Andalucía

Hora de apostar por los 'Digital Innovation Hubs'

Por David Páez, Director de Desarrollo de Negocio en Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)

El mapa geopolítico y el reparto de poder en el mundo está cambiando a un ritmo veloz, con el distanciamiento entre EEUU y Europa y el fortalecimiento de países emergentes, entre otras grandes tendencias. Ante esta situación, la Unión Europea está convencida, con buen criterio, de que el Viejo Continente necesita incrementar el grado de digitalización de su economía para no retroceder en su posicionamiento global. Por ello, ha lanzado un programa denominado Digital Europe, con el propósito de estimular la implantación de tecnologías como Inteligencia Artificial, Supercomputación o Ciberseguridad, en las que, hasta ahora, la mayoría de los desarrollos tecnológicos proceden de EEUU y Asia -sobre todo, China-.

Una de las medidas que la Comisión Europea considera cruciales en este empeño es el despliegue a lo largo de todo el continente de una red de hubs de innovación digital -Digital Innovation Hubs o DIH, en inglés- y, para lograrlo, prevé movilizar en breve presupuesto comunitario, habiendo ya definido unos criterios generales lo suficientemente amplios para que cada región pueda adaptarlos a sus necesidades. Es un momento decisivo para que Andalucía y España aprovechen esta iniciativa y propongan a la Comisión su estrategia de Digital Innovation Hubs que permita aprovechar las capacidades propias para fortalecer la economía.

Los DIH son agrupaciones de entidades con capacidades complementarias que se constituyen como referentes en determinados sectores económicos en cada región europea para dar soporte a los sectores empresarial y público en digitalización. Deben servir de laboratorio de desarrollo e implementación de nuevas tecnologías; capacitar y formar para asegurar la competencia digital de los recursos humanos; y apoyar en la búsqueda de la inversión necesaria para implementar nuevas soluciones digitales.

No se trata de crear nuevas estructuras ni de inventar nada nuevo, sino de aunar capacidades complementarias que ya se tienen con un objetivo compartido en un área en la que existan oportunidades e intentar incorporar sectores económicos y actividades productivas ya existentes. Por ejemplo, CTA colabora en el proyecto europeo ICT BIOCHAIN, liderado por la Consejería andaluza de Agricultura, que ha lanzado un DIH andaluz y otro irlandés como pilotos para apoyar la digitalización de la cadena de suministro de la biomasa, que implica a sectores como el agroalimentario, el energético y medioambiental, el biotecnológico o, por supuesto, el TIC.

Universidades, centros tecnológicos, empresas y asociaciones empresariales tienen el reto compartido de aunar sus esfuerzos de digitalización a través de estos hubs y las Administraciones con competencias tienen el desafío de impulsar y orquestar estos esfuerzos diseñando una estrategia de DIH que aproveche esta oportunidad que plantea la Comisión Europea.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.