15 Aniversario

Calidad, sostenibilidad y servicios, la apuesta para el residencial

Victor Pérez, CEO de ASG Homes

El sector inmobiliario ha sido durante los últimos sesenta años uno de los motores de la economía española. En este período ha tenido que dar soluciones habitacionales para responder a la demanda resultado de la transformación que ha experimentado el país. Pero la sociedad española cambia rápidamente y, con ella, también su sector inmobiliario. La evolución y movimiento de la población van de la mano de la configuración de los hogares, lo que también afecta al mercado de la vivienda.

Está claro que su importancia seguirá siendo capital en la próxima década, pero tanto el producto como el modo en que este se "consume" van a evolucionar. Estoy convencido que dentro de tres lustros en este sentido España será diferente.

Los cambios vendrán impulsados por cómo será el producto, pero también por cómo el usuario accede a ese producto evolucionado.

Hoy, estamos en una nueva etapa en la que las necesidades de vivienda de los ciudadanos han cambiado como resultado de un modo de vida radicalmente distinto, especialmente en las generaciones más jóvenes. Esto, además, se ha visto modificado, y acelerado, por la pandemia. El miedo al encierro ha calado de forma espectacular en las personas, cambiando los hábitos de consumo de los españoles. La vivienda que se demanda en pandemia huye de los espacios pequeños y encerrados

Así, el comprador quiere espacios abiertos y ventilados, luz natural, capacidad de acceder a jardines privados o terrazas, zonas comunes con servicios y opciones para su disfrute… Todo ello define las características mínimas que se buscan ahora en la vivienda nueva.

La sostenibilidad es ya una realidad por la que los ciudadanos nos preocupamos en cada acto de nuestro día a día. Ahora el cliente demanda materiales duraderos y cuidadosos con el medio ambiente, de origen local o cercano para reducir emisiones, cerramientos que mantengan la temperatura interior o sistema de calefacción y refrigeración de bajo consumo, entre otros.

En ese sentido, para ASG Homes es un compromiso y una exigencia interna crear viviendas con una fuerte responsabilidad de sostenibilidad.

En cuanto al acceso a la vivienda, también estamos evolucionando. Nuevas formas de acceder a ella estarán cada vez más presentes. Y ahora no hablamos solo de lo que pasa hoy en día, sino también de lo que veremos seguro en los próximos años.

Las nuevas formas de vida con mayor independencia de los espacios de trabajo físicos, una mayor movilidad profesional y, por supuesto, y no podemos negarlo, la mayor dificultad para el acceso a una vivienda en propiedad lleva al alquiler como una de las alternativas más válidas para los ciudadanos.

El cliente de alquiler también es más exigente y no se conformará con lo que hasta ahora le podía funcionar. Formará parte de un sistema profesionalizado en el que el propietario será una compañía que entiende el negocio de alquiler de viviendas como un servicio a sus inquilinos. Éstos, formados por singles y familias monoparentales principalmente, ya no estarán dispuestos a pagar solo por un espacio en el que vivir, querrán que -además de estar gestionado profesionalmente- cuente con todos los servicios on line así como máxima calidad y sostenibilidad en sus viviendas.

El mercado del alquiler residencial profesionalizado está despegando en España y, si bien parece prematuro avanzar cuándo alcanzará su punto máximo, no tengo dudas de que veremos una evolución en los próximos años muy positiva que redundará en un parque de viviendas moderno, actualizado y con servicios y capacidad.

No es sencillo predecir qué pasará dentro de quince años, pero está claro que las tendencias actuales ponen los cimientos de un nuevo mercado en el que nosotros ya hemos puesto los primeros ladrillos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin