Andalucía

Oportunidad NO renovable

  • Las empresas andaluzas han de aprovechar esta oportunidad para alcanzar una posición similar en otros sectores (eólica offshore, biomasa, etc.) lo que les permitiría tener una posición de privilegio en el nuevo sistema energético que se ha de implantar.

Andalucía tiene la oportunidad -y la obligación- de convertir a la industria de las energías renovables en una industria estratégica.

Catástrofes como el vertido de crudo en el Golfo de México o el accidente nuclear de Fukushima no hacen más que dejar al descubierto que el actual sistema energético es, además de altamente ineficiente, contaminante, y presenta riesgos que no deben ser asumidos por su elevada peligrosidad. Debido a la falta de sostenibilidad del actual modelo energético, basado fundamentalmente en combustibles fósiles, resulta necesario implantar un nuevo modelo energético basado en el ahorro y la eficiencia, así como en el empleo de fuentes renovables.

Las empresas andaluzas tienen una gran ocasión de participar activamente en este cambio de sistema energético, desarrollando productos que den respuesta a soluciones específicas. Las actividades de investigación, desarrollo e innovación tecnológica en materia energética, que materialicen el conocimiento científico-tecnológico, pasan a convertirse en una necesidad imperiosa de cara a acelerar la implementación de un sistema energético más eficiente y, al mismo tiempo, permitir a las empresas situarse en una posición de ventaja en un mercado cada vez más competitivo, e impulsar la recuperación económica y la exportación de bienes y servicios. En determinados sectores, como el termosolar, las empresas andaluzas y españolas ya han demostrado su valía siendo líderes a nivel mundial, como prueba la elevada participación de estas empresas en proyectos internacionales, el número de patentes desarrolladas, etc. Los resultados que se ven ahora son producto de una larga estrategia de I+D+i que ha permitido, y está permitiendo, desarrollar las tecnologías apropiadas.

Las empresas andaluzas han de aprovechar esta oportunidad para alcanzar una posición similar en otros sectores (eólica offshore, biomasa, etc.) lo que les permitiría tener una posición de privilegio en el nuevo sistema energético que se ha de implantar. Andalucía tiene la oportunidad -y la obligación- de convertir a la industria de las energías renovables en una industria estratégica que asegure un suministro energético de calidad y marque el camino hacia la conquista de un desarrollo sostenible.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin