Andalucía

La notoriedad ante una crisis

Por Antonio Rivero. Periodista y Consultor de Comunicación. Director de Grayling en Andalucía.

Una de las grandes ventajas de tener una política de comunicación activa en una compañía es el incremento de la notoriedad y la percepción de la empresa entre sus stakeholders. Esta notoriedad juega un papel clave ante una posible situación de crisis. Todo ello sin olvidarnos de la imagen sectorial, otra de las claves olvidadas ante cualquier acontecimiento que afecte a la gestión individual de una compañía. ¿Creen que un incendio en una planta química tendrá la misma repercusión que en una planta de alimentación? Obviamente no, y en Andalucía tenemos ejemplos recientes dignos de análisis. Hace unas semanas ardía en San Roque una parte del almacén de la planta de Indorama. Este hecho no afectó a su ritmo de producción, pero generó una alarma social que pudo resolverse una vez extinto el fuego y tras las explicaciones del suceso por parte de la compañía. Este incidente dio pie a que algunos grupos de presión convocaran una manifestación en contra de la actividad industrial. En esas mismas fechas se producían otros incendios similares en una planta de selección de envases en Ibros, Jaén, y en Miasa, en el polo de Tarragona. Ningunos de estos últimos tuvo el tratamiento mediático que el primero y ninguno tuvo la repercusión social del de la compañía del Campo de Gibraltar. Sin entrar en detalle del tratamiento mediático, es pertinente analizar cómo se perciben socialmente estos accidentes industriales. En los últimos años hemos tenido tres ejemplos significativos: cuando ardió y se destruyó la planta de Ybarra en Dos Hermanas; el accidente del Airbus A400M con víctimas mortales y el derrumbe parcial de la corta de Cobre Las Cruces. Huelga decir que las tres empresas son modélicas y referentes en su gestión y en su compromiso por la seguridad, pero han tenido que hacer frente a estos sucesos, reaccionando de distinta forma, pero siempre manteniendo la normalidad de su actividad y aprendiendo de lo sucedido para que no se repita. Una gestión continuada de la comunicación en la compañía, trasladando a la sociedad, los grupos de interés, las comunidades de vecinos y los medios de comunicación las distintas inversiones y mejoras de la empresa contribuirá a que no se deteriore la percepción tras un incidente, favoreciendo su vuelta a la normalidad, todo ello asumiendo, si procede, las responsabilidades que correspondan. Y en mayor medida, conocer cómo actuar ante un suceso así, con planes de crisis individualizados, actualizados y debidamente testados, es clave para trasladar esa imagen de agilidad y compromiso, garantizando la notoriedad suficiente para solucionar el problema de la mejor manera posible.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0