Actualidad

La apuesta de Amazon en el sector de la comunicación continúa con una inversión de 1.000 millones

  • El incremento de las inversiones le repercute en las suscripciones a Prime
Logo de Amazon Prime - Alamy

Amazon continúa su andadura en el mundo de la comunicación. Ahora, la compañía de Jeff Bezos ha anunciado un importante plan de inversiones de 1.000 millones de dólares en estrenos cinematográficos en salas.

La nueva estrategia de inversiones de Amazon le enfrentará de lleno no sólo con Netflix - su rival por antonomasia -, sino que lo equiparará con Paramount – o esa es la jugada-, al producir unas 12- 15 películas para el cine al año. Una treta muy similar a la que ya llevo a cabo su competidora, la cual consiste en estrenar una cinta en la gran pantalla para, en unas semanas, subirla a la plataforma de streaming. La producción comenzará el próximo año con un reducido número de largometrajes que la tecnológica pretende aumentar con el tiempo.

Las inversiones de la tecnológica en el sector de la comunicación no son ninguna novedad, tampoco el interés del propio Bezos por el sector y por seguir expandiéndose en él. Según información de la CNBC, esto se debe a que el incremento de las inversiones en ese sentido le repercute directamente en las suscripciones de Prime y las compras adicionales en su plataforma inicial. En 2005, la compañía lanzó Amazon Prime y en 2013, Jeff Bezos compró uno de los periódicos más míticos de EEUU, The Washington Post. Más recientemente, el minorista electrónico adquirió MGM Studios por 8.450 millones de dólares. A través de su unidad de streaming y de sus estudios de cine y televisión, la tecnológica gastó 13.000 millones de dólares en contenidos en 2021. Un incremento del 15,3% en comparación con 2020, cuando invirtió 11.000 millones.

Este miércoles, el mundo del cine ha visto como las acciones de Cinemark, IMAX y AMC – distribuidoras de películas - se han impulsado un 11%, un 7% y un 5%, respectivamente, a raíz de la noticia.

Netflix juega con su estrategia

Por su parte, Netflix anunció a bombo y platillo que estrenaría en más de 2.000 salas la película Glass Onion: A Knives Out Mystery, dirigida por Rian Johnson. Algo que, finalmente, no ha sido así, pues la compañía ha decidido- en contra de los deseos del propio director – que se reproduzca solo en 638 cines estadounidenses. Este miércoles, fue su debut y recibió muchos elogios de la crítica. Estará disponible en las salas sólo una semana antes que en streaming, el 23 de diciembre.

Pese a ello, esta no es la estrategia final de la empresa. En el caso de Matilda the Musical, que se estrenó el viernes en 1.500 salas de Reino Unido e Irlanda, cambiarán el método. La diferencia entre estas dos formas de trabajar reside en que esta última es una coproducción de Netflix con Sony y Working Title Films, una productora británica. Y es que, es Sony la que controla los derechos de producción en los dos países donde se ha estrenado, y, en ellos, la película no llegará a la plataforma hasta el próximo verano.

Los resultados de los dos tendrán un importante impacto en la estrategia que llevará Netflix en los próximos debuts. Según fuentes de The New York Times, son muchos los altos cargos de la compañía que esperan que se adopte un enfoque más tradicional en cuanto a los estrenos. Por el contrario, Ted Sarandos, director ejecutivo de la empresa, señala que "no hay duda de que internamente hacemos nuestras películas para nuestros miembros, y realmente queremos que las vean en Netflix".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud