consume poco aceite autóctono. Teniendo en cuenta los datos facilitados por la Fcac, "de la producción total de Cataluña, que es de 45 millones de kilos, un 70% se vende en el exterior y tan solo un 2% se destina al sector de la restauración". Torres explica que importan aceite de otros países como Italia porqué les resulta más económico, tendencia que continuarán haciendo. "Donde se consume más aceite es en la cocina, donde se seguirá comprando botellas de 5 o 10 litros para cocinar". Lo que se acabará haciendo es aliñar las ensaladas en la cocina prevé Torres. Analizando las alternativas que tienen los restaurantes, el gremio considera que por un lado los sobres monodosis de plástico "proporcionan una imagen relacionada con el fast food y en determinados locales no da buena imagen".

Relacionados

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud