Andalucía

El reto de aprovechar las ventajas fiscales por I+D+i

Por Marta Peláez. Responsable de Seguimiento Económico

de Proyectos de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)

España es uno de los países con una fiscalidad de la I+D+i más atractiva y esto supone una gran oportunidad que, sin duda, las pymes deben aprovechar. La inversión en I+D resulta clave para que las empresas crezcan y sean competitivas, especialmente en el caso de pymes con alto componente tecnológico, para las que realmente es algo vital. Los dos pilares fundamentales para las pymes como fuentes de financiación son las ayudas -públicas o privadas- y las deducciones fiscales en la expresión más amplia de su concepto. La aplicación de las deducciones fiscales por ejecución de proyectos de I+D+i tiene muchas ventajas, ya que son de aplicación en cualquier sector o temática, su obtención no está limitada por concurrencia competitiva, son aplicables por cualquier empresa que presente el impuesto de sociedades y tienen un efecto financiero inmediato. La generación de la deducción es proporcional a las actividades de I+D+i desarrolladas y se aplica en la liquidación anual del impuesto de sociedades hasta cierto límite de cuota. Además, se adaptan a la coyuntura económica de la empresa, ya que, si no se tienen beneficios, es posible reservar el derecho a aplicar la deducción por el esfuerzo actual en un ejercicio futuro, e incluso cumpliendo algunas condiciones es posible solicitar la monetización de la deducción pendiente de aplicar. Otro tipo de deducciones a tener en cuenta y que pueden ser compatibles con las de I+D+i son las bonificaciones a la Seguridad Social por personal investigador, que suponen una bonificación del 40% en las aportaciones empresariales a las cuotas de la Seguridad Social por contingencias comunes, o el patent box, que es una potente ventaja fiscal para ayudar a las empresas a incrementar su competitividad e internacionalización y que permite aplicar una reducción del 60% de las derivadas de la cesión o y transmisión de los intangibles sin límite temporal. Como novedad, hay una nueva delimitación de intangibles susceptibles de acogerse a patent box, entre los que se incluyen los modelos de utilidad, los certificados complementarios de protección de medicamentos y de productos fitosanitarios y software avanzados registrados que hayan sido obtenidos como resultado de proyectos de investigación y desarrollo. Aún así, todavía es muy reducido el número de empresas que aprovechan estos incentivos fiscales. Una de las causas más comentadas por las empresas para no aplicar estas deducciones es la sensación de incertidumbre ante una posible inspección fiscal, pero es preciso vencer el miedo a su aplicación, ya que existen mecanismos que nos permiten reducir el riesgo ante una posible inspección fiscal, como la obtención de acuerdos previos de valoración o de informes motivados, vinculantes ante Hacienda, que nos permiten tener la seguridad jurídica deseada.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin