Castilla y León

Ribera del Duero implantará la herramienta de información geográfica CartoDruid para mejorar la trazabilidad y calidad de sus vinos

El presidente de la DO Ribera del Duero, Enrique Pascual, y el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.
Valladolid

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el presidente de la Denominación de Origen Ribera del Duero, Enrique Pascual, firmaron un convenio para que esta figura de calidad vitícola implante la herramienta CartoDruid para mejorar la trazabilidad en sus procesos y aumentar la calidad de sus vinos.

El convenio busca dar un nuevo impulso a la implantación de estas tecnologías en la Comunidad. En este caso analizando las necesidades del sector vitícola desde dos puntos de vista: el del Consejo Regulador, como entidad cercana a la Administración que hace de garante de la calidad, y el de las empresas y bodegas a las que este da servicio.

La aplicación de este acuerdo busca desarrollar soluciones, guías de trabajo y protocolos de intercambio de información que solventen las necesidades que tiene el Consejo Regulador y las empresas amparadas por él, utilizando herramientas gratuitas existentes y los servicios telemáticos ya proporcionados por el Itacyl.

Además, el convenio servirá para detectar necesidades que sean la base de líneas de trabajo futuro. Para ello se analizará la problemática de las empresas desde distintas ópticas como el tamaño, sector o el perfil tecnológico, buscando localizar barreras que puedan impedir o dificultar el acceso de determinadas empresas a este tipo de tecnologías.

En estos estudios, se tendrán en cuenta los puntos en común y similitudes que puedan existir con otros sectores diferentes al vitícola para trasladar los resultados y herramientas a otros ámbitos de la actividad agroalimentaria. El convenio está abierto a que nuevas entidades se adscriban para acceder a los servicios, herramientas y resultados obtenidos en el mismo.

El objetivo de fondo de este convenio, según informaron hoy fuentes del organismo vitivinícola es mejorar la calidad de los productos de este sector en Castilla y León. Para lograrlo se plantean una serie de proyectos piloto que buscan determinar aspectos de mejora en los que las tecnologías de la información, y en especial CartoDruid, pueden ser de ayuda.

Para ello los requisitos tecnológicos se analizarán desde cuatro perspectivas. La primera de ellas es la mejora de la productividad de la organización, la aplicación de tecnologías móviles permitirá reducir los tiempos y tareas manuales que requieren las tareas de recogida de información en campo, en las 23.205 hectáreas de viñedo inscrito de la DO Ribera del Duero que gestionan 8.148 viticultores.

Otro de los enfoques será la mejora de la trazabilidad de los productos agroalimentarios. El uso de herramientas y dispositivos móviles puede ser el medio para garantizar un control de calidad con trazabilidad completa desde el origen. En el caso de la DO Ribera del Duero, de las 33,8 millones de botellas que las bodegas han puesto en el mercado hasta el pasado mes de abril. También se analizará cómo explotar la información geográfica. Para ello se va a apoyar a las entidades en el manejo de la información recogida en campo y su uso de cara a la consecución de los objetivos de la organización.

Dentro del convenio, otras de las perspectivas desde las que se va a trabajar es el acercamiento de la Administración a estas entidades garantes de la calidad. Se van a determinar aquellos procesos en los que colaboran los diferentes consejos reguladores con el Itacyl y se van a definir métodos de automatización que agilicen el intercambio de información, todo ello dentro de los marcos de legales existentes sobre Protección de Datos y Administración Electrónica.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.