Actualidad

El programa de emprendimiento femenino "Sámara Rural" ha generado 312 ideas de negocio en Extremadura

  • Han participado 4.508 mujeres
Mérida

El secretario general de Empleo, Javier Luna, junto con la presidenta de la Fundación Caja Extremadura, Pilar García Ceballos-Zúñiga, han realizado este miércoles en Mérida un balance del programa 'Sámara Rural', que trata de impulsar el emprendimiento femenino en las zonas rurales, que el Servicio Extremeño Público de Empleo (SEXPE) lleva apoyando desde el año 2018.

Pilar García ha destacado que hasta el año 2021 un total de 4.508 mujeres, procedentes de 21 localidades han participado en las actividades y se han producido 312 iniciativas emprendedoras.

García ha aprovechado para presentar la quinta edición del programa 'Sámara Rural', que ha dicho "nació para luchar contra la despoblación y se buscaba el apoyo a las mujeres desempleadas a través de acciones motivadoras de activación del emprendimiento como ponencias y talleres, en colaboración con los ayuntamientos".

Por su parte, Javier Luna ha destacado que este es un "proyecto dirigido al corazón del empleo femenino, innovador y moderno, relacionado con las políticas activas de empleo y conectado con nuestros itinerarios, y va a activar a la mujer rural".

El secretario general de Empleo ha explicado que, en este momento, el empleo femenino es "positivo", prueba de ellos es que desde el mes de mayo de 2021 hasta mayo de 2022 se han afiliado a la Seguridad Social un total de 7.702 mujeres, un 4,28 por ciento más. Asimismo, ha dicho que el paro femenino ha bajado en 10.500 mujeres, "lo que quiere decir que el mercado de trabajo se está activando, así como la contratación indefinida".

Luna ha señalado que de enero a mayo de 2022 se han realizado un total de 22.000 contratos indefinidos a mujeres, cifra que "se ha duplicado con respecto a los últimos años" y ha añadido que la reforma laboral "está conduciendo a la mujer al mercado de trabajo para darle una mayor prolongación en la contratación".

La presidenta de la Fundación Caja Extremadura ha añadido que "hemos aprendido que el mercado laboral ha cambiado mucho en los últimos años y muy acelerado por el tema de la pandemia; hay miles personas que trabajan en remoto y compran y venden por Internet".

En este sentido, en la última edición del programa se llevó a cabo una lanzadera de empleo para el emprendimiento digital y, por ello, "el apoyo a la digitalización en los entornos rurales va a ayudar mucho a la conectividad y al crecimiento de los negocios online desde poblaciones que, en algunos casos, físicamente están bastante remotas", ha dicho Pilar García.

Gracias a este programa se han detectado barreras en la mujer rural como la falta de capacidad económica, falta de formación financiera, empresarial y tecnológica, así como falta de información e infraestructura, entre otras cosas, según ha detallado García.

Ahora, en la nueva convocatoria, a la que se suman diez nuevas localidades, como Fuente de Cantos, Alcuéscar, Monesterio, Talayuela, Montijo, Torrejoncillo, Berlanga, Garrovillas de Alconétar, Puebla de la Calzada y Madroñera, se quiere dar respuesta a todas estas carencias con el apoyo de las dos Cámaras de Comercio y el SEXPE.

Apoyo de las Cámaras de Comercio

Por su parte, el secretario general de la Cámara de Comercio de Cáceres, Raúl Iglesias, y el presidente de la Cámara de Comercio de Badajoz, Mariano García, que han estado presentes en la rueda de prensa, han destacado los programas sobre emprendimiento femenino en los que llevan trabajando, como es el caso del Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres (PAEM), que cuenta con un gabinete de asesoramiento técnico para adquirir las herramientas necesarias, o el programa España Emprende, de la Cámara cacereña.

Gracias a esta colaboración, las mujeres emprendedoras pueden acceder a un programa de financiación a través de créditos sin avales, espacios de incubación como los viveros de empresa o espacios 'coworking', talleres formativos específicos y tutorías al respecto.

Finalmente, una de las emprendedoras salidas del programa 'Sámara Rural', Diana Villarrubia, oriunda del País Vasco y asentada en Granja de Torrehermosa, ha explicado su experiencia después participar en los talleres. Ahora cuenta con su propia empresa de diseño gráfico, que ha constituido gracias a que "ellos me orientaron y me ayudaron".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.