Banca y finanzas

El Estado entrará en los bancos y cajas que no sean solventes en septiembre

  • El Gobierno asegura que el sistema financiero no necesita más de 20.000 millones

El Gobierno exigirá a todas las entidades financieras españolas un ratio mínimo de core capital con relación a activos ponderados en riesgo del 8%. Y en caso de que no lo cumplan tendrán que buscar financiación en el mercado. El Estado, a través del FROB, acudirá en ayuda de aquellas entidades que no lo consiga entrando en su capital. El Ejecutivo asegura que la cantidad de capital que necesitará el sistema nunca será superior a los 20.000 millones de euros. Las cajas necesitan unos 17.000 millones, según Moody's.

El ratio mínimo exigido podrá ser superior en las entidades que no cotizan y que tienen una dependencia de los mercados mayoristas superior al 20%.

De este modo, el Gobierno adelantará para las entidades financieras españolas los requisitos de capital que establece la nueva normativa bancaria Basilea III, de obligado cumplimiento en 2013.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, ha anunciado hoy que las nuevas exigencias buscan "restaurar la confianza eliminando cualquier duda que pudiera haber en el mercado sobre la solidez" del sistema financiero y "garantizar la canalización del crédito hacia nuestra economía, familias, y empresas".

Proceso de recapitalización

Las entidades que no alcancen dicho ratio deberán comunicar al Banco de España el plan para hacerlo y contarán con un plazo hasta otoño para lograrlo. El primer objetivo es que el capital necesario se capte en el mercado.

A lo largo del mes de septiembre el Banco de España analizará la perspectiva para que las entidades cumplan este objetivo y, en todo caso, autorizará al Fondo de reestructuración ordenada bancaria (FROB) la concesión de ayudas para aquellas que no lo consigan mediante la captación de capital privado.

En los caso en los que sea necesario, FROB comprará acciones ordinarias de las entidades a precios de mercado. Nunca esa inversión se podrá extender más allá de cinco años. La entidad afectada tendrá que cumplir una serie de exigencias, como profesionalizar su estructura y hacer las modificaciones posibles para atraer capital privado. La interpretación directa de estas exigencias es que se obligará a las entidades en las que se tenga que intervenir a convertirse en bancos con todas sus consecuencias.

20.000 millones de euros

La ministra de Economía ha comentado que con los cálculos realizados, se estima que "la cantidad que necesitará el sistema nunca será superior a los 20.000 millones de euros".

"Eso no quiere decir que todo el dinero lo tendrá que aportar el FROB", puntualiza Salgado, puesto que según explica, "la intención es que la máxima captación de capital se realice del mercado".

Esos 20.000 millones se tienen que sumar al dinero que el Estado ya ha aportado al sistema hasta el momento.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud